Con las flores y las gotas que recolecto en mi mochila y en mi canasto de artista

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

La flor que una mañana, en su cielo, Dios pintó con los matices de su paleta de artista y perfumó antes de plantarla y regar sus hojas, sus raíces y su tallo, asoma un día cualquiera, en el jardín, a la hora que recolecto gladiolas, orquídeas, tulipanes y rosas en mi canasta de escritor, en mi mochila de poeta, con la idea de armar letras con los pétalos y formar palabras dulces. Así es como fabrico los poemas que un minuto y otros más, en cierta fecha -hoy y siempre-, me inspiras. La corriente que serpentea el paisaje abrupto y refleja el cielo y las frondas de los árboles, hasta navegar tonos azulados y verdosos sobre su piel de agua, me regala sus faenas y sus pausas, sus murmullos y sus sigilos, en un acto de correspondencia con la vida, con la naturaleza, para que mis poemas, al entregártelos, te salpiquen gotas diáfanas y comprendas y descubras que el amor se siente y que existen otros paraísos en uno. El viento que sopla y llega de rincones lejanos, de mundos insospechados, lleva consigo, en sus alas etéreas, incontables mensajes, los que te escribo cada momento, cuando pienso en ti y te siento en mí. Los colores de primavera, los perfumes de verano, la música del otoño y los rumores y silencios del invierno, se presentan en mi tintero, en mi libreta de apuntes, en mi pentagrama, en mi lienzo, con el objetivo de fundirse y acompañarme durante mis horas de creación, los instantes de magia e inspiración, cuando la locura de este amor se apodera de mí y escribo para ti. Salto las cercas del paraíso, frente a la casa de Dios, y desprendo pedazos de cielo, ecos y reflejos del infinito, con la intención de que sepas, al recibirlos, que existen un lugar y una inmortalidad para nosotros -los de ayer, los de entonces, los de hoy, los de mañana, los de siempre-, con un tú y un yo muy nuestros.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

El encanto de la noche

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Hay una hora, entre la agonía de la tarde y la aparición de las sombras nocturnas, que me causó asombro y congoja desde que era niño, como si algo, en mí, muriera. Siempre lo sentí. Era, simplemente, que al extinguirse los minutos y las horas del día, notaba que mi cuaderno existencial tenía menos hojas en blanco, con la sospecha de que tras dormir profundamente o permanecer atrapado entre los pantanos del insomnio y retornar de los sueños y despertar al amanecer, el número de páginas habría reducido. La noche tiene su lenguaje, habla un idioma diferente que es preciso descifrar. No es necesario temerle. Es la otra parte del día. Entre sus sigilos y murmullos, la percibo alrededor de mí, me envuelve y cobija, con su aliento de luceros. De pronto, como en las narraciones épicas, surge el hálito de la noche nebulosa y fría, hasta que el viento y los truenos irrumpen la tranquilidad y el silencio del ambiente y las gotas de lluvia empapan el paisaje, la campiña, los bosques y el caserío. Los relámpagos incendian el cielo ennegrecido, apagado por completo y ausente de estrellas, hasta rasgarlo y proyectar las sombras y los perfiles de los árboles y las cosas que permanecen en la intemperie. Otras noches, en cambio, la nieve borra los colores y maquilla el escenario con sus matices blancos. Y existen otras noches en las que la luna con sonrisa de columpio, las estrellas y algunos mundos distantes asoman desde las ventanas del universo y resaltan la belleza y majestuosidad de la pinacoteca celeste. He dejado en los nudos de la amnesia, en los agujeros de la desmemoria, los abismos, las fronteras, los barrotes y los fantasmas que la gente suele colocar y cree sentir en su interior y afuera, consigo, durante las noches desoladas y calladas, porque entiendo que si existen las sombras que aterran, son las que cada hombre y mujer fabrican para sí y no las de la noche que es el manto que Dios tejió para cobijarnos y arrullarnos mientras somos personajes de nuestros sueños. Y en cuanto a las estampas de mi vida, comprendo que cada instante son menos y, por lo mismo, debo ilustrarlas con lo mejor de mí. También he aprendido que lo que no haga durante el día, me será imposible realizarlo en las horas nocturnas porque se trata del lapso en que Dios columpia a quienes cierran los ojos y se sumergen en sus profundidades con la dicha de sentirse en paz a la hora en que los colores del mundo no existen porque aparecen los del cielo y los del encanto y la magia de los sueños.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

