El día que me vaya

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

El día que me vaya, las estrellas seguirán asomando en la espesura de la noche, acaso con la idea de recordar que existen otros mundos y fronteras celestes, probablemente para demostrar que la vida es incesante y no termina aquí, quizá con una luz con mayor intensidad, tal vez por eso y más. El día que me vaya, las gotas del rocío continuarán deslizando sobre los pétalos de las flores que tanto amé, indudablemente como lección de que los sentimientos son inextinguibles y se demuestran todos los días con las caricias de los detalles. El día que me vaya, el libro de mi biografía dará vuelta a la página final. a la hoja postrera, y se cerrará, seguramente, con el perfume de lo bueno y lo malo que hice, con los nombres y apellidos de la gente que tanto amé y con mis mañanas, tardes y noches que parecían inagotables y secretas. El día que me vaya, retornaré a casa, al hogar, donde reencontraré a aquellos que compartieron una historia conmigo, y esperaré a quienes permanezcan temporalmente en el mundo, para juntos, todos, volver a ser luz. El día que me vaya, los pájaros cantarán, igual que siempre, acompañados de los rumores y silencios del aire y de la vida. El día que me vaya, será la cáscara, el cuerpo, la piel, lo que ya no exista ante la falta de porvenir y el exceso de temporalidad; no obstante, estaré presente en esencia, en la luz que alumbra las almas, porque amo tanto a la gente que elegí como familia y seres cercanos, que los cuidaré y partiré con ellos. El día que me vaya, quiero dejar todo en orden y borrar mis desencuentros, si acaso los hubo, y estar en armonía y en paz. El día que me vaya, deseo muchas lágrimas de alegría, abrazos entre los que aún se encuentren presentes y pactos de hermandad y amor. El día que me vaya, se apagarán mis poemas, mis letras quedarán en hojas y en ciertos cuadernos, en libros impresos y en borradores, y, no lo dudo, en la memoria y en el recuerdo de algunos. El día que me vaya, tocaré a la puerta de Dios con el objetivo de darle las gracias por lo bueno y lo malo que viví en el mundo, por la gente que me acercó y por la historia que me regaló.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

A mis lectores, a mis compañeros blogueros y a mis seguidores

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

A todos mis amigos lectores, compañeros blogueros y seguidores:

Hoy, al finalizar 2020 e iniciar 2021, quiero agradecerles sus atenciones, sus comentarios, sus detalles y su respeto hacia mis textos y publicaciones, los cuales escribo y comparto con mucho gusto. Gracias por estar presentes.

Aprovecho la oportunidad para reiterarles mi amistad y mi compromiso de dar lo mejor de mí para ofrecerles calidad. A todos les doy las gracias por estar conmigo. Tienen mi amistad y respeto.

Más allá de creencias, ideologías y fronteras, reciban bendiciones. Les deseo lo mejor de la vida. Y anhelo, en verdad, que sumemos y multipliquemos cosas buenas con el objetivo de cambiar la dirección del mundo hacia algo más bello y pleno..

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

Agradecimiento

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

El agradecimiento es la flor que embellece el jardín, la estrella que resplandece en el firmamento, la actitud y el estilo de vida que engrandecen a los seres humanos. Es la diferencia entre lo burdo e ingrato de aquellos que sólo ambicionan aplausos y reflectores, y la modestia y sencillez de quienes se entregan a los demás a través de lo que hacen. No me gustaría resbalar a lo primero. Es la razón por la que hoy deseo agradecer a mis lectores la atención que tienen con mis textos, los cuales trato de escribir con calidad. Por respeto a mí, a mi obra, a la plataforma de wordpress.com y a mis lectores y seguidores, todos los textos que publico en este espacio, breves o extensos, son originales y se encuentran registrados en la oficina de derechos de autor, lo que garantiza de mi parte que las publicaciones que les comparto son auténticas y legalmente protegidas. Respeto a mis lectores y a mis colegas escritores y blogueros. Hoy sólo pretendo agradecer a todos la lectura de mis textos y el respeto a los mismos, e invitarlos a que continuemos juntos por esta senda. Gracias.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright