Y un día, la gente se va

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Y un día se va la gente que uno conoció. Hombres y mujeres, al retirarse, llevan consigo la memoria de sus biografías y la carga de lo bueno y lo malo que hicieron durante su paseo por el mundo. Y un día quedan las fotografías atrapadas en cajas, marcos, álbumes y archivos que nadie vuelve a mirar. Permanecen, en las imágenes, rostros, figuras, momentos y cosas, como si cada uno hubiera preguntado: “cuando yo ya no exista, ¿habrá alguien que me recuerde? Y un día las plantas del jardín empiezan a marchitar. El pasto crece, las enredaderas y las hiedras trepan insaciables y los abrojos cubren y asfixian las flores, cual desafío a la ausencia de quienes amaban las plantas y los árboles. Se convierte el jardín en un trozo de paraíso menos en el planeta. Y un día, casi imperceptiblemente, las calles, las plazas y las tiendas se aglomeran con nombres y apellidos que sustituyen a los que se fueron y de pronto resultan extraños. Y uno se va sintiendo más solo. Y un día, las fragancias y los sabores de la cocina son otros. Se pierden las recetas. Y un día, uno a uno, las sillas del comedor y los espacios de la sala van quedando vacíos, hasta que la lista de faltantes provoca hondos suspiros y lágrimas que duelen mucho. Y un día, la vejez asoma a las ventanas y toca a las puertas de la gente que uno conoció y trató. Ya no hay a quién estrecharle la mano. Son menos los abrazos y los besos. Quienes apenas ayer entregaron lo mejor de sí a los demás, se dan cuenta de que, a cierta edad, no son prioridad ni figuran en los planes de otros. Y un día, uno deja de ser hijo, nieto, hermano, padre, madre, abuelo, pareja, amigo, compañero, habitante, vecino. Y un día, cuando uno piensa que ha asimilado las lecciones de la vida y está preparado para mejorar su historia, aparece la muerte que provoca el último suspiro. El libro de la biografía se cierra de pronto, quizá con un destino parecido a otros que son olvidados, mientras sus páginas amarillentas y arrugadas envejecen y se sienten invadidas de polilla, hasta que se desintegran. Y un día, uno muere y tal vez, a pesar de las lágrimas y las flores sobre la cripta, será olvidado porque la vida continúa, similar a un río cristalino. Y un día, uno queda solo y se va igual, como llegó, sin compañía. Y un día, uno es llanura, pasado, desmemoria, acompañado exclusivamente de la luz o de la oscuridad que portó en el mundo. Y un día, uno es esencia y no cuerpo, luz y no oscuridad, infinito y no temporalidad. Y un día.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

Repaso

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Un caballero no olvida el detalle de sorprender a su dama con una canasta pletórica de flores y la promesa de hacer de cada instante un motivo de alegría

Hoy recorro, felizmente, las rutas del amor, entre paisajes al natural y otros de luces y cristal, donde te miro conmigo, me veo contigo, en el sutil encanto de dos miradas que son una. Abro las páginas de nuestra historia y, en cada línea escrita, con sus mayúsculas y sus minúsculas, sus acentos y su puntuación, doy lectura a tus capítulos y a los míos, a lo que somos y hemos construido, hasta comprobar que tenemos un ayer compartido, poseemos un hoy que hacemos prodigioso y aseguramos, por lo mismo, un mañana sin final. Repaso, a tu lado, igual que dos patinadores sobre hielo -ella y él, tú y yo-, las horas y los días, los callejones y los remansos, los sueños y las vivencias de un amor que descubre nuestros rostros en notas de colores, en matices, supongo, parecidos a los que Dios utiliza cuando pinta los sentimientos que nos regala. Rescato de fechas lejanas momentos irrepetibles, instantes dichosos, que ilusionan, dan alegría e invitan a convertirlos en cimientos y puentes a un hoy esplendoroso y mágico, cautivante e inolvidable, entre tú y yo.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

No lo olvides

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Nunca olvides la ruta que un día, a cierta hora soñada, trazaste feliz, con tanta ilusión. No la pierdas. Si así aconteciera, también se extraviaría algo de ti y serías, tristemente, una persona rota. No sepultes tus alegrías ni tus sueños -reflejos de tu alma-, y menos por apariencias o por complacer a gente que envidia tu dicha. No te condenes al sufrimiento a cambio de superficialidades y tonterías. Es una locura empeñar la eternidad feliz y tranquila a cambio de unos años, en el mundo, de poder y riqueza obtenidos y utilizados cruelmente. Siempre recuerda de dónde vienes y quién eres para que nadie ni nada te confunda. No empeñes ni vendas tus sentimientos, que valen más que los apetitos, el poder y las fortunas sin causa ni rumbo. Sé tú, completo, inconfundible, sin mezclas que te aparten de ti. No te confundas con las imágenes que los días, al repetir sus pasos y multiplicar sus ascensos y descensos, transforman y desfiguran. Confía en ti y sigue la luz que proviene de tu interior. No busques en tumbas; mejor descúbrete en el amor, los sentimientos, los ideales, las sonrisas y los pensamientos que hay en ti y en otros. Encuéntrate en ti, en las gotas de lluvia, en los árboles, en el pulso de la creación. Sé feliz. No cargues maldad. Construye tus alas con el amor y el bien que derrames en los demás. Sálvate con la intensidad de tu luz interior. No apagues tu destino infinito. Y cuando llegue tu instante postrero, deja huellas, una sonrisa y un “te quiero”.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

El amor, la amistad…

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Siempre he pensado -y aquí, en la colección de mis letras, es posible comprobarlo- que el amor y la amistad son sentimientos excelsos, algo que brota del interior y parece venir de lo más alto. Se trata, cuando son auténticos, de dos joyas reales que alumbran y distinguen a las personas, a los seres humanos que han aprendido a equilibrar la fórmula de la esencia, la luz, con la arcilla y la finitud. Para algunos, por sus apetitos, intereses, caprichos y arrebatos, el amor y la amistad parecen envolturas de simples objetos que utilizan y desechan, y lo miramos aquí y allá, en todas partes, con resultados que se traducen en gente traicionada, sola y entristecida; otros, en tanto, saben, y así lo sienten desde las profundidades de sus almas, que entre más genuinos e intensos son ambos sentimientos y los practican no como una simple coincidencia, un saludo, una casualidad o un fin para obtener ciertos resultados, sino los vuelven estilos de vida, parte de sí mismos, ministerio y lectura de sus códigos humanos, ya se encuentran en otro nivel, en un peldaño superior donde la vida sonríe y todo se muestra más pleno. Significa que uno ya posee, entonces, dos de las llaves que abren las puertas a cielos insospechados. El amor y la amistad, principalmente en la hora actual en la que tanto sufrimiento parece desmantelar a la humanidad entera, hacen falta, y no para saciar apetitos en posadas de una noche ni con el objetivo de embrutecerse con bebidas embriagantes hasta caer a estados de fieras. Son rasgos que exclusivamente pertenecen a aquellos hombres y mujeres que han superado estados primarios y se encuentran en niveles superiores, con parte de la fórmula de la inmortalidad.

Abrazo a mis queridos compañeros blogueros, a mis amables lectores y a mis contactos en las redes sociales, con amistad y cariño.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