Paleta de colores

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

La vida es una paleta de colores y uno, en tanto, artista que pinta cada instante, momentos que se presentan irrepetibles, minutos y horas que anhelan crecer y transformarse en adultos, en días y en semanas, tal vez en meses y en años. El aire que acaricia el rostro y juguetea y revuelve el cabello, posee tonos intangibles, que se sienten y se viven. La libertad, igual que la brisa y el viento, se experimenta y es imposible encarcelarla y borrar sus colores. El amor es auténtico y sus tonalidades no necesitan maquillajes. La dignidad, los sentimientos, la nobleza interior, el bien y la verdad se sumergen y flotan en un océano magistral y prodigioso que cada persona, hombre o mujer, pinta entre un suspiro y otro, una mañana de primavera y una tarde de verano, una noche de otoño y una madrugada de invierno, y aparecen ante la mirada en una estación de la vida y en muchas más, desde el cunero hasta la tumba, con una obra cautivante o simplemente con máculas y rayones. Los matices del alma son, parece, trozos del infinito, reflejo del paraíso, pedazos de cielo, pinceladas de Dios.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

Es un delirio, un poema, un suspiro…

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Simplemente, tuyo

Es un ministerio, una locura, un suspiro. Es, parece, un concierto, un poema, un estilo de vida, un delirio, un baile, un encargo de Dios. Nada se le parece al amor. Acelera y detiene el pulso de la vida, pinta de colores el paisaje, cubre el ambiente de notas musicales. Es un concierto, un poema, un lienzo. Es el rumor y es el silencio que se propagan en nosotros, es el murmullo y es el sigilo que se perciben en ti, en mí, en ambos, al abrazarnos, al decir simplemente lo tanto que somos uno del otro y al convertirnos en trigo que acaricia y agita el viento. En el amor, está permitido inventar, reír, cantar, enloquecer, patinar, escapar una mañana a la orilla del mar y empaparse una tarde de lluvia en la campiña o en el parque de la ciudad. Es correr y resbalar, arrojarse a los brazos del otro y girar, caer al pasto y regresar a casa con barro en los pies y en el rostro, y con un canasto pletórico de historias. Es, sencillamente, volver a la infancia perdida, jugar, reencontrarse con la adolescencia dorada, soñar, rescatar los minutos juveniles, saltar bardas y cercas y vivir los siguientes días. Y al ser el amor tan libre y pleno, feliz e interminable, es posible inventarlo cada instante, sentirlo a una hora y a otra. En el amor, las ocurrencias, los juegos y las travesuras son permisibles, y tan es así que una noche o una madrugada, dos enamorados pueden transformarse en una sola gota de agua, contabilizar estrellas o suspirar profundamente. El amor es libre y pleno. No admite barrotes ni armaduras. Es la cara ausente de maquillaje, feliz, enamorada, auténtica. El amor se refleja en la mirada, en los ojos que retratan la otra parte de sí y la profundidad azul del cielo. Es la esencia y es la arcilla, es el infinito y es el mundo, es un tú con mucho de mí y es un yo con un tanto de ti. Es, entiendo, el tablero sin final que Dios colocó un día, al regresar y encontrarse de paseo por el mundo, como regalo para quienes coinciden, a cierta hora, puntales, se miran de frente y navegan en un bote de remos, se reúnen en la azotea una noche apacible o prenden una fogata en medio del bosque de abetos, mientras el aire emite el lenguaje de tierras lejanas y los susurros del río envuelven a dos que se mecen en el columpio, a dos que prometen cubrir los días de sus existencias con flores y detalles, a dos que se miran y se abrazan hasta escuchar las voces y los silencios de sus almas, a dos que topan con la reja del paraíso y la abren, a dos que ya llevan consigo la memoria de sus días y sus noches, a dos que se saben inmortales,

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

Detalle especial

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Los detalles parecen insignificantes en un mundo fascinado por el espejismo de las apariencias; no obstante, las estrellas que decoran el firmamento, la arena de la playa, las gotas de la lluvia, los copos de nieve, el polvo de la creación y la dulzura de un amor cotidiano y eterno, son particularidades que al atraerse, forman la hermosura y grandeza de un resplendor inmortal. Eres detalle y motivo de mi alma y mis días

Acaso por la emoción diaria de sentirte en mí y definirte en los trozos de mi alma que tienen un tanto de ti, en mis ojos que ya miran con tu estilo y el mío, o quizá por el anhelo de dispersar pétalos y burbujas en tu sendero y cubrir tu sueño con abrazos en el silencio de nuestras almas y besarte con la dulzura de un amor inmortal, hoy te entrego una flor, otra y muchas más que recolecté en el camino, mientras pensaba en ti, cada una con un detalle y una sorpresa especial que deposité en su perfume, en su textura, en sus colores. Cuando sientas embeleso por su aroma, percibe las fragancias de la vida, mi perfume y la esencia de un paraíso que late en ti, en mí, en el universo. Al tocar su textura, siente mis caricias y las manos de Dios, quien todos los días moldea la belleza de tu rostro y lo ilumina con la luz de tu ser. En cuanto observes su policromía, disfruta las tonalidades del amor, la vida y la alegría. Te regalo el bouquet que formé esta mañana, cuando andaba en la campiña, entre árboles y sentimientos, suspiros y flores, sueños y cascadas, ríos diáfanos e ilusiones. Eres mi motivo. En cada flor reuní el encanto de dos vidas y sueños compartidos, la sorpresa de una estancia maravillosa y un destino prodigioso, la delicia de un viaje entre una estación y otra, los detalles y regalos que se entregan cotidianamente con una sonrisa, un poema, un beso y una caricia de amor.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

Paleta de colores

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

…por eso le llamo color de mi vida y matiz de mi cielo…

Eres mi arte. De la paleta de colores, tomo la sutileza de los tonos más parecidos a tu alma, preparo los matices que me sugiere el perfil de tu rostro, sustraigo los pigmentos que definen tus labios, mezclo la gama que delinea tu sonrisa. Así asomo al cielo y siento la dulzura de tus besos y el encanto de tu compañía. Deslizo los pinceles sobre el lienzo para reproducir tu cara de niña y jugar contigo la mañana, la tarde y la noche de cada día, como lo hacíamos, antes de venir al mundo, en el patio de nuestra morada. Trazo tu cabello y tus ojos que me recuerdan, cuando los miro, el firmamento más bello que tú y yo hemos admirado desde una terraza envuelta en la magia del romanticismo. Plasmo las fragancias de tu piel en mi obra con la intención de percibir la delicia de un perfume que flota en mi taller de artista y de esta manera sentirte cerca de mí cuando por alguna razón no estás a mi lado. Al pintar al óleo, combino las tonalidades que mayor semejanza tienen contigo. Pinto la lozanía de tu piel, el carmesí de tus labios, el rubor de tus mejillas. Te trazo, te pinto, te traigo. Nunca estoy solo. Siempre me acompañas. Converso, juego y río contigo. Juntos mezclamos colores y pintamos el mundo y el paraíso, los sueños y la realidad, las ilusiones y la vida. Inventamos un espacio hechizante, paralelo al universo, para permanecer juntos. Nos divertimos, paseamos y volamos libre y plenamente. Ensayamos una y otra vez con los tonos de la paleta. Unas veces creamos los sueños e ilusiones que compartimos, y otras ocasiones, en cambio, dejamos constancia de nuestras vivencias, quizá porque somos mundo y cielo, tú y yo, musa y artista. Hay momentos en los que jugamos y nuestras manos y rostros se cubren de pintura. Cuánto disfrutamos. Quien es capaz de inspirar amor fiel y puro, arte, asombro, belleza y respeto, es un ser superior, alguien que trae consigo un código especial, una fórmula celeste, la otra parte del alma de uno. Te pinto con los tonos de mi paleta porque eres color de mi vida y matiz de mi cielo. Te pinto porque te amo.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

 

Trozos

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

…quiero raptar al pasado las horas de tu infancia para jugar y sonreír contigo, los años de tu juventud para vivir ilusiones a tu lado, y del presente y mañana pretendo sustraer tiempo con el propósito de fundirnos y dedicarlo a ti

Hoy arranco un trozo de sol para iluminar tus días nublados, volver dorados tus amaneceres y atardeceres, mirar el horizonte con la luz de la esperanza y regalarte los colores de las ilusiones. Desprendo estrellas del firmamento con el objetivo de compartirte sueños e instalar faroles en nuestro sendero. Espero las horas nocturnas con la intención de sentarme a tu lado en una banca y pedir a la luna me preste su sonrisa de columpio para mecerte con suavidad y así conducirte a dulces fronteras. Tomo las fragancias y la policromía de las flores para llevar siempre conmigo tu perfume y las tonalidades de tu cabello, tus ojos y tu piel. Recolecto copos de nieve y cristales de hielo para que descubras, al verlos, la belleza de tu resplandor. Tomo gotas de lluvia con la idea de transformarlas en detalles, quimeras, ilusiones y realidades porque deseo que cada momento, en este y otros planos, seas intensamente feliz a mi lado y sientas el pulso del amor y la alegría. Sí, quiero raptar al pasado las horas de tu infancia para jugar y sonreír contigo, los años de tu juventud para vivir ilusiones a tu lado, y del presente y mañana pretendo sustraer tiempo con el propósito de fundirnos y dedicarlo a ti. ¿Adivinas el motivo de mis anhelos y suspiros? Bien lo sabes porque lo mismo puedo armar tu nombre con letras de hielo y trazarlo en la playa para que las olas mojen la arena y lo lleven a la profundidad del océano, que definirlo en la geometría de la constelación y escribirlo en una servilleta de papel.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

 

 

Fragancias, colores y melodías

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

¿Te he dicho que eres color, silueta, perfume y música de mis poemas y mi vida?

Me gustan los colores al tomarlos de la paleta, deslizar los pinceles y regalarte rosas y tulipanes, al manifestarse en los arcoíris después de una lluvia matinal, al contemplarlos en las alas de las mariposas y al divertirnos entre las olas jade y turquesa del mar; aunque la belleza de las tonalidades, parece, aumenta cuando las descubro en tu mirada, tus labios y tus manos.

Igual que un niño con su juguete más querido, me encantan las fragancias cuando estoy sentado a la orilla del mar y el viento arrastra perfumes de islas lejanas, al encontrarme en el bosque entre abetos y alfombras de hojas y pétalos de exquisita textura, al descubrir orquídeas y plantas entre las cortezas y al convertir las flores que recolecto para ti en poemas; sin embargo, tu perfume me cautiva porque desprende tu esencia mágica, similar a las burbujas que surgen de la intimidad de la tierra y son prendidas por la intensidad del sol que ilumina la arena en el fondo del manantial o parecido, no lo niego, al polvo mágico que desprenden las estrellas una noche inolvidable en algún rincón del universo.

Admiro las formas de la vida, los trazos que vienen de la creación, las siluetas de la naturaleza, acaso porque he dedicado las horas de mi existencia a explorar las rutas del ser y la inmortalidad, quizá por ser artista o tal vez, y así lo sospecho, por mi intención de definirte en las expresiones más bellas y excelsas del mundo cual fragmento de un cielo que se presiente lejos y cerca, en los latidos del corazón, en el pulso del universo.

Me fascinan los conciertos de las aves, los rumores del océano, el canto de los ríos y las cascadas, el murmullo de la lluvia y la música que escapa del silencio, seguramente porque al escuchar sus voces distingo la tuya tan especial.

Otras veces he confesado que me encanta beber café y limonada contigo, comer helado y disfrutar los platillos que preparas, en los que soy tu ayudante, probablemente porque al probarlos capto tus sabores y me siento más cerca de ti.

Resplandecen, a tu lado, los colores y las fragancias del amor, los trazos y el sabor de la alegría, los gritos y el silencio de la vida. Eso eres, un matiz que se agregó a la paleta del mundo cuando naciste, un signo musical que se añadió a la partitura a tu llegada, una esencia que deleita porque viene de tu interior, del firmamento, del cielo.

Admito que cada amanecer, al abrir el ventanal, llegan a mis sentidos los aromas de la naturaleza, las tonalidades del mundo con trozos del paraíso, los sonidos de la vida, y apareces tú, siempre tú, no dudo por ser nuestros capítulos tan especiales e intensos que se identifican con las expresiones que me cautivan.

Noches románticas, impregnadas de encanto, a una hora especial de dulzura y ensueño, he compartido contigo, y es por eso, quizá, que al asomar al firmamento y observar sus luces y sombras, defino tu presencia.

Gozo los colores, las texturas, los sonidos y los perfumes que perciben mis sentidos. Significa que estoy vivo, que puedo mirar, probar, escuchar y sentir, y que tú existes, eres real y das fragancia, tonalidad y música a las horas y los días de mi existencia.

Insisto en que si los aromas, las voces, los tonos y las formas de la vida me acompañan con dulzura a partir del momento en que nací, han adquirido mayor brillantez desde la noche de nuestro reencuentro.

Estoy aquí, entre la tonalidad de tu mirada, la fragancia de tu perfume, el ritmo de tus palabras y la belleza de tu silueta, infatigable en mi obra, en la manufactura de los poemas que me inspiras, en las letras que tejo, con el asombro de la paleta de colores, la delicia de los aromas y la música que provienen de tu interior. Como que son los perfumes, las formas, los colores, la textura y los sonidos del alma y del amor.

Derechos conforme a la ley/ Copyright

Al abrir la puerta

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Al abrir la puerta, te miré e invité a pasar. Entendí que nunca serías forastera ni visita de un día, y que colocarías listones y moños en donde se sintiera ausencia de sonrisas, detalles y ternura 

Cuando abrí la puerta, reconocí en tus ojos de espejo que se trataba de ti. Te miré e invité a pasar. Entendí que nunca serías forastera ni visita de un día, y que colocarías listones, moños y flores en los muros y en los rincones donde se sintiera ausencia de sonrisas, detalles y ternura. Cuando tocaste, me apresuré a buscar la llave y dar vuelta al cerrojo. Supe que al abrir el portón, entrarías no por un instante porque no eres adicta a encuentros casuales ni a citas superficiales; te convertirías, ahora lo sé, en decoradora de nuestra historia, en pintora de detalles. Llegaste puntual. Juntos descorrimos las cortinas y observamos, tras los cristales del ventanal, el azul del cielo y la policromía del horizonte, como si cada tonalidad invitara a emularla y volar libremente. Más tarde, me acompañaste al taller, a la forja, donde fundimos y cincelamos metales para transformarlos en estrellas plateadas que colgamos en el tendedero de la noche. Trazamos, igualmente, el sol, y templamos oro para insertarlo