Rutas de un Viajero. Capítulo XII. El encanto, la historia y los enigmas de la Pila del Torito, en Pátzcuaro de ayer

SANTIAGO GALICIA ROJON SERRALLONGA

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

Fotografía en blanco y negro: Pátzcuaro de Antaño. Facebook (@Patzcuaroantano  · Tienda de antigüedades) Imagen a color: Hotel Mansión Iturbe (https://mansioniturbe.blogspot.com/)

Andábamos en las calles inclinadas y chuecas de Pátzcuaro, con aroma a teja, a lago, a adobe, a madera, cuando descubrimos, arrobados, la legendaria Pila del Torito, con su historia recóndita y sus muchos suspiros atrapados en la piedra.

Éramos inagotables. En cada rincón, coincidíamos con un detalle, con un encanto, con un pedazo de ayer que coleccionábamos en nuestra memoria, en los recuerdos, en las fotografías. Portones de madera tallada, muros y fachadas de adobe con balcones románticos, templos y ex conventos de piedra de los que escapaban los perfumes del incienso, de las flores, del copal y de las veladoras que alumbraban las imágenes sacras de la Colonia, con rostros entristecidos, estofados o elaborados bajo la técnica prehispánica de pasta de caña.

Fue en la antigua calle Las Campanitas -hoy Iturbe-, esquina con la plaza Gertrudis Bocanegra, donde miramos la Pila del Torito, imperturbable, desafiante al tiempo, a la lluvia, al son, al viento, al humo y a la gente, de la que relata la leyenda un episodio que quedó grabado en la historia del pueblo michoacano que cautiva por su arquitectura.

Según la leyenda, no pocas de las personas que durante los segundos de la Colonia se encontraban en la plazuela y en la entonces calle de Las Campanitas, presenciaron con gran horror y sobresalto la carrera desbocada de un caballo que provenía de la plaza Mayor -hoy Vasco de Quiroga-, montado por un personaje del ejército español, quien luchaba desesperadamente por dominar al animal.

El caballo, totalmente enloquecido en su carrera, no cedía; pero el jinete, acostumbrado a las aventuras y a los peligros, intentaba recuperar la calma, al grado, incluso, de que pretendió parar al equino en la fuente conocida popularmente como del Torito. Dirigió al animal hacia la fuente famosa por el toro esculpido en piedra.

Raudo e irracional, como era, el animal pasó entre la pared y la fuente. Azotó al desventurado jinete contra la torre de la fuente. El hombre, como era de esperarse, murió de inmediato, horrorizando a los testigos. Fue un acontecimiento fatídico que quedó registrado en los anales de Pátzcuaro.

Nos relataron los ancianos de Pátzcuaro, a quienes sus antepasados les narraban innumerables historias, que la misma tradición indica que las autoridades de aquel rincón michoacano, totalmente indignadas, acusaron a la fuente de homicidio, iniciando así un proceso en su contra, consistente, en primer término, en la suspensión del agua y, posteriormente, en un juicio extenuante y prolongado, para lo que se requirió, incluso, la declaración de cada testigo.

Con su toro tallado en una piedra, la fuente se encontraba en un problema serio. Por curioso, inverosímil o ridículo que parezca, estaba en líos con la justicia, con las autoridades encolerizadas, quienes injustamente la acusaban porque el culpable, en realidad, era el caballo desbocado.

La tristemente Fuente del Torito, recibió su sentencia: fue condenada a perder su lugar original, el que ocupaba en la calle Las Campanitas, para ser trasladada a otro sitio, metros más adelante, con la intención de evitar, en lo sucesivo, que causara daño.

Según las pruebas que datan de aquella época, se tomó en consideración su función de dar vida a través del agua que contenía. Los jueces ordenaron, por lo mismo, cambiarla de ubicación, sin derribarla, añadirle o quitarle cualquier elemento original, con lo que pretendieron hacerle padecer por entero el escarmiento acordado.

Creíble o no la historia, era del conocimiento común, de acuerdo con las versions de la gente de antaño, que cuando fue pavimentada la calle Iturbe, los trabajadores de la obra descubrieron cimientos de la fuente en el espacio que supuestamente ocupaba originalmente.

Hay quienes relatan una historia diferente y refieren, al mirar el relieve de piedra con la inscripción del año 1837, que un jinete corría por la calle Iturbe, enlace entre la plaza principal y la de San Agustín, cuando, inesperadamente, casi al llegar a la esquina de la segunda, estampó contra un toro, acontecimiento en cuya memoria la fuente recibió el título que ostenta en la actualidad, quizá con la incrustación, entonces, de la pequeña talla en piedra.

Antigua Pila del Torito, en Pátzcuaro.
Fotografía: Hotel Mansión Iturbe
(https://mansioniturbe.blogspot.com/)

En cuanto a la fecha, aseguran algunos que no se sabe si data de la época en que se registró el suceso o si indica el año de la colocación del relieve con la cabeza del toro. Desconocen, incluso, si la piedra tallada es la original; sin embargo, coinciden en que el estilo de la escultura corresponde al de la fecha inscrita.

La fuente del Torito, en el pueblo mágico de Pátzcuaro, forma parte de la colección de antigüedades de Michoacán, del inventario de rincones pintorescos y legendarios. Su arquitectura original fue diseñada para que los moradores del poblado tomaran el agua que requerían, mientras en la parte más baja, cuya función fue de abrevadero, los animales podían beberla. El hidrante se erige a mayor altura que las casas de adobe y tejados bermejos. Quien visite Pátzcuaro, de inmediato reconocerá, en la plaza Gertrudis Bocanegra, la fuente del Torito, que es un testimonio más de la historia y, al mismo tiempo, de las narraciones populares de la Colonia y de las épocas que le sucedieron.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

Fotografía en blanco y negro: Pátzcuaro de Antaño. Facebook (@Patzcuaroantano  · Tienda de antigüedades) Imagen a color: Hotel Mansión Iturbe (https://mansioniturbe.blogspot.com/)

2 comentarios en “Rutas de un Viajero. Capítulo XII. El encanto, la historia y los enigmas de la Pila del Torito, en Pátzcuaro de ayer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s