Se llamaba Salud

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Era una niña descuidada. Estaba en un rincón, atrapada entre muros carcomidos e intoxicados de salitre, cerca de goteras, lodo y telarañas que cubrían vigas apolilladas, objetos de acero con herrumbre y piedras enlamadas. Se sentía abandonada y triste. Ya no estaban a su lado, como antes, apenas ayer, la alegría, los sueños, las ilusiones y el encanto de la vida. Todas, en su huida, habían renunciado a los juegos. La armonía y el equilibrio permanecían desgarrados. Le acompañaban sus hondos suspiros que se diluían con los ecos y pedazos de los otros días -ayer, cuando jugaba tan feliz- y con los murmullos y sigilos que, a veces, en la soledad, aparecen de improviso, acaso cual remembranza, probablemente como tortura, quizá porque así son las condenas, tal vez por todo y nada. Entumecida, no olvidaba su valor; mas la casa, otrora palacio, desmoronaba cotidianamente por el descuido de tantos años repetidos. Paredes y techos se desgajaban y caían, igual que un leproso contempla su cuerpo incompleto y pútrido que se despedaza irremediablemente. La hediondez se acentuaba cada instante, resultaba insoportable y ofendía los sentidos. Ella, la niña, ya no jugaba. Su rostro pálido y su mirada extraviada, indicaban un naufragio inevitable en rutas demasiado peligrosas, donde los sobrevivientes, al final, perecen. La niña era una vieja desdentada y enjuta, ciega y mutilada, manca y tullida, que apenas se arrastraba para comer hongos, musgo, lombrices y caracoles. Era la salud con aspecto de enfermedad. La salud -tan jovial que había llegado- enfermó gravemente y, por lo mismo, sentía morir. Permanecía agónica y presa en aquella casa, antaño intoxicada por la ignorancia, el descuido, la lujuria y la irresponsabilidad de su dueño. Cuántas personas, en el mundo, contaminan y pervierten a su huésped -la salud- y la encarcelan en órganos putrefactos, mientras abren puertas y ventanas a otra invitada -la enfermedad-, aliada incondicional de la muerte en su más dolorosa y macabra expresión. Parece que hombres y mujeres, en amplio porcentaje, ignoran que la salud es una niña que necesita jugar y recibir alimentación nutritiva, combinada con ejercicio, aire y sol; al contrario, la amargan e intoxican, hasta deformarla, envejecer su rostro, deformar su organismo y entregarla a la muerte, con bebidas y alimentos artificiales, inactividad y vicios. El coronavirus y otras enfermedades contagiosas y mortales, buscan, entre sus víctimas preferidas, a quienes han olvidado a esa niña de nombre Salud, a la que cotidianamente acorralan y sepultan, hasta provocarle formaciones extrañas, segregación y derrame de líquidos enrarecidos, pestilencia, cansancio y ausencia de vitalidad. El encanto se acaba y, en consecuencia, se manifiestan goteras, muros fracturados, techos rotos, ayeres nostálgicos, presentes dolorosos y mañanas inciertos. Hay que entender que, como dueños de la casa, las personas tienen la responsabilidad de cuidarla y hacer de sus recintos un palacio hermoso o una pocilga.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

Luis Navarro García, una marca que da confianza

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Es una marca humana que da confianza. Es su cumpleaños. Es un ser humano extraordinario. un hombre bueno y honesto que ha acumulado experiencia y cuenta con una trayectoria reconocida como empresario y funcionario público municipal, estatal y federal.

Ante todo, es un ser humano, una persona, un hombre que nació en Morelia, capital de Michoacán -estado que se localiza al centro-occidente de México-, donde su nombre y sus apellidos permanecen grabados en la memoria de la gente que lo conoce y que, en algún momento de sus vidas, lo han tratado.

Se trata, obviamente, de Luis Navarro García, el hombre que, a pesar del enojo de quienes lo consideran adversario e incluso obstáculo para sus aspiraciones políticas, se encuentra presente, desde hace meses, en el transporte público y en las azoteas -en los espectaculares-, con la promoción de su iniciativa ciudadana “Morelia nos toca”, orientada a la participación social, a trabajar en proyectos integrales bajo la fórmula autoridades-población y a propiciar el desarrollo, el bien común y transformaciones sustanciales en todos los ámbitos.

Es el mismo personaje amable, sonriente y honesto con quien colaboré, profesionalmente, hace algunos años, cuando impulsó con éxito el programa ciudadano “Haz barrio”, tendiente a fomentar el consumo local, dinamizar la economía municipal y regional y fortalecer los negocios pequeños, el autoempleo, las empresas familiares.

Me consta que entonces, como titular de una dependencia municipal responsable de la economía y las inversiones en Morelia, dio lo mejor de sí, presentó resultados positivos y logró, como hoy con su propuesta, colocar “Haz barrio” en un peldaño de excelencia que propició despertar conciencias sobre la relevancia, necesidad y urgencia de apoyar el consumo local, proyecto que más tarde, en la siguiente administración, fue desdeñado.

Uno, parece, no termina de conocer a las personas. En las horas de los desafíos, los planes y los retos, es cuando, generalmente, hombres y mujeres se prueban realmente y demuestran de qué clase de arcilla están hechos.

