Hoy visité mi tumba

SANTIAGO GALICIA ROJON SERRALLONGA

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

Hoy visité mi tumba, y allí estoy, en arcilla y en polvo, no sé desde qué fecha, yerto, irreconocible, silencioso, con esa quietud que tienen los muertos al encontrarse tan ausentes y rotos. Esta tarde, al llover, fui hasta mi sepulcro, donde leí mi nombre y mis apellidos, y no miré, como esperaba, el día y el mes de mi hora postrera y de mi partida a otras fronteras, únicamente con la sospecha de que allí quedé, abandonado, sin flores ni suspiros renovados, Tras el dolor, las lágrimas y el sufrimiento, la gente se acostumbra a las ausencias y luego olvida. Este día caminé por calzadas desoladas y melancólicas, cubiertas, aquí y allá, de charcos que reflejan nubes plomadas, árboles con follaje agachado y monumentos pétreos y marmóreos. Observé los perfiles y los rostros sepulcrales, asomados al lado de árboles corpulentos que sueltan hojas y tristezas, entre los rumores y los sigilos de la vida y la muerte, no sé a cuál hora ni en qué fecha transformado en ambiente y en morada de mi cuerpo de barro y ceniza. Busqué un dato, una fecha, el año de mi despedida terrena, algún epitafio y un trozo de mi biografía, con la idea, al menos, de reconocerme y saber cómo terminé mi ciclo. Regresé con el calzado sucio, cubierto de lodo, y el aroma a otros días, a existencias consumidas, a flores depositadas y después marchitas, a historias interrumpidas. Lloré inconsolable y me sentí tan solo, en medio de un hondo vacío, que me pregunté si en realidad estaba vivo o si todo, al contrario, era sueño y ya no estaba aquí. La lluvia y el viento asomaron a la ventana que olvidé cerrar y los sentí al acariciar mi rostro, al besar mi piel, casi al mismo tiempo que expresaron: “despierta. Estás vivo. No seas espectador en las gradas del teatro de tu existencia; transfórmate en protagonista de tu biografía, en autor y en personaje de tu historia. No regreses al cementerio en busca de tus cenizas y de posibles epitafios. No recojas tristes despojos. Quienes lo hacen, ya están muertos, aunque crean que viven. No esperes flores de dolor, tristeza y remordimiento. Cultívalas y siempre regalarán sus matices y perfumes, incluso después de que te hayas ido. No sufras más- Ama y sonríe con la vida”. Me sentí vivo. Supe que no era polvo, que estaba vivo y que la oportunidad de hacer el bien, retirar la piedra del camino, amar, reír, ser feliz, jugar y trascender es hoy, el momento presente de mi existncia, y no la soberbia de descubrir un epitafio que mienta sobre lo que no fui. Estoy vivo.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

12 comentarios en “Hoy visité mi tumba

  1. A morte maior segredo da humanidade. e chegará para todos; por isso presenteiam os amigos com flores em vida ‘ porque ninguém sabe a hora que ela chegará. Amei sua bela reflexão. Amigo Parabéns! E viva a vida. Abraço.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s