El encanto de los libros

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Duermen las letras y las palabras con los sentimientos, las ideas, los sueños y las realidades, en las páginas de los libros, entre el perfume de la tinta y el papel, en espera de que alguien -tú, yo, nosotros, ustedes, ellos- se atreva a explorarlos y desentrañar sus secretos. Descansan en los estantes de las bibliotecas, los hogares, las librerías y las escuelas, atentos a su cita, a su encuentro impostergable con lectores interesados en el viaje a mundos insospechados del pensamiento. Tras los cristales de las librerías, miran el paso indiferente de hombres y mujeres, acumulados en minúsculas y mayúsculas, distraídos en ambientes que brillan artificialmente, en modas que la tarde próxima serán pasado, en superficialidades que masifican y dejan estulticia y hondos vacíos, entre los que transitan personas que buscan el bien y la verdad en las letras convertidas en arte y conocimiento. Los libros -lo saben bien- regalan trozos de sí a sus lectores, quienes completan sus espacios rotos por la coexistencia en una sociedad en proceso de deshumanización. Los libros son la otra parte de la vida y se encuentran entre el mundo y planos infinitos, en medio de la arcilla y la esencia. Son vida y muerte, alegría y tristeza, luz y sombra, cielo e infierno, todo y nada. Enseñan. Acompañan. Llevan a fronteras y escenarios inimaginables. Jamás traicionan. Son leales. Una casa con libros que se consultan y se estudian constantemente, es un hogar vivo del que innegablemente surgirán mujeres y hombres cultos, amables, refinados, con valores, respetuosos y comprensivos; una vivienda ausente de obras escritas y repleta de bebidas embriagantes, sea residencia o pocilga, habrá sustituido el estante del conocimiento por una cantina, anticipo de existencias burdas y carentes de sentido. Los libros tienen magia. Su encanto consiste en el amor que le tienen a uno, cuando los lee, y sus detalles de construir, gradualmente, una escalera que conduce a los paraísos que se creían perdidos.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

Las letras y el idioma no son cascajo

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Las letras y el idioma no son cascajo que se arroja al basurero con otros desperdicios humanos; se trata del lenguaje que descubro en cada expresión, en las voces de la vida, en la manifestación de los sentimientos y la inteligencia, en ti, en mí, en ellos, en nosotros, en ustedes, en todos. Las letras y las palabras son, creo, patinadoras elegantes que trazan en la nieve líneas bellas y finas que expresan lo que uno siente y piensa, los dictados del alma y la mente. Son, parece, resultado de lo que es uno, y, por lo mismo, resaltan la figura de quienes las emplean correctamente, para bien suyo y de los demás, por la evolución que ya llevan consigo, igual que delatan a los burdos y groseros que las mancillan y prefieren un idioma carente de esencia, tan baladí, irracional y fácil como la holgazanería de los gritos, los signos y la distorsión. Una palabra indecente, deformada o abreviada nunca inspirarán sentimientos nobles y amor, y menos consolarán a aquellos que se sienten desolados y requieren, para salvarse del naufragio, consejos y expresiones de aliento. ¿Al morir alguien, un usuario de signos y palabras abreviadas o mutiladas, transmitirá el alivio que necesitan los dolientes? ¿Un enfermo que agoniza, sentirá mejoría con un lenguaje grotesco? Con las letras, enamoradas unas de otras, uno construye poemas e historias inmortales; otras, en tanto, enseñan todas las ciencias; algunas más, en cambio, son puentes para llegar a otros hombres y mujeres, medios para dialogar y navegar, juntos, a destinos grandiosos e insospechados. Enseñan. Aconsejan. Educan. Invitan a vivir. El lenguaje, bien escrito y pronunciado, no es la estridencia de la maquinaria que produce cosas inertes y en serie, ni el ruido del motor de un auto de lujo; es, simplemente, la expresión del cielo y del mundo, de la vida y la muerte, del día y la noche, de lo que somos tú y yo, nosotros, ellos y ustedes. Es, pienso, la voz de Dios y de los seres humanos, la expresión de la vida y el lenguaje de la naturaleza y del universo. Las letras y las palabras, insisto, son algo más trascendente, y las escucho, en armonía y con equilibrio, en el océano, en el viento, en las cascadas, en la lluvia, en los volcanes, en los ríos, en los árboles, en las plantas, en los animales, en la gente. Las letras y las palabras son la expresión de los artistas, de los escritores y poetas, de la gente que anda aquí y allá, a una hora y a otra, con rostros de mujeres y de hombres, y también, estoy seguro, la pasión de Dios que a todo puso voz.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

Las flores

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Las flores son el poema que Dios matiza con los colores del paraíso, el fragmento de un jardín que se presiente inconmensurable, el eco de un ramillete de intensa policromía que alguien, al principio, regaló al mundo. En cada flor encuentro el sentido de la vida, un suspiro de la naturaleza y del universo, las formas interminables de la creación. Una flor, otra y muchas más suman y multiplican la finura del alma y la textura de la piel. Descubro, entre la delicadeza de sus pétalos, las fragancias de un cielo infinito, la alegría de un amor perdurable, la inocencia de un acto noble y de una sonrisa feliz, auténtica y plena. Mayúsculas y minúsculas, las flores me enseñan que la superficialidad, las apariencias y la vanidad, tan lejanas del bien y de la inteligencia, son barrotes que encarcelan, fantasías que estorban, carentes de porvenir, y que, por lo mismo, un día, una tarde o una noche, llegan a su final y mueren; aunque también, es cierto, algunas me dan una lección en el sentido de que antes de la grandiosidad, existen, en los caminos, abrojos que pueden desgarrar la piel y la ropa si uno no crece ni evoluciona. Las flores, agitadas por las caricias del aire, dispersan sus perfumes y obsequian su policromía durante los grandes y los pequeños acontecimientos de la humanidad, al nacer una persona, al cumplir años, al obtener algún reconocimiento, al sanar, al enamorarse, al adornar su mesa, al dar un detalle, al morir. Son indiferentes a la vida humana y lo mismo crecerían en las montañas, en los barrancos, en las laderas, a la orilla de los ríos, en las llanuras, si no existieran hombres y mujeres a su alrededor, con el regalo fugaz de sus tonalidades y aromas, pedazos, quizá, de un vergel perenne que se anhela y extraña. Quien regala una flor, da un trozo de cielo. Aquellos que ceden un espacio en sus jardines para cultivarlas, emulan el proceso de la creación y seguramente añoran paraísos que uno cree perdidos. Hay flores que resguardan, en su intimidad, la dulzura y el encanto del néctar, y existen otras que, al contemplarlas, transportan a las profundidades insondables del alma, donde los rumores y los silencios de la creación se perciben en océanos infinitos. Las flores, las flores. Quien las ha admirado y tocado, de alguna manera ya ha sentido la textura del cielo. Son el regalo de Dios, su pintura, su concierto, su poema, y si a ti, a ella, a él, a ustedes, a todos, un día, a cierta hora, entrego una flor, será porque, dentro de su simbolismo mágico, desearé transmitirles que las recolecté con amor en los jardines del paraíso.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

Niños, Adolescentes, Jóvenes: Renata Sofía, la artista*

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Es artista. Trae consigo la esencia de la creación, el estilo y la inspiración, la sensibilidad, el amor y la pasión por el arte. Dibuja, pinta y da forma y vida a los materiales yertos.

Escucha la música que tanto le gusta; aunque, en ocasiones, flota en su estudio ese ambiente de rumores y silencios que se percibe en los talleres de los artistas, y hasta a ella se le nota reflexiva, inmersa en sí, entregada a su creación.

Traza figuras y líneas sobre las hojas de papel o en el lienzo, y lo disfruta tanto, que traslada sus esbozos a otras fronteras, a sus sueños, mientras duerme, y a sus mañanas, tardes y noches, entre una hora y otra, porque el artista lleva sus obras en su ser. No renuncia a su arte.

Una vez concluido el dibujo, lo escudriña minuciosamente, lo revisa, lo observa desde diferentes ángulos, y lo perfecciona, si es necesario, hasta que desliza los pinceles, aquí y allá, con la destreza y seguridad de quien se fusiona en su obra, a la que entrega parte de su vida, un trozo de su ser, un semblante de sí, la magia del proceso creativo que emula a Dios y a la naturaleza.

Ella, Renata Sofía, quien a sus 14 de edad ya posee su firma artística que plasma en cada dibujo, pintura y objeto plástico, conserva a su lado, entre libros y papeles de su escuela -la secundaria-, el caballete que su padre mandó fabricar, hace años, a un carpintero, y le regaló un sábado con la idea de estimular su creatividad y talento.

Un día, entre un juego y otro, alguna película y una más, su padre la invitó a pasear y la llevó cargada hasta la carpintería, donde, emocionada, descubrió, a sus tres años de edad, el caballete tan anhelado, el cual, desde entonces, forma parte de sus cosas tan queridas, en su habitación pletórica de muñecas, recuerdos, pinceles, fotografías y libros.

Y los siguientes años de su infancia, supo mezclar los juegos, las tareas, las diversiones, los paseos y el estudio con su pasión innata al arte. Dibujar y pintar son, para ella, prioridad, un gusto, una necesidad, un delirio, la llave que abre la puerta a un cielo infinito.

A los 11 años de edad, por actividades inherentes a la escuela, ya había participado en los teatros de su ciudad natal, a través de las artes escénicas; sin embargo, el dibujo, la pintura y la escultura fluyen en sus arterias, en su linaje, en su alma, en sus sentimientos, en su vida, en sus sueños, en sus ideales y en sus pensamientos.

Su madre y su padre le compran y regalan cuadernos de dibujo, lienzos, pinceles, espátulas, pinturas y materiales con la idea de que prosiga con su trabajo creativo, con sus obras de arte de adolescente.

Renata Sofía, realiza estudios secundarios y aprende Tae Kwon Do, en su país de origen, donde sueña y vive como adolescente, con el anhelo, cada día, de dedicar unas horas al arte, al dibujo, a la pintura, a la plástica.

Sabe que la grandeza consiste en la suma y multiplicación de detalles. Busca soluciones y respuestas favorables a los desafíos, los problemas y las adversidades, y aprovecha la corriente a su favor para crecer y evolucionar. No desconoce que los abismos, barrotes, fantasmas, muros y sombras existen en quienes no se atreven a ser ellos mismos ni a escalar la cumbre para trascender.

El artista es un ser cautivante, prodigioso y especial que conoce la entrada al paraíso y su retorno al mundo, al cual alumbra y guía con su arte que viene de su interior y del cielo sin final. Es un enviado de Dios, una estrella, que anticipa la belleza y los tesoros del infinito. Y Renata Sofía, como artista, promete algo grandioso.

* Niños, Adolescentes, Jóvenes, es una sección de este blog, basada en personajes e historias reales. Es un reconocimiento a las minúsculas que un día serán mayúsculas, a la infancia, a la adolescencia y a la juventud de todo el mundo. Por tratarse de menores de edad, en el texto se omiten apellidos y pueblos, ciudades y naciones de origen.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

El arte… el arte abre las otras puertas

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

El bolígrafo que desliza suavemente sobre las hojas de papel, es el pincel que traza y pinta colores y formas en el lienzo, el arco que acaricia las cuerdas del violín, el martillo y el cincel que esculpen la piedra yerta. En cada movimiento percibo rasgos similares, algo que es tan propio de los artistas y sus obras. Existe, parece, una correspondencia sutil en el arte, como si cada expresión -las letras, la pintura, la música y otras- perteneciera al mismo linaje, a una casa solariega, a una hermandad luminosa e infinita que emula los amores y las pasiones de Dios. Entiendo que el arte no es del mundo, pero lo envuelve al provenir de cielos inmortales que están en uno y en todo. Es para los humanos, a quienes presenta, sintetiza y asimila la creación, la vida, las ilusiones, los sueños y las realidades. Son burbujas que exploran y regalan lo que los sentidos materiales no captan. Enseñan a la humanidad lo que a veces, por sus distracciones, no mira ni escucha. Al dibujar letras y palabras con el lápiz o el bolígrafo, o al oprimir teclas para registrarlas en una pantalla, en un aparato, el escritor es el pintor que crea algún cuadro y el músico que cubre el ambiente con los rumores y silencios de un paraíso mágico. El arte es un mundo infinito, rico e inacabable. Creo que al formar el mundo, Dios hizo incontables paréntesis y dejó espacios, trozos ausentes de sonidos y matices, listas con faltantes, para que sus discípulos, los artistas, los completemos con los materiales que cargamos desde tierras lejanas y tiempos distantes. Dejó palabras incompletas, paisajes a medios tonos, silencios y piedras informes con el objetivo de que los escritores y poetas, inspirados, regalemos las historias y los versos más cautivantes, los pintores obsequien colores, los músicos repartan conciertos supremos y los escultores ofrezcan formas cautivantes. Nadie debe apagar las voces de los escritores y poetas, borrar la policromía y los trazos de los pintores, callar el lenguaje de los instrumentos musicales y destruir las formas cinceladas y fundidas, porque equivaldría, en consecuencia, a derrumbar la entrada a otros recintos, a profundidades hasta ahora insondables, donde se encuentran vetas, tesoros grandiosos, secretos y la fórmula de la inmortalidad. Hay quienes denigran, escupen y encadenan al arte porque saben que tiene alas y luz, y transporta, por lo mismo, a la libertad, a la plenitud. Otros, en tanto, con capacidad y talento de artistas, se transforman y solo aparecen cuando hay butacas ocupadas, reflectores y cámaras, como si las obras fueran mercancía fabricada en serie. El arte es superior porque viene del alma, del ser, y emula el poder de la creación, retrata el sí y el no de la vida, explica lo que casi nadie entendería de otra manera, y acerca, definitivamente, a paraísos, mundos e infiernos, como para que todos conozcan cada sitio y elijan la esencia y las flores o los cardos. El arte es clave, signo, llave. Abre las puertas del alma, del cielo, del mundo.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

Blogueros

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Construimos y adornamos nuestras casas todos los días con las flores que cultivamos y los poemas que escribimos y colgamos una mañana soleada, una tarde lluviosa o una noche estrellada, mientras la humanidad transita a un lado y a otro o se refugia en sus sueños cuando duerme.

Unos somos artistas -escritores, poetas, músicos, pintores, dibujantes, escultores-; otros, en cambio, se entregan a fórmulas prodigiosas de la cocina, a recetas de sabores, aromas, colores y formas que deleitan y cautivan los sentidos, o al maquillaje, a las modas, al embellecimiento de la gente, e incluso al ejercicio, a la salud.

Algunos toman a sus lectores de las manos y los llevan a recorrer todos los rincones del mundo, entre arquitectura, escenarios naturales, ruinas, museos, callejuelas, jardines, plazas y sitios encantadores, hasta que se sienten parte de la lista de pasajeros de un crucero, un autobús, un yate o un avión. Llevan a la gente a paseos bellos e inolvidables, y aparecen ante su mirada los restaurantes y cada espacio mágico.

Los patinadores, gimnastas, arqueólogos, excursionistas, consejeros y coleccionistas también comparten sus experiencias y dan lo mejor de sí en sus espacios, y en cada blog se nota la entrega auténtica y el orgullo de publicar algo propio y compartir, a través de citar a los autores y las fuentes, información de gran interés. Sin sospecharlo, formamos parte de una hermandad que

Otros impulsan sus creencias e ideologías o tratan asuntos científicos, de salud, académicos, técnicos, sociales y económicos, o recorren, apasionados, las páginas de la historia, las costumbres de la gente, las teorías y todo cuanto forma pare del conocimiento humano.

Los que publican acerca de temas políticos y religiosos, defienden sus convicciones desde sus trincheras; pero no atacan ni obligan a los demás a creerles. En sus opiniones, la mayoría de los blogueros somos respetuosos. Formamos parte, quizá sin sospecharlo, de una hermandad interesada en hacer del mundo un cielo, un terruño de alegría, progreso, dignidad, respeto y paz.

Hay quienes publican sus fotografías, sus creaciones, sus recuerdos, sus observaciones, sus análisis, y todo suma y multiplica en la medida que aporta y derrama el bien y la verdad. Dentro de tanto material que se ha dedicado a intoxicar los medios de comunicación y las redes sociales, un blog y muchos más, cuando son auténticos y bien intencionados, independientemente de los temas que traten, se convierten en luceros que alumbran las noches de millones de seres humanos en el mundo.

De todas las razas, edades y creencias, los blogueros partimos desde las bases y cotidianamente, a través de disciplina, esfuerzo, constancia y pasión por lo que hacemos, entregamos el ladrillo, el ornamento, el detalle que embellece las casas que edificamos, los puentes que construimos, los espacios que cubrimos con lo que es tan nuestro y compartimos a los demás.

Como artista y escritor, me he preguntado una y otra vez, aquí y en incontables foros, ¿dónde se ocultaron los autores, los intelectuales, cuando por ser figuras públicas reconocidas, deberían de contribuir a iluminar a la humanidad en horas en que el mundo se ha apagado? ¿Dónde está la mayoría de ellos? ¿O será, pregunto, que prefieren auditorios pletóricos que les aplaudan y compren sus obras?

Igualmente, como periodista, y siempre con admiración y respeto a mis colegas que actúan con honestidad y profesionalismo, me he preguntado, con la respuesta que surge de inmediato, ¿por qué se han convertido, en gran parte, en mercenarios serviles de quienes los mantienen, los controlan, los manipulan y al final los desecharán?

Y lo mismo podría hablar de académicos, científicos, médicos y otros que han olvidado la esencia para cubrirse con maquillajes superficiales y temporales. ¿Dónde se encuentran, en una etapa en que millones de seres humanos los necesitan? ¿Dónde los líderes políticos, sociales y religiosos?

Estos meses de incertidumbre humana, he recorrido, cual viajero que transita de una estación a otras más, incontables espacios de blogueros, y todos, a pesar de las limitaciones técnicas, han aportado algo bueno, como quien siembra semillas que un día florecerán digna y libremente en un jardín ausente de fronteras y abismos.

Quienes creemos con amor y pasión en lo que somos y hacemos, definitivamente seguimos presentes con la intención de enriquecer nuestros hogares cibernéticos, los recintos en los que publicamos y difundimos lo que producimos y convidamos al público que hace favor de visitarnos.

A excepción de aquellos que se dedican a plagiar obras y exhibirlas como suyas -textos, fotografías, dibujos, ideas, recetas-, a los que hay que denunciar públicamente con firmeza y valor -yo lo hice al descubrir que alguien había robado tres párrafos de mi publicación Gota de agua, los cuales publicó en francés-, la mayoría de los blogueros nos entregamos a la creación de lo que es tan nuestro y convidamos a los demás con alegría, como las nubes plomadas que comparten sus gotas diáfanas o las noches oscuras de las que cuelgan luceros que alumbran los caminos y dan sentido a las rutas.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

No estaban en el manuscrito

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

No estaban en el manuscrito. Busqué, primero, en la papelera de mi escritorio, en los cajones, en el suelo; más tarde, desesperado, hurgué en el cesto de la basura. En la novela que escribía entonces –Los señores Pérez o la otra infancia-, se percibía la ausencia de dos hojas -cuatro páginas- que esa mañana, inspirado, había escrito. En ese momento de mis años juveniles, me había parecido que se trataba de cuartillas muy interesantes dentro del relato. Me urgía localizarlas. Tenía que integrarlas a la obra. Tampoco estaban en los anaqueles pletóricos de libros. Algo faltaba en la acumulación de cuartillas escritas a una hora y a otra, en las mañanas, las tardes, las noches y las madrugadas, sin tregua., en un rincón, en un espacio y en muchos más.

Tengo la costumbre de destruir , en pedazos minúsculos, los documentos y papeles que no utilizo. Las cuatro páginas de mi novela, junto con otras hojas, se encontraban confinadas en la papelera, confundidas con otros fragmentos, igual que la gente, en las ciudades, al caminar en un sentido y en muchos más en las avenidas y calles transitadas, en busca de todo y nada. revuelta, masificada, confundida y extraviada entre tanto número en serie.

Eran las hijas ausentes, las integrantes de una familia entristecida por los faltantes. Mi deber, como artista y escritor, era rescatarlas, en pedazos, con la intención de restaurarlas, curar sus heridas y fracturas, o definitivamente renunciar a su aliento, a la creatividad y pasión con que las formé y conformarme, más tarde, ese día o el siguiente, con el intento componer de algo parecido.

Tres años antes, mi padre, poco antes de pasar por la transición, me había narrado una historia que en su niñez le relataron algunas personas ancianas, con la idea de que yo, su “muy inquieto hijo”, como solía llamarme, la escribiera y consiguiera su publicación. Él ya no estaba presente en casa, en el mundo, y yo, su hijo y discípulo, no podía fallar en mi promesa.

Coloqué todos los papeles diminutos en el suelo. Estaban adoloridos por las fracturas que les causé al romperlos. Conservaban rasgos de mis letras rotas. El piso se convirtió, inesperadamente, en mesa de salvamento y curación, en cama hospitalaria para criaturas deformes y lastimadas, en campamento y en sala de curación y restablecimiento,

Me convertí, sin planearlo, en médico de mi manuscrito. Paciente, disciplinado, controlé mi ansiedad por los minutos consumidos, por las horas irrepetibles que transitaron, hasta que, finalmente, emocionado, miré el paisaje con dos hojas recién operadas en la sala improvisada de cirugía.

Uní, primero, todos los fragmentos minúsculos de papel, similares a las piezas de un rompecabezas que sigilosamente reta la paciencia e inteligencia de los individuos que se atreven a probar su capacidad mental y de observación; pero se trata, igualmente, de la caminata del tiempo imperturbable que esculpe jeroglíficos y signos en los rostros.

Tras armar cada hoja, me sentí vencedor de una prueba en la que el único competidor era yo, y así coloqué, una y otra vez, cinta adhesiva, hasta que rescaté cuatro cuartillas de mi novela, emocionado y feliz, cual médico que salva las vidas de un paciente y de otro que esperan la hora infausta en sus lechos arrinconados y cubiertos de sombras y recuerdos.

Me apresuré a reproducir el texto, recién vendado, en otras hojas que incorporé al manuscrito de la novela, obra que no publiqué y que ahora, al recordarla, rescataré del silencioso y triste asilo en que reposa, en el archivo olvidado, con la idea de reencontrarme con su esencia, disfrutar su perfume de papel y tinta añejos, revisarla y publicarla.

Solo es, la de hoy, una evocación de las hojas rotas, una añoranza, quizá, de aquellos años juveniles, de las horas primaverales, cuando los seres humanos no dependíamos tanto de aparatos y resolvíamos los problemas enfrentándolos con creatividad, observación, inteligencia y esfuerzo. Únicamente eran dos hojas -cuatro páginas- que no estaban en el manuscrito.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

Los poemas

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Los poemas, al escribirlos el artista, se transforman en palabras y sentimientos que deslizan suavemente, en rumores y silencios que provocan un deleite, en susurros que escapan y cautivan por su encanto. Los poemas se vuelven oleaje interminable que va y viene, hasta dejar su aliento y sus huellas en los riscos, en la arena, en el horizonte al fundirse el océano con el cielo y regalar colores mágicos y sensaciones insospechadas. Los poemas son hermandad de letras, convivencia de acentos y signos, encuentro de significados que alegran o entristecen, emocionan y arrullan. Envuelven a hombres y mujeres en burbujas de sueños e ilusiones. Los acarician dulcemente. Los poemas son la nieve que cubre el paisaje de la existencia, la lava que se vuelve piedra de formas caprichosas, el burbujeo inagotable de los manantiales, la flor que exhala fragancias bellas y gratas. Los poemas se escriben una mañana soleada, una tarde de lluvia, una noche estrellada o una madrugada sigilosa, y son para ti, para mí, para él, para ella, para nosotros, para ustedes, para todos o para nadie.. Son las letras que escapan del abecedario y a cierta hora acuden a su cita, puntuales y a hurtadillas, para abrazarse contentas, atraerse e inesperadamente enamorarse entre sí, hasta contraer matrimonio y formar palabras, palabras suaves y fuertes, palabras alegres y tristes, palabras, al fin, que traducen sentimientos e ideas y dan sentido a la vida, al mundo, a las cosas, a la gente, a las rutas. Los poemas son, sospecho, trozos del lenguaje de Dios, pedazos de susurros de mar y viento, vestigios de paraísos inimaginables, ecos del mundo. Son, parece, notas musicales que acuerdan tener correspondencia con el infinito, con la creación, con la naturaleza, con la vida, para que el hombre y la mujer se conviertan en luz y en arcilla, en cielo y en tierra, en aurora y en ocaso, en ángeles y en seres humanos. Los poemas acarician. Estoy convencido de que se trata, en el fondo, de las caricias de Dios, de un padre y una madre, de un hijo y un hermano, de un abuelo y un nieto, de alguien muy amado, de un amigo, de un amor inquebrantable. Sí. Acarician y dicen, en silencio, que uno, en verdad, no está solo.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

Mujeres de siempre: Olivia Kroth, la escritora

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

El lector de libros es un aventurero infatigable que navega a una ruta y a otra del arte y el conocimiento. Es un caminante inquieto, un pasajero que se sumerge en las profundidades insospechadas de las páginas, en la tinta, en el papel, en las letras, y explora sentimientos e ideas que alimentan su alma, su cerebro, su ser.

Entra, el lector, a sueños grandiosos e inesperados, abre las puertas de la sabiduría, derrama sobre sí el arte. Descubre, al leer, senderos inimaginables que creía, por lo mismo, inexistentes, y dan sentido real a sus días, a su búsqueda, a su evolución, a su vida. Se recrea con cada libro que repasa y así, al cabo de las mañanas, las tardes y las noches, ya vivió mil existencias en una sola y justifica su paso por el mundo.

Quien escribe libros, es eso y más. Es el autor, es el artista, es el personaje, es el intelectual, y eso lo vuelve irrepetible. Es el hombre y la mujer, la mujer y el hombre, alguien que ha trascendido y desliza el bolígrafo sobre las hojas de papel u oprime las teclas de la computadora con la intención de plasmar ideas, reflexiones, sentimientos, experiencia, sueños y realidades.

El escritor, hombre o mujer, posee el encanto y la magia de crear historias, regalar burbujas de sentimientos, ofrecer sueños e ilusiones, acercar otros cielos y mundos a la comprensión humana. Como que el autor posee las llaves de paraísos e infiernos y es, al mismo tiempo, explorador de la vida y la muerte, de lo tangible y lo intangible, de la esencia y de la arcilla.

De linaje alemán y ruso, con residencia actual en Moscú, la escritora Olivia Kroth es autora de cuatro libros, y es ella quien relata la historia de sus obras y su entrega a las letras, al arte y al conocimiento.

Elegante, culta, distinguida, como la han definido los lectores de las dos entrevistas previas a la actual -https://santiagogaliciarojonserrallonga.wordpress.com/2020/06/15/mujeres-de-siempre-olivia-kroth-escritora-y-periodista/ y https://santiagogaliciarojonserrallonga.wordpress.com/2020/07/16/mujeres-de-siempre-entrevista-a-olivia-kroth-recuerdos-de-los-juegos-olimpicos-de-verano-de-1972-en-munich-alemania/)-, Olivia Kroth es una mujer con apertura al diálogo. Es respetuosa. Actúa de manera natural, auténtica, con la sencillez de aquellos seres humanos que han alcanzado la grandeza y la maestría en la vida, y saben, por añadidura, que cada instante es una oportunidad para aprender, dar lo mejor de sí, evolucionar y dejar huellas indelebles. Responde con precisión a las preguntas formuladas:

Autora de cuatro libros publicados, se refiere específicamente a sus tres primeras obras y anticipa que “se orientaron a un tipo de audiencia específica, a los lectores de las montañas Taunus y del área de Rhein-Main, región hermosa que se localiza alrededor de Frankfurt am Main, donde se encuentra, precisamente, la editorial Societäts-Verlag, empresa dedicada a la publicación de títulos locales”.

Esa editorial, agrega, obtiene su principal ingreso económico a través de la impresión de periódicos. “Producen grandes volúmenes de impresiones, principalmente del Frankfurter Allgemeine, un conocido medio de comunicación de tipo conservador que es leído en toda Alemania”.

Y prosigue: “miré el catálogo de libros publicados por la editorial y establecí contacto con sus directivos. Me atreví a hacerlo porque era mi deseo y mi sueño escribir y publicar. Aceptaron mi planteamiento inicial para la edición del primer libro, respuesta que evidentemente me motivó a escribir la obra y publicarla en 2001. Su título es Castillos de hadas y residencias de poetas en las montañas Taunus.

“Mi siguiente libro, Viajes en el tiempo en las montañas Taunus, fue publicado un año más tarde, en 2002. Posteriormente, en 2004, fue editada mi tercer obra bajo el título En la corriente temporal del río principal“, explica la autora.

Reflexiva, abre el cajón de los recuerdos, y expresa, al citar su cuarto libro publicado –Tote tanzen nicht/ Los muertos no bailan-, que en realidad “no hubo ningún acontecimiento especial que me motivara a incursionar en la novela, solo el deseo de escribir y probar algo diferente. Después de haber escrito tres libros de no ficción, me incliné por la novela, acaso por ser una ávida lectora de thrillers, es decir de obras de suspenso e intriga. Pensé que podría escribir una novela. Para mí, representó un nuevo tipo de escritura, desde luego con una historia de ficción situada en las montañas Taunus y en Frankfurt am Main, situación favorable para que Societäts-Verlag lo publicara por tratarse de literatura regional”.

En aquella época, cuando escribía la novela, rememora Olivia, “vivía en un pueblo llamado Köppern. Hay una clínica psiquiátrica, oculta en el bosque, cerca de la estación del trenKöpperner Tal. Cuando viajaba a Frankfurt, abordaba ese tren; además, todas las mañanas solía caminar por el Valle de Köppern para llegar hasta la escuela donde impartía clases de literatura inglesa y alemana”.

Con qué emoción y sencillez recuerda Olivia aquellos años y el valle que le encantaba y era apacible y hermoso a toda hora, en cualquier estación, en primavera, verano, otoño e invierno. Arrobada por el paisaje mágico y ensimismada en sus cavilaciones, diseñó una historia situada en el valle, en torno a la clínica psiquiátrica de Köppern.

Informa que su novela inicia a principio de otoño y concluye en postrimerías de invierno, de manera que “escribí múltiples escenas de ambas estaciones en el bosque. El trágico final ocurre en Fastnacht, precisamente en febrero, época del carnaval en Alemania”.

Cita la autora que “hacia atrás, Köppern tiene una historia oscura y trágica. Los lugareños guardan silencio al respecto, probablemente porque están avergonzados. Esta clínica solía ser de exterminio durante la época nazi. Los pacientes con enfermedades mentales murieron. Les aplicaban inyecciones de veneno letal. Cada vez que pasaba por esta clínica, tenía una sensación tan extraña, como si los muertos no estuvieran realmente muertos, como si me susurraran. Así fue como se me ocurrió la idea de elegir a una enferma mental de la clínica como heroína principal de mi libro”.

No obstante, “la novela está ambientada en el siglo XXI. Es una novela moderna. No me atreví a mencionar ningún hecho histórico sobre la clínica, porque vivía en el pueblo de Köppern y no quería convertir a los aldeanos en mis enemigos. Además, mi editor me advirtió que no mencionara en absoluto la época nazi. Por supuesto que no lo hice. Quería ver mi libro publicado. Esto era importante para mí”.

Considera que su obra “es un thriller, una novela familiar y un retrato de la sociedad. El personaje principal es Olga, una paciente de día en la clínica psiquiátrica de Köppern. Vive en la ciudad vecina de Bad Homburg y viaja tres veces a la semana en tren a la clínica psiquiátrica de Köppern para recibir terapia. Es una mujer pobre que vive en muy malas circunstancias. Los últimos 100 metros, desde la estación de tren hasta la clínica, tiene que caminar por el Valle de Köppern”.

De camino a la clínica, “pasa por la villa de una pareja rica, Peter e Ingrid Gessmann. Olga siente envidia por la buena vida y el lujo de la pareja. Peter es un consultor empresarial próspero y rico. Su segunda esposa, Ingrid, es joven, atractiva y le encanta llevar una buena vida. Ella engaña a su marido, mientras él está en el trabajo. El hombre no sabe nada de su doble vida. Ella cree que la única decepción de él es Harald, el hijo de su primer matrimonio. Harald es un estudiante perpetuo en la Universidad de Frankfurt am Main. En lugar de estudiar economía para hacerse cargo del negocio de consultoría de su padre, Harald prefiere pasar sus noches en un círculo celta, donde baila y canta canciones con un druida celta. La cuarta persona que vive en la hermosa villa, además de Peter, Ingrid y Harald, es la anciana y silenciosa ama de llaves, Hermine, quien guarda su propio secreto oscuro”.

Al referirse a Hermine, el ama de llaves, Olivia menciona la declaración de la mujer tras asesinar a su padre enfermo, quien se encontraba en un lecho: “incluso en la muerte sigues pareciendo estúpido. No me mires así”. Lo asfixió con una almohada. Y aclara la escritora que “lo odiaba porque había abusado de ella sexualmente, cuando era una niña”.

Y así, “la envidiosa y loca paciente mental, Olga, encuentra la manera de entrar a la villa, haciéndose amiga del ama de llaves. Roba una llave de repuesto y joyas a espaldas. de la mujer. Cuando Hermine se entera de la falta de la llave y las joyas, ya no deja que Olga vaya a visitarla a la villa. Olga está furiosa”, relata Olivia, quien destaca que la demente diseña un plan diabólico para asesinar a todos, “a esos bastardos que viven en la villa”, y pretende llevar a cabo su proyecto “durante la noche de Fastnacht, que es de carnaval”.

De improviso, Olivia hace un paréntesis en su narración y declara que debe detenerse en ese punto porque resulta preferible no revelar más detalles acerca del final de la obra. Piensa que la curiosidad y la tensión que genera la historia debe continuar, hasta motivar al público a comprar el libro y leerlo.

Reconoce que para su gran sorpresa, “las reacciones de los críticos fueron excelentes. De hecho, muchos periódicos de la zona publicaron reportajes positivos sobre mi thriller”. En el Frankfurt Live, por ejemplo, leyó lo siguiente: “su felicidad parece perfecta cuando Peter e Ingrid Gessmann se mudan a una villa solitaria en Taunus. El anciano consultor de gestión quiere disfrutar el lujo que tanto le costó ganar con su joven esposa en el idílico pueblo de Köppern. Ya está planeando su jubilación. Se pueden encontrar soluciones para todos los problemas, piensa. Pero el idilio es frágil. Se verá arrastrado a un vórtice de mentiras”.

En tanto, el crítico de Main-Post, escribió: “Olivia Kroth despierta curiosidad por su primera novela. Escribe sobre deseos ocultos y tendencias criminales con consecuencias fatales para las víctimas y los perpetradores. La autora presenta figuras y escenas de forma visual. Las ubicaciones del thriller regional son auténticas: Köppern y Bad Homburg en las montañas Taunus y la metrópolis de Frankfurt Rhein-Main. La novela se basa en una investigación exhaustiva en varios lugares. La escritora, incluso, habló con profesionales de la salud y un asesor fiscal local”.

Höchster Kreisblatt, publicó esto: “el lector es un invitado a lugares donde a la gente demsiado rica y chic le gusta pasar el tiempo. Los eventos, registrados en un hermoso lenguaje, tienen lugar en el Valle de Köppern, el Taunus Spa de Bad Homburg, el Palm Garden, el Covered Market y otros lugares conocidos de Frankfurt am Main”.

El crítico de Bad Vilbel New Press, comentó que “los personajes principales están meticulosamente elaborados. Cada uno de ellos es complejo. Crees que los conoces a todos: el anciano y exitoso hombre de negocios con una segunda esposa demasiado joven, el hijo inepto de su primer matrimonio y la engañosa pareja menor, el ama de llaves silenciosa con su oscuro secreto, el druida autoproclamado, un gurú bienvenido en una época en gran parte sin sentido”.

Al crítico de Wetterauer Zeitung, “también le gustó mi caracterización de las personas”, y hasta mencionó que “la autora traza el destino y los caminos de la vida de los personajes de la novela de una manera muy sensible y con mucho amor por la psicología. La acción de este emocionante thriller psicológico está incrustada en la región entre Rhein y Main”.

Wiesbadener Kurier, elogió la caracterización realista: “la autora Olivia Kroth convence con sus finas habilidades de observación. Ella representa las figuras completamente contrarias de una manera extremadamente realista. Estos estudios ingeniosamente entrelazados sobre la atmósfera y el medio ambiente son tan interesantes que el lector apenas notará que se acerca el desastre final. Solo notará la catástrofe en el último segundo, al igual que todas las figuras involucradas”.

Frankfurt New Press, por su parte, enfatizó la psicología de la novela al indicar que con Tote tanzen nicht, ella, Olivia Kroth, “pinta el cuadro psicológico de una familia que vive en su propio cosmos. Incrustados en la atmósfera rural de los Taunus, sus esperanzas y sueños terminan en una red mortal de amor, lujuria y ambición. Todos buscan la felicidad a su manera, pero la danza, en la que quedan atrapados, termina fatalmente”.

Frankfurter Rundschau, destacó el estilo narrativo: “Olivia Kroth sabe cómo hilar ingeniosamente los hilos de su telaraña. Es particularmente fascinante cómo los aprieta cada vez más, hasta que los protagonistas quedan atrapados en él. Al final, ya no pueden bailar, a menos que sea una danza de muerte”.

En Vilbeler Anzeiger, Olivia leyó este artículo: “¡no temas a la muerte! Tantos ya están muertos, usted también puede morir. Todo el mundo ha podido morir hasta ahora, incluso un idiota como tú, como yo, puede morir si tiene que hacerlo”. Y explica que Olivia Kroth colocó esta cita de la novela Codicia, de la ganadora del Premio Nobel, la escritora austríaca Elfriede Jelinek (2004), como lema en la primera página de su thriller: Tote tanzen nicht. “Con más pasajes humorísticos, la autora le da a su obra una nota trágico-cómica”, señala el medio.

El crítico de Babenhäuser Zeitungm, señaló: “la autora Olivia Kroth ha convertido su ciudad natal en las montañas Taunus en una escena de crimen. Así sigue el rastro de su famosa colega Donna Leon, que vive y escribe en Venecia”.

Tras citar algunas de las reseñas que hicieron los críticos acerca de su novela, la autora da a conocer que presentó sus obras, cada año, en la Feria del Libro de Frankfurt, “en el stand de Societäts-Verlag, entre 2001 y 2007. Fue una experiencia extraordinaria. Me encanta el ambiente de las ferias del libro. Es muy emocionante conocer a vendedores y compradores de libros, lectores y agentes. Me senté en el puesto, bebiendo té con mi editor o deambulando entre los puestos de otras editoriales. Había muchos libros nuevos por descubrir y gente interesante por conocer”.

Completa la idea al decir que también “presenté mis libros en las lecturas. Tuvieron lugar en muchos lugares diferentes de la región de Rhein-Main: en librerías, cafés, bibliotecas, escuelas y ayuntamientos. Los lugares más exóticos eran un antiguo molino reconvertido en restaurante y una estación vetusta de tren, que se había convertido en centro cultural. Algunos de los organizadores fueron muy amables. Ofrecieron bebidas y bocadillos gratis al público y, por supuesto, a mí, durante el intervalo o después de la lectura”.

“Normalmente leo 50 minutos; luego respondo las preguntas de los lectores y firmo libros. Mi tarifa, en ese momento, era de 200 euros por lectura. El número de audiencia varió. El mínimo era de seis personas, el máximo de 120. El promedio habitual se situaba entre 40 y 60 asistentes. Me encantaron estas presentaciones de libros. Hablar con los lectores siempre es interesante. Aprendí mucho de ellos, escuché lo que les gustaba y lo que no les gustaba de mis libros. Era motivo de reflexión”, responde Olivia.

Evoca que un anciano dijo “¡na, endlich passiert ja mal estaba en dem Buch!”, lo que significa “¡así que finalmente algo está sucediendo en este libro!”. Ese hombre “era un fanático de la acción rápida y no apreciaba mis descripciones de la naturaleza o los lugares. Los encontró largos y tediosos. Sin embargo, al finalizar la lectura, compró un libro y me pidió que lo firmara. Encontré esto asombroso. Siempre recordaré su exclamación e intentaré propulsar la acción a un ritmo más rápido en mi próximo thriller”.

Opina la autora: “definitivamente quiero llegar a un mayor número de lectores, e incluso al público internacional, en el futuro. Sin embargo, no creo que se reimpriman los tres primeros libros. Estas guías culturales solo son leídas por lectores locales. Con la novela es diferente. Los personajes, sus problemas y sus vidas son de interés general, ya que forman parte de la humanidad. Todos encontramos el éxito y el fracaso, el amor y el engaño, la felicidad y la tristeza, en el curso de nuestras vidas. Como señaló mi gran colega de Austria”, ganadora del Premio Nobel de Literatura, Elfriede Jelinek, “todos moriremos. Algunos mueren antes, otros más tarde, según su estilo de vida y las circunstancias que encuentren. Pero la muerte es algo seguro que nos espera”. Y esto “es tan evidente, que decidí colocar su famoso bonmot al comienzo de mi novela”.

Añade la escritora: “siempre comencé las presentaciones de libros con esta cita. Hizo reír a mi público, aunque la novela Tote tanzen nicht no es tan divertida, tiene un final triste y trágico. Sin embargo, las partes pueden entenderse como una especie de baile macabro, y puedes reír o llorar, como desees. Probablemente tengo un temperamento satírico. Quizás debería incorporar la sátira nuevamente en mis trabajos futuros. Me queda bien, ya que siempre trato de ver el lado cómico de la vida, no solo las tragedias, pequeñas o grandes, que todos encontramos. Dado que estoy en proceso de mudarme a Rusia de forma permanente, quiero reimprimir mi novela Tote tanzen nicht en ruso. Con la ayuda de un agente literario internacional, me gustaría vender el libro en diferentes idiomas y ediciones extranjeras. Este es un proyecto nuevo y emocionante para mí. Estoy trabajando en eso”.

Como artista e intelectual, confiesa: “sigo escribiendo. Soy escritora, no puedo vivir sin escribir a diario. Desde 2014, he estado escribiendo artículos periodísticos sobre Rusia para varios medios de internet. Quiero publicarlos en un libro, en 2024, con el título Rusia espléndida bajo el presidente Vladimir Putin”, y con el subtítulo Una crónica de la década 2014-2024. “Esta será una colección de mi trabajo periodístico, no ficción”.

Adelanta que tiene planes de escribir y publicar más obras de ficción. “Quiero escribir cuentos y otra novela en Rusia. Se colocarán en un entorno ruso. Ya tengo algunas ideas, pero sería demasiado prematuro hablar ahora de tales proyectos. Prefiero presentar los libros cuando se publican, no hablar de su contenido con anticipación. Además, las ideas cambian a menudo en el transcurso de la escritura. Suceden cosas imprevistas con bastante frecuencia”.

Auténtica y clara, la escritora asegura: “valoro mucho los libros impresos. No me gusta leer ediciones digitales. Es cuestión de gusto personal. Creo que los libros impresos y las ediciones digitales se adaptan a una diversidad de gustos, a diferentes lectores, y ambos seguirán existiendo. Seguramente escribiré el texto tipográfico en mi computadora, ya que ahorra tiempo y es mejor para leer. Mi letra es bastante jeroglífica. Además, puedo cambiar pasajes fácilmente en la computadora, mover capítulos hacia adelante o hacia atrás, según sea necesario. Todo este trabajo es mucho más difícil en manuscritos. Sin embargo, me encanta tener un libro publicado en mi mano, mirar la foto de la portada. A menudo, las ediciones impresas son bastante artísticas. Amo las portadas de mis cuatro libros. Creo que Societäts-Verlag hizo un muy buen trabajo profesional. Además, deseo ver las filas de mis libros en los estantes de libros, en mi propio estante de libros en casa, así como en los estantes de libros de bibliotecas y librerías. Me da este sentimiento muy especial… ¡Ah, lo has logrado, estás ahí!”

Reflexiona en el sentido de que “los libros pueden enriquecer las vidas de las personas de muchas formas. Son entretenidos, pasamos el rato en buena compañía con la obra de un autor que nos gusta. Los libros también pueden ser educativos, podemos aprender con los libros. Estoy usando libros en ruso para estudiar ruso. También me gusta leer cuentos, thrillers, novelas históricas y autobiografías en mi tiempo libre. Los libros son mi medio favorito. Otras personas prefieren el cine o el teatro. Yo no. Me gusta quedarme en casa y relajarme en el sofá con un buen libro, o me siento en mi escritorio y estudio el vocabulario y la gramática rusa con un manual. Además, leer un buen libro aporta un cierto beneficio para la salud. La lectura ejercita el cerebro. Tiene un efecto positivo a largo plazo y ayuda a prevenir la enfermedad de Alzheimer. También amplía nuestro vocabulario y el uso de estructuras de oraciones complejas. Me gusta leer a autores que escriben oraciones largas: Heinrich von Kleist, Thomas Mann, Lev Tolstoi y otros. Me enseñan a estructurar frases elegantes y largas, sin perderme en el laberinto del lenguaje. Esto es de especial interés para mí como escritora”.

Destaca que para ella, “el secreto para escribir una novela es llegar hasta el final. Esto no es tan fácil como parece. Algunos escritores se quedan atrapados en algún punto intermedio y se rinden. O descubren que lo que han escrito es un completo desastre. Algunos escritores dicen que escriben sin un plan, prefieren seguir la corriente. ¡Yo no! Soy una persona muy ordenada y estructurada. Necesito una trama y un plan ordenados y estructurados. Mientras escribo, puede ocurrir que me desvíe aquí y allá. Al principio, sin embargo, la estructura es de suma importancia para mí”.

De esta manera, “cuando escribo un thriller, pienso primero en el último capítulo. Decido cómo terminará esta novela. ¿Quién morirá, quién sobrevivirá? ¿Cómo y por qué? Esta es la parte más importante de la trama. El segundo aspecto más importante es cómo llegar desde el principio hasta el final sin que los lectores sepan lo que les espera en la última página. Debería ser una completa sorpresa. Te guardas el secreto para ti. Juegas tus cartas cerca del pecho. Nunca divulgues demasiada información en el capítulo que estás escribiendo. Lo mínimo es lo mejor, lo suficiente para impulsar la trama hacia el siguiente capítulo. Otro aspecto importante es la caracterización. El héroe o la heroína debe ser un ser humano, ni un superhombre ni una supermujer. Me parece más convincente si tienen virtudes, además de defectos. Los otros personajes deben agruparse en torno al protagonista, ya sea que estén de su lado o en su contra. Intento no introducir demasiados personajes al principio. En mi opinión, es mejor insertarlos lentamente, uno tras otro, con intervalos entre ellos. En mi thriller Tote tanzen nicht, todos los personajes no son ángeles ni villanos. Olga está enferma y frustrada, pero no es realmente una mala persona, aunque al final se convierte en una asesina. Peter Gessmann tiene éxito en su negocio, pero es bastante ingenuo en asuntos privados, especialmente en el amor. Su joven esposa Ingrid es una persona superficial y voluble. Sin embargo, esquía bien y se ve bien, si quieres contar esto como ventaja. Harald es un estudiante perpetuo porque no es un intelectual, sino un místico. Su padre realmente no lo comprende. Hermine, el ama de llaves, asesinó a su padre, pero tenía una buena razón para hacerlo. Al menos, lo hace con discreción, y él no sufre por mucho tiempo”.

Convida parte de su fórmula al exponer que “para cada personaje de mi novela, tengo una hoja informativa. En el lado izquierdo escribo las buenas cualidades, en el lado derecho los defectos. Intento equilibrar ambos lados. Esto es realista, ninguna persona es solo buena o solo mala. Las buenas cualidades pueden, incluso, estar enterradas en los corazones de los asesinos, lo crea o no. Así que no representé a Hermine y Olga como villanos. Son mujeres con problemas: mala salud, falta de dinero, frustración, enfado, envidia, porque se sienten maltratadas y no pueden vivir del lado soleado de la vida. No apruebo el asesinato. Lo hago plausible por la forma en que escribo. Hay más aspectos a tener en cuenta al escribir una novela: atmósfera y entorno, escenario, tiempo y ritmo, lenguaje y estilo. Algunos escritores famosos dan talleres online en los que explican el arte del oficio. Vale la pena mirar estos videos. Debo admitir que me encantan los escritores originales con ideas y temas inusuales, lenguaje y tratamiento de personajes inusuales. No quiero seguir el camino trillado yo misma. Mis próximos libros traerán cambios. Ciertamente, nunca escribiré fantasía o ciencia ficción. Lo que sí quiero probar son historias y una novela histórica sobre una gran personalidad rusa. No les diré a quién me refiero. Seguirá siendo un secreto por ahora”, y completa al decir que aparte de eso, cree en el lema de Voltaire (1694-1778): “se permite todo tipo de escritura, excepto la aburrida”.

Sonríe contenta, sencilla, profunda, como se muestra alguien que ha hecho de la vida algo extraordinario y valioso. Tiene planes literarios. Nadie duda de su éxito porque ha trabajado para lograrlo. Es una mujer que no se ha distraído en asuntos baladíes ni en cosas superficiales. Sabe que la vida apenas alcanza para trascender o perderse, y ella, la inolvidable Olivia Kroth, ha elegido la ruta hacia la cumbre. Sin duda es una mujer de siempre y uno puede aprender mucho de ella.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

 

Olivia Kroth, periodista y autora de cuatro libros, vive en Rusia. Su blog: https://olivia2010kroth.wordpress.com

Mujeres de siempre: Blanca Pascual Forcada, el arte como estilo de vida y los colores en la belleza y la moda

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Sé que es necesario el progreso y que estas herramientas nos ayudan en muchos aspectos de la vida actual, pero una infancia sin internet ni móviles ni consolas permite desarrollar muchísimo más el ingenio, la imaginación y la creatividad. Blanca Pascual Forcada

Si tuviera que enviar un mensaje a las mujeres, les aconsejaría que sean dueñas de sus propias vidas. Que estudien y se formen, que tengan sed de conocimiento, que se cuestionen las cosas y vean más allá de lo convencional y establecido. Esto les dará visión, libertad, conocimiento, criterio y autonomía para poder alcanzar sus sueños. Blanca Pascual Forcada

La apariencia física es, parece, retrato del alma y reflejo de la inteligencia y de los sentimientos. Una mirada que transmite una historia noble, un rostro que sonríe, una boca hermosa que aconseja y pronuncia palabras bellas, unas manos hermosas que dan, renuncian a la temporalidad de los maniquíes y trascienden por ser superiores y derrotar a la temporalidad.

Cuando la arcilla es maquillada con esmero y se le viste con equilibrio, armonía y estilo, luce preciosa; sin embargo, si adicionalmente se le aplican los matices del bien y la verdad, envueltos en la sencillez de una vida de detalles, se transforma en lucero, en modelo auténtico de belleza.

Definitivamente, no resulta sencillo hablar acerca de belleza y modas, principalmente cuando uno, al andar en un lugar y en otro, descubre la frecuencia con la que el tema atrapa y es capaz de llevar a la gente a sentimientos, raciocinio, palabras y actos superficiales.

No obstante, uno queda sorprendido al conocer a Blanca Pascual Forcada o al leer sus publicaciones en el blog que fundó con el título Beauty and More, espacio que cada día registra mayor número de visitantes, acaso por su estilo de exponer los temas relacionados con la belleza física y las modas, probablemente por su forma tan especial de vivir, quizá por la maestría y sencillez con que trata conceptos y tendencias que en ocasiones muchos consideran superfluos, tal vez por esa magia de darles un sentido real a las cosas.

Hay que aclarar, por ser necesario y para evitar interpretaciones erróneas, que la belleza y las modas son temas apasionantes, bellos e interesantes cuando las personas los complementan y enriquecen con los tesoros del interior.

En su blog, el lector se entera de que Beauty and More “es un proyecto creativo en el que se integran mis estudios de Periodismo y Publicidad, mi pasión por el diseño, la fotografía y el arte y mi afición, desde muy joven, a la moda y la belleza. En Beauty and More, encontrarás reseñas, tendencias e inspiración sobre belleza y accesorios de moda. Mis reseñas son honestas y sólo sobre productos que he probado y me han dado buen resultado. Los posts de Beauty and More no están financiados por ninguna marca y ninguno de los enlaces de este blog están patrocinados”.

Aparece una fotografía suya y posteriormente la continuación del texto: “Los siete años que estuve viviendo en Londres fueron una continua fuente de inspiración. Una ciudad donde conviven los estilos más novedosos, arriesgados y eclécticos con los más clásicos y tradicionales, donde las tendencias están en constante renovación, donde la moda y la belleza tienen un magnífico escaparate”.

Y concluye con una historia prodigiosa, digna de un relato o de un filme que se presiente bello, interesante y enriquecedor: “en Londres me subí a unos tacones y ya no hubo vuelta atrás. Allí encontré mi propio estilo y descubrí las prendas que verdaderamente me sientan bien y van con mi personalidad. Aprendí que la moda no es una norma, sino un modo de expresión. No se trata de dejarse llevar por las tendencias, sino de apropiarnos de las que realmente nos inspiran y reflejan nuestra forma de ser”.

Escribe, en consecuencia, que “cuidarse y verse con buen aspecto, tiene un efecto positivo en la mayoría de nosotros, y sentirse bien es parte integrante del conjunto de nuestra felicidad”.

Al concluir su texto introductorio, anota tres citas: “Conoce primero quién eres y después adórnate en consecuencia”, de Epicteto; “Encuentra bello todo lo que puedas; la mayoría no encuentra nada suficiente bello”, de Vicent Van Gogh; “El mejor cosmético para la belleza es la felicidad”, de la Condesa de Blessington.

Los rasgos de Beauty and More, descubren a alguien más que una mujer dedicada a hablar de belleza y modas, y desmiente a quienes sustentan que el tema de la apariencia física es superficial e irrelevante, y hasta inversamente proporcional a la razón. Blanca demuestra que se trata de algo que vale y tiene un sentido real.

Blanca Pascual Forcada, quien nació en Barcelona, España, el 10 de abril de 1973, es una mujer excepcional, un ser humano que sabe ser dama y demuestra cotidianamente que los temas, conceptos e ideas sobre belleza física y las modas no son rivales del conocimiento, el arte y la educación, y que cuando se combinan armoniosamente y con equilibrio, provocan el más profundo de los suspiros y la más grande admiración.

Hay días que no se olvidan. Existen momentos que permanecen en la memoria, en los recuerdos, en los sentimientos. Y es que una infancia completa y feliz, al lado de un padre y una madre que dan amor, educan y disfrutan la convivencia y la historia cotidiana de la familia que fundaron, innegablemente traslada a estaciones posteriores de dicha y plenitud humana.

Blanca, al definirse, acepta que creció “en un hogar feliz y tranquilo, con mis padres Joaquín y María Antonia, y mi hermano David, año y medio más pequeño que yo. Jugábamos mucho juntos. Era una niña con mucha imaginación. Me encantaba dibujar pintar, hacer manualidades y escribir historias, incluso crear mis propios juguetes y decorarlos, como cometas, peonzas o casitas de muñecas”.

Al abrir las páginas de su biografía, recuerda con entusiasmo: “también me gustaba muchísimo ir a la escuela. Me apasionaban todas las asignaturas de letras, es decir, la gramática, la literatura, la historia, la música y los idiomas. Me entretenía muchísimo sola; nunca me aburría. De hecho, me siento afortunada de haber crecido en una época en la que todavía no existían las nuevas tecnologías. Sé que es necesario el progreso y que estas herramientas nos ayudan en muchos aspectos de la vida actual, pero una infancia sin internet ni móviles ni consolas permite desarrollar muchísimo más el ingenio, la imaginación y la creatividad”.

Y así transcurrieron las horas y los días de su niñez, en aquel rincón de Barcelona, con una madre que a ella y a su hermana les dedicaba su amor y los cuidaba, y un padre cariñoso e inolvidable que participaba con alegría y emoción en juegos de mesa como dominó, parchís y ajedrez.

No olvida Blanca las tardes dominicales de juego y convivencia familiar. De pronto, hace un paréntesis con la idea de aclarar que no soportaba perder durante las partidas y los juegos de mesa. Era ganadora. Se preparaba, desde entonces, para ser una mujer triunfadora, siempre con respeto, honestidad y en base a sus principios y convicciones.

Reflexiona. Habla despacio, como si pretendiera resaltar los valores familiares, y es que “mis padres han sido ejemplo para mí y de ellos he aprendido la importancia de la familia, de cuidarnos y de querernos, y los valores de bondad, respeto, empatía, espíritu de superación y esfuerzo que siempre me han acompañado y ahora transmito a mi hijo”.

Otra pregunta más surge. Como escritor y periodista, escudriño, busco y descubro al ser humano. Disfruto la entrevista. Blanca es directa, educada, amable, formal. Su gentileza me recuerda a mi madre, fragmentada y hecha, igual que yo, de distintos orígenes, quien solía platicar que la gente de entonces, en Cataluña, era amable y respetuosa.

Blanca reconoce que siempre llevó consigo el gusto por la belleza y la moda, “pero es algo de lo que me he dado cuenta de mayor. Desde muy pequeña, con cinco o seis años de edad, me apasionaba llevar bolso y me ponía los de mi madre. También me gustaba elegir la ropa que me compraban. Me encantaba disfrazarme y maquillarme”.

Oh, la vida es una historia que se hojea un día y otro, y uno recuerda, al mirar las páginas, los momentos que se han protagonizado. Y se ríe y se llora porque eso son los días de la existencia, instantes, cuadros, escenas, rostros, acontecimientos, ilusiones, sueños, realidades.

Es Blanca quien refiere que ya de mayor edad, “empecé a personalizar prendas de ropa. Les añadía detalles e incluso las elaboraba yo misma. Las joyas y la bisutería también despertaron mi interés en la adolescencia, y me encantaba combinarlas con la ropa. Siempre han formado parte de mí”.

Creció con especial interés y pasión por el arte, el diseño y la fotografía. Prevalecía su vocación por todas las asignaturas relacionadas con las letras, motivo por el que consideró que el Periodismo y la Publicidad representaban una formación académica que le permitiría adquirir, ampliar y profundizar conocimientos en ámbitos como gramática, literatura, ciencias políticas y sociales, diseño gráfico y fotografía. De esa manera, agrega, “podría estudiar lo que me apasionaba y tener a la vez una buena salida profesional”.

Fue así como estudió Ciencias de la Información con especialidad en Publicidad, en la Universidad Autónoma de Barcelona, profesión que ejerció, inicialmente, en el Departamento de Marketing de una empresa que se dedicaba al diseño gráfico y a la digitalización visual.

Los recuerdos son la oportunidad de volver a experimentar la vida. Ella, Blanca, Blanca Pascual Forcada, declara: “mi padre, desde pequeña, me enseñó a apreciar el arte. Recuerdo que íbamos de paseo por las calles de Barcelona y me preguntaba: ¿has visto el trabajo que hay en este edificio modernista? Y como este ejemplo, en muchísimas ocasiones resaltó el trabajo en los relieves y las decoraciones de los techos, el tapizado de una silla, el realismo pictórico de un bodegón, el diseño de una preciosa vajilla antigua”.

De hecho, agrega Blanca, “mi familia paterna siempre ha sido muy artística y creativa. Mi padre ese ebanista de profesión; aunque luego cambiaron los tiempos y se dedicó a otras actividades. Mi tía cantaba en el coro del Gran Teatro del Liceo, gracias a quien aprendí a amar la ópera. Mi tío era joyero. Mi abuelo era fotógrafo. Eran, por cierto, una familia muy humilde; pero él, mi abuelo, tenía su pequeño estudio de fotografía en casa y revelaba sus propias imágenes de paisajes y retratos preciosos, en blanco y negro e incluso en color cuando todavía no era práctica habitual. Tenía mucho talento”.

Prosigue con el relato de su vida: “una prima de mi padre tenía un taller de esmaltes y daba clases. En el instituto, durante el bachillerato, tuve una profesora de arte, Gloria Mata -aún recuerdo su nombre-. quien supo contagiarme su pasión por el arte. Después vinieron los viajes a ciudades maravillosas y pueblos encantadores, con visitas a museos y exposiciones, que siempre me resultaron muy gratificantes y llenaron de momentos inolvidables mi juventud. Me interesan todas las formas de expresión del arte. Por supuesto, me fascinan los tres pilares del arte: la pintura, la escultura y la arquitectura. Y lo que realmente me apasiona es que el arte se encuentra en tantísimos aspectos de la vida. Uno puede distinguir el arte en la creación del vestuario de una película, en el diseño de la portada de un disco, en las páginas de un libro, en una fotografía, en una joya, en un vestido de alta costura, en la letra de una canción… El arte embellece al mundo y hace más rica nuestra existencia”.

Calcula que su inclinación al arte comenzó en su adolescencia. “La fotografía es afición familiar. Tanto mi padre como mi abuelo han amado la fotografía. Empecé con la fotografía clásica y después llegó la digital. Me encanta la edición de fotos. La mayor parte de las fotografías que publico en mi blog son hechas y editadas por mí, mientras en las que aparezco, las toma mi marido. Me resulta más gratificante crear una publicación con fotografías propias que con imágenes de archivo”.

Uno aprende a conocer a Blanca y a interpretar sus palabras y sus silencios. Tiene historia. Es mujer de ayer, de hoy y de siempre. Manifiesta que el diseño es algo que aprendió a apreciar y descubrir por sí misma. Incluso, en la adolescencia orientaba su atención en el diseño gráfico de revistas, discos, carteles, documentos publicitarios y etiquetas de productos. El diseño mobiliario y de interiores le fascina y le interesa. Asistió y participó en un curso de interiorismo.

Complementariamente, Blanca se siente atraída por la fotografía artística y periodística, y en especial la publicitaria. Experimenta pasión por el color, le fascinan la infinidad de tonalidades que puede capturar una cámara y los efectos que se obtienen con la luz y el contraste. El color, en general, le apasiona, la embelesa… “en la naturaleza, en la pintura, en la decoración, en la moda, en los accesorios y hasta en los esmaltes de las uñas”.

Fiel a su proyecto de vida, a su destino, a su historia, Blanca se sabe conocedora del diseño gráfico y de interiores, pero indica que no se dedica al referente a la moda. “De momento, el blog Beauty and More está creciendo y me centro en que gane solidez”.

Relata que desde hace 12 años trabaja en el sector de Recursos Humanos de una entidad bancaria, empleo que obtuvo gracias al nivel de inglés que adquirió en Londres. “Este trabajo me ha brindado la oportunidad de adquirir muchos conocimientos sobre capital humano, excelencia profesional, diversidad, conciliación, igualdad y muchos temas que le eran totalmente ajenos.

En Londres, laboró en el área administrativa de una empresa consultora de ingeniería, y se sintió afortunada de trabajar en el Departamento de Educación del Museo Tate Britain, por cierto una de sus experiencias profesionales más enriquecedoras y gratificantes en su vida.

Une las remembranzas y se traslada hasta los otros días, a los del ayer, cuando en su adolescencia trabajó ocasionalmente en el Gran Teatro del Liceo, donde apareció en algunas óperas como figurante y bailarina, gracias a su tía, quien le consiguió el acceso a los castings. Evidentemente, le favoreció el Ballet Clásico, que estudió hasta los 16 años de edad.

Beauty and More es su espacio, su página oficial, el recinto digital donde se encuentra a sí misma. Surgió por su inquietud de poner en práctica su formación académica en Periodismo y Publicidad, aunado a su interés y pasión por el diseño, la fotografía, la moda y la belleza. Tiene la característica de escribir y publicar con claridad sus textos en español e inglés.

Confiesa que, profesionalmente, le hubiera encantado ser editora de una revista de moda, belleza o decoración; sin embargo, al crear su propio blog, exploró y obtuvo esa posibilidad. Construyó su propia oportunidad. Se atrevió a hacerlo. Y es que “para que un proyecto funcione y no se abandone, tiene que estar relacionado con algo por lo que se sienta pasión y se posean conocimientos”, reflexiona.

Un día de su vida, decidió trasladarse a Londres con la intención de aprender inglés. Siempre fue una mujer con proyectos. Anhelaba adquirir un excelente nivel de inglés para tener opción a un empleo óptimo en todo sentido. La idea era permanecer en esa ciudad unos meses, pero le apasionó tanto, que determinó quedarse mayor cantidad de tiempo.

Por cierto, cuando comenta que en Londres subió a unos tacones y ya no hubo vuelta atrás, “se trata, sin duda, de una frase que tiene sentido literal y también figurado. Cuando llegué a Londres, la mayor parte de las mujeres llevaban tacones altos. Era normal llevarlos. Los vendían en todas partes. En España no era habitual. Me encantó esa tendencia. Desde entonces, los utilizo casi a diario”.

En sentido figurado, añade, “lo que quiero decir con subirme a unos tacones, es que mi perspectiva de la realidad cambió, vi el mundo desde una posición más alta que me permitió descubrir y mirar nuevos horizontes y abrir mi mente a infinidad de culturas, estilos, formas de pensar y de vivir que hasta la fecha desconocía. Londres es una ciudad muy cosmopolita. Me impactó profundamente”.

Observadora, reflexiva, profunda, Blanca reconoce que en Londres apreció “una libertad de expresión a la hora de vestir y maquillarse, que estaban a años luz del tradicionalismo que había en Barcelona. Esa forma de entender la moda y la belleza me enseñó que no hay que regirse por cánones, sino ponerse lo que te hace sentir bien y expresa quién eres como persona. Como anécdota puedo contar que lo de llevar tacones, forma tanta parte de mí y de mi personalidad, que hasta el día que fui a dar a luz a mi hijo, los llevaba puestos. Mi marido no podía creerlo y siempre comparte la historia con amigos y familiares”.

Explica que tiene un truco sencillo que, además, no cuesta dinero, el cual consiste en suscribirse a las newsletter de revistas de moda y de marcas de belleza que destacan por ser trendsetters. “Estar al tanto de las tendencias en color marcadas por Pantone es también de ayuda. Otra forma sencilla de estar al corriente de las tendencias es visitar la sección de novedades en moda y accesorios de páginas web, como net-a.porter, matchesfasion, mytheresa”.

Blanca tomó la decisión de aportar y dejar huella. Se preparó y tuvo valor de hacer algo que marcara los días de su existencia. Hace una pausa y recomienda a las mujeres que no se apresuren ni autopresionen, que llegará el momento en que se sentirán preparadas para llevar a cabo sus proyectos. Entonces, todo fluirá.

Opina: “creo que es fundamental el hecho de que yo misma considero la moda y la belleza una forma de expresión, algo que junto con el cuidado personal nos hace sentir bien, a gusto con nosotros, y es un reflejo de nuestra personalidad, es decir una proyección de nuestro interior para mostrar la mejor versión de nosotros, pero sin caer en la superficialidad. La belleza física es efímera, pero si hay belleza interior y se cultiva con conocimientos, también hay espacio para mostrarte al mundo con buen aspecto. Intento que esto se transmita en mis publicaciones y también pretendo que se proyecte la necesidad de una belleza sin tóxicos que respete nuestra salud y una moda más consciente que consiste en comprar menos, pero con más calidad, con piezas que sean atemporales y tengan mayor durabilidad en el tiempo”.

El tiempo camina implacable, mientras los conceptos y las palabras de Blanca dan forma y sentido a la entrevista. Con emoción, explica: “todo me inspira. Soy una persona muy observadora y cualquier imagen, frase u objeto me pueden dar la clave para mi nueva publicación. También me inspira sentarme en la calle y mirar a la gente pasar. Eso siempre da ideas”.

Cita una anécdota sobre los anuncios publicitarios de televisión: “no me gusta el contenido actual que dan en televisión, pero desde siempre me han gustado los anuncios. Mi padre los quitaba enseguida y mi marido igual, y yo le insisto no, no, no los quites, déjamelos ver. Me gusta mirar el trabajo visual y creativo que hay en un anuncio, el mensaje que se intenta transmitir y a quién va dirigido, qué promesa subjetiva está vendiendo…”

Si Blanca tuviera que enviar un último mensaje a las mujeres, las exhortaría a “que sean dueñas de sus propias vidas. Que estudien y se forman, que tengan sed de conocimiento, que se cuestionen las cosas y vean más allá de lo convencional y establecido. Esto les dará visión, libertad, conocimiento, criterio y autonomía para poder alcanzar sus propios sueños”.

Creativa e inagotable, Blanca destaca que aparte de su familia, su empleo y su blog Beauty and More, “en el poco tiempo libre que me queda, tengo un pasatiempo que consiste en elaborar collares y pulseras. Crear me relaja muchísimo. Quizá en un futuro crearé una tienda online para promocionarlos”.

“Nunca me he planteado la opción de escribir un libro, pero sí, en cambio, seguir publicando en mi blog Beauty and More, porque me enriquece muchísimo, y quizá probar suerte con la promoción de mis collares y pulseras. En un futuro no descarto volver a pintar. Hubo una época en la que pintaba, pero al empezar a trabajar, lo dejé. Nunca es tarde para retomar la pintura”, concluye Blanca Pascual Forcada, mujer de siempre, extraordinaria, quien acepta que tiene otras aficiones como la lectura, el cine, la música y los paseos. De cierta manera, “podría estar el día entero paseando. Es mi actividad física favorita”.

Y así, en estos días inolvidables e irrepetibles de nuestras vidas, Blanca sigue la ruta que eligió para llegar al destino que anhela y le ilusiona, quizá con la convicción y el ejemplo de que hay que atreverse a protagonizar la historia que se sueña.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

 

Blog Beauty and More, propiedad de Blanca Pascual Forcada:

https://beautyandmore.blog/

Fotografía de la colección de Blanca Pascual Forcada/ Beauty and More