Las horas de mi vida y las hojas que caen

SANTIAGO GALICIA ROJON SERRALLONGA

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

Las horas de mi vida se marchan irremediablente, como se ausenta la lluvia una mañana veraniega o caen las hojas, en pedazos, una tarde otoñal, mientras uno mira, nostálgico, el parque de su infancia y de su juventud, el columpio de sus añoranzas, la banca de sus romances y los senderos de sus andanzas, también convertidos en trozos que suspiran, gritan y callan. Los minutos de mi existencia se desvanecen, se retiran silenciosos, acaso con el deseo reprimido de alertarme para que no despilfarre los que siguen en tonterías y desequilibrios. Me consta que los instantes no mantienen afectos, quizá porque son forasteros, visitantes fugaces, como los sueños que alguna noche los interrumpe un relámpago y no vuelven más. Los segundos y los minutos se saben granos de arena que forman columnas, recintos y fachadas majesttuosas e imponentes con la acumulalcion de las horas, los días y los años que se desmoronan. Igual que las gotas de lluvia que se reúnen en charcos que reflejan el perfil de los árboles, las formas caprichosas de las nubes peregrinas y los rasgos del azul profundo del cielo y hasta el vuelo de las aves, para más tarde evaporarse sin llevar consigo alguna carga, el tiempo -en instantes y en décadas- coincide y se marcha de inmediato, y la vida continúa, con la ausencia de unos y la presencia de otros. Este otoño, al desprender el viento las hojas secas que forman alfombras y tapices de tonos nostálgicos que crujen al pisarlas, que se quejan al caminar y seguir mi ruta, suelo preguntarme, a cierta hora, ¿cuántas estaciones más viviré? ¿Una, algunas, muchas? Una voz del interior, casi imperceptible, responde: «¿importa, acaso, la contabilidad de los días y de los años que vivirás, o el temor que sientes al pensar que tu estancia, en el mundo, durará la actual temporada? ¿Qué sentido tiene llorar y sufrir por lo que aún no llega, si a cambio dejasa que se marche lo que tienes contigo? Cuentas los días y los años que vives, mientras descuidas los segundos y los minutos que te parecen insignificantes, simplemente porque no te dan lo que ambicionas, y que, no obstante, al coincidir una y otra vez, construyen décadas. ¿Tu biografía es digna de relatarse? ¿Posee capítulos bellos e inolvidables, motivos y sentidos, consagración al bien y a la verdad? ¿Quieres pedazos de vida para asomar el espejo y comprobar que aún eres joven y posees belleza, para acumular una fortuna incapaz de dar y hacer el bien, para rendir culto a las apariencias? ¿Cuál es la razón de tu existencia? ¿Crees que se justifica tu permanencia en el mundo? Aprovecha el minuto que pasa, la hora que se marcha, el día que se ausenta, porque cada uno, con el sí y el no de la vida, significan una oportunidad que se va y no vuelve, un lapso para consagrarte al bien y a la verdad, a protagonizar una historia ejemplar, irrepetible y extraordinaria. Vive. Tu destino, parece, es más grandioso que una hoja rota y seca. Trasciende. No llores por los días y los años perdidos, si acaso así te parecen. Reconstruye tu existencia y hazla plena y magistral».

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

9 comentarios en “Las horas de mi vida y las hojas que caen

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s