Hace algunos años, tras concluir su más reciente cargo público -secretario de Fomento Económico en la capital de Michoacán-, Luis Navarro García resultó electo presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo de Morelia, una de las agrupaciones empresariales de mayor antigüedad y tradición en México -fundada en 1895 por el ferretero alemán Luis Andresen y protocolizada en 1896 por el hombre de negocios y hacendado Ramón Ramírez Núñez- con el reto principal fue rescatar la estabilidad financiera de la misma y asegurar su autonomía económica. Y lo logró.

Parecía descomunal su reto, pero él, acostumbrado a enfrentar desafíos, fue tenaz y dedicó semanas y meses -oh, el tiempo es vida- a subsanar las finanzas y, por añadidura, entregar, al final de su gestión, una administración sustentable. Lo que parecía imposible, lo hizo realidad por medio de entrega, trabajo, disciplina, esfuerzo y honestidad.

En aquellos días, los de postrimerías de 2017, tuvo la amabilidad de invitarme, como artista y escritor, periodista e investigador, a crear una obra, un libro acerca de la historia de la institución empresarial, anticipándome que antes de publicarlo, tendría que devolverle su capacidad económica a la asociación de comerciantes, lo que, evidentemente, significaba que yo correría el riesgo de que mi manuscrito quedara en espera de otra oportunidad. Saldar deudas millonarias y rescatar a la Cámara de Comercio de Morelia, era su prioridad.

Comprendí que los datos, la información y la historia de la Cámara de Comercio de Morelia estaban dispersos, rotos y extraviados. No resultaría sencillo investigar y escribir un libro con las características deseadas. No obstante, el nombre de Luis Navarro García vale mucho e inspira confianza y respeto, credibilidad absoluta, motivo por el que acepté la invitación con la certeza de que publicaríamos la obra. Creí en él porque es una garantía, una marca humana confiable, y el prestigio y los valores no se encuentran en las vitrinas ni en los anaqueles de las tiendas, y menos tras cristales que exhiben maniquíes alumbrados por reflectores, como es el estilo de vida de tantos políticos aferrados al poder, quienes se adueñan de partidos y votantes.

El tema del libro pertenece a otra historia. Únicamente explicaré, por hoy, que a pesar de las dificultades, las críticas, los obstáculos y los problemas, Luis nunca claudicó y sí, al contrario, luchó arduamente con la idea de cumplir sus promesas y dar algo más, una constancia para la historia dedicada a los empresarios de Morelia.

No pocas veces, Luis Navarro García se ha referido a la obra 123 años de historia, Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo de Morelia, como “nuestro libro”, y tiene razón, a ambos pertenece la dicha y el privilegio de ser autor y presidente, respectivamente. Creyó en el proyecto y lo defendió. Hasta consiguió el respaldo de los empresarios. Me acompañó y se involucró conmigo en aquellas jornadas inolvidables de revisión y diseño. Comprobé, una vez más, que Luis Navarro García no es un figurín improvisado que vista a la moda de los partidos políticos; es un personaje, un ser humano que no defrauda ni traiciona. Si se involucra en un proyecto, en alguna promesa, entrega lo mejor de sí, ofrece resultados y cumple.

Hoy celebra su cumpleaños dignamente. Y aunque sus adversarios lo critiquen y otros lo vigilen, insisto en que Morelia necesita políticos como él, hombres y mujeres con marca registrada, porque es garantía del compromiso y la responsabilidad que requieren los mexicanos para deshacerse de la basura y transitar a verdaderos estados de bien y desarrollo social. Feliz cumpleaños y mucho éxito en tu vida, Luis. Gracias por tu amistad, por ser quien eres y por dar ejemplo de calidad humana.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

Fórmula con cierta intencionalidad

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Para que alguien resbale y caiga, es preciso, de alguna manera, que pierda el equilibrio. Y si, además, se le rompe, se le abandona en el suelo, se le fractura, y se le enfrenta a otros y se le divide, mayor será su fragilidad, al grado de que resultará sencillo mantenerlo enajenado, totalmente manipulado, para ejercer control absoluto. Esta fórmula ofrece, sustancial y materialmente, un consejo con objetivos y resultados mezquinos y perversos. No obstante, se trata de una estrategia que, aquí y allá, en distintas regiones del mundo, las élites poderosas han aplicado gradualmente, con cierta intencionalidad, como enfrentar y dividir a los opuestos -padres e hijos, profesores y alumnos, patrones y trabajadores, adultos y menores, autoridades y sociedad, mujeres y hombres, acaudalados y pobres-, con la idea de desgarrar a las familias, a los pueblos, a las instituciones, y así, rotos, adversarios y enajenados, apoderarse de sus voluntades, de sus cosas, de sus destinos, de sus vidas. Y lo han hecho, primero, por medio de la radio y la televisión, y, ahora, a través de redes sociales y páginas cibernéticas, casi de manera imperceptible, sin que la gente entienda que siempre, desde hace varias generaciones, han convivido con el enemigo en casa, en la sala, en el comedor, en el jardín, en la cama, en el estudio, en la cocina, en todas partes. Los resultados se encuentran ante todos, con gobiernos y pueblos intolerantes, violentos, deshumanizados. Miramos tanta crueldad y falta de valores -ausencia de bien-, que a veces preguntamos dónde quedamos, en qué lugar quedaron los ecos y trozos de lo que fuimos. Una humanidad descosida, esclava de sí misma, transformada en serie, en sentimientos e ideas uniformes, carente de valores, cruel e inculta, está destinada a resbalar y caer en lo hondo de abismos mortales. Es hora de reaccionar, al menos quienes todavía conservan el bien y la verdad en sus vidas. Son quienes podrán rescatar y salvar a la humanidad. Sumemos y multipliquemos por el bien y la verdad, por los sentimientos nobles y los pensamientos libres, por los sueños y la vida en armonía, con equilibrio y plena.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

Y pregunto, ¿quién eres?

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

¿Quién eres, si no una envoltura hermosa con textura de orquídea y rostro de mujer? ¿Quién eres, si no una mirada en femenino? ¿Quién eres -me pregunto cada noche, mientras escribo mis obras-, si no la musa de mi inspiración? ¿Quién eres -insisto-, si no una luz que ilumina el maquillaje natural de tu arcilla? ¿Quién eres, si no la dama de un caballero que solo aprendió a escribir, amar y vivir? ¿Quién eres -me cuestiono asombrado-, si no mis letras y mis suspiros, mis horas y mis años, mi finitud y mi eternidad? ¿Quién eres -perdona tanta interrogante-, si no la locura de este amor? ¿Quién eres, que te siento a la entrada y en el interior de mi alma? ¿Quién eres -interrumpo tus actividades cotidianas para que contestes-, si no el tú que siento en mi yo? ¿Quién eres, cuando duermo, en la noche, mientras en sueños te miro, con tu cara de niña, patinar sobre la nieve? ¿Quién eres, si te descubro en los aromas y en los colores de primavera, en los arcoíris y en las gotas de verano, en el aliento y en la hojarasca de otoño y en los copos de invierno, aquí y allá, a toda hora, en las mañanas y en las noches, en las tardes y en las madrugadas, al mediodía y no sé a qué hora? ¿Quién eres, si apenas ayer jugábamos al amor y a la vida en un paraíso escondido, en nosotros mismos, en nuestro refugio? ¿Quién eres, si no mi poema, mi yo desde ti, mi tú desde mí, uno y otro en el mundo y en el infinito, ambos en versiones humana y etérea, en un amor que no se extingue y se siente y escribe en tu nombre, en el mío, en los dos, al amar, reír y volar libre y plenamente?

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

El muchacho

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Qué tristeza y cuánto dolor significa arrancar, en la campiña o en el jardín de la casa, la flor que apenas crece, los pétalos que aprenden, por su edad, a segregar los perfumes de la vida, la criatura de bella inocencia y deliciosa textura por la que deslizan las gotas del rocío. Cuán doloroso es mirar el ocaso de la gota de agua que recién brota de la intimidad de la tierra, en el manantial, y qué lamentable es presenciar la agonía de una tarde matizada de colores y envuelta en fragancias primaverales… Duele la muerte espontánea, lastiman las despedidas que no se esperan, hieren las ausencias que se presentan de improviso. Hoy siento nostalgia. Derramé algunas lágrimas. El muchacho, el joven amable de la tienda, murió en un accidente. Me enteré esta tarde. Era un hombre de aproximadamente 25 años de edad, sonriente y educado. Estudiaba una licenciatura en la universidad y trabajaba en una tienda de comestibles. Cerraba el establecimiento a las 10 de la noche; sin embargo, de acuerdo con sus obligaciones laborales, permanecía dos horas extras en el local con el objetivo de efectuar corte de caja, limpiar los anaqueles, colocar mercancía y llenar los refrigeradores con jugos, refrescos y sodas. Una vez que concluía, marchaba a su departamento, en el centro histórico de la ciudad. Se trasladaba en su moto. Un día y otros, mientras me atendía, platicaba que vivía solo y que tenía aspiraciones y la ilusión de concluir sus estudios universitarios y ser un hombre dedicado a hacer el bien a los demás, triunfar en su profesión y formar una familia bella y unida. Sonreía mucho. Nunca lo vi enojado. Era respetuoso, tolerante y educado. A diferencia de amplio porcentaje de tenderos malhumorados, este joven, cuyo nombre desconozco, era bueno, agradable, sencillo. Irradiaba honestidad y buenos sentimientos, y lo demostraba en su trato diario con los clientes. Algunas veces le di consejos y otras, en tanto, intercambiamos comentarios, anécdotas y hasta sonrisas. Era uno de esos muchachos alegres y bien intencionados a los que uno bien podría expresar: “eres grandioso. Te felicito. Mereces ser intensamente feliz. Te entrego el mundo con la intención de lo que mejores. Personas como tú, necesita la humanidad. Aporta lo mejor de ti, lo que te corresponde. Sé que no me decepcionarás”. No obstante, un accidente fatal, a una hora infausta, provocó su fallecimiento, y así, con tristeza lo declaro, los seres humanos perdimos a uno más dentro de la gente buena. Duele tanto.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

El arte, un estilo de vida

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Un artista, cuando se entrega al proceso creativo de las letras, los sonidos, las formas y los colores, desnuda al ser humano, a la naturaleza, al material yerto, al universo, los sentimientos, los ideales, los pensamientos, la realidad y los sueños, y los cubre y decora con las gotas etéreas del paraíso, en una corriente que fluye incesante dentro y fuera de uno. Un artista, al inspirarse, convive y habla con las musas, con los árboles, con los océanos, con Dios. Un artista deja en cada letra y palabra un sentimiento, una idea, un sueño, una vida, un significado. Un artista lo es a toda hora, en la mañana y en la noche, en la tarde y en la madrugada, mientras duerme y cuando vive, más allá de aplausos, becas y premios. No necesita máscaras ni utiliza muletas. Es su arte, su estilo, su obra y su encanto al crear. Un artista es letra poema y texto, o pintura y escultura, o música, o cualquier expresión sublime del alma, en su ininterrumpida correspondencia con la vida. Un artista escucha, en la madrugada fría y solitaria, un amanecer soleado, una tarde lluviosa o un anochecer caluroso o nevado, que la inspiración toca a su puerta y asoma por su balcón y sus ventanas, y, feliz, ya con una dosis de ideas, despierta y crea. Un artista desconoce horarios y escribe en lunes o viernes, pinta en martes o domingo, arranca melodías a los instrumentos un miércoles y hasta un jueves, o cincela la piedra cualquier sábado, en primavera y en verano, en otoño y en invierno, cuando el calor es sofocante y la tempestad parece incesante, o a las horas del viento otoñal y en los instantes de los copos invernales. No hay tregua en una vida consagrada al arte. Un artista se sumerge en las profundidades inconmensurables de la fuente infinita, de donde extrae tesoros, obras, en minúsculas y mayúsculas, que entrega a la humanidad como regalo del cielo. Un artista, en el instante postrero de su existencia, piensa que aún necesita entregarse a la creación de su obra magistral, acaso sin darse cuenta de que al colgar tantos luceros en la pinacoteca celeste, ya es una estrella que alumbra a la humanidad y otros mundos.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright