Y así inician las grandes historias

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Ahora busco, por ti, hacer de cada detalle una obra grandiosa. Quizá por eso es que cuando asomo a los espejos de las fuentes, quiero regalarte la inmensidad del cielo que descubro

Y así comienzan las grandes historias, con un reencuentro inesperado, un paseo alegre, la risa por el reflejo en los cristales de un aparador, un día común de la semana que con un detalle pequeño o una palabra hermosa y tierna se vuelve épico e inolvidable. Los mejores guiones empiezan cuando uno y otro sienten que fueron sustraídos de la profundidad de un sueño extraordinario para experimentar el prodigio de la vida igual que una burbuja que brota de la intimidad de un manantial y revienta ante el brillo del sol esplendoroso, y compartir entonces el encanto y la magia de un amor inagotable. Es componer juntos las primeras páginas de un libro interminable. El relato es sublime cuando dentro de los capítulos tú y yo nos miramos a los ojos, descubrimos que estamos juntos y fundimos nuestros pulsos hasta convertirlos en uno con el universo, con la creación, porque así, ante los claroscuros de la vida, tendremos abrazos de amor y otros de consuelo, lágrimas de dicha y tristeza, compañía durante las horas felices y en los minutos de desesperanza, siempre con un beso dulce y muchos más, y la ilusión de trazar y construir puentes y senderos hasta el instante que no se consume, al principio y al fin que palpitan en todo, a los parajes inimaginables de la eternidad. Así inician las historias inagotables, bellas, sublimes, mágicas e inolvidables de amor, con un tú y yo que cotidianamente se propaga por el mundo y la bóveda del universo, hasta escapar a los rincones del cielo. Las obras que saltan de las ilusiones e imaginación a una realidad de ensueño, son las que se inmortalizan. Sí, así inician las grandes historias, con un reencuentro como el tuyo y el mío, la emoción de regalarnos detalles y sorpresas, hacer de cada instante la oportunidad de moldear algo regio por minúsculo que parezca a los demás, el encanto de fundirnos en el relato de amor más subyugante.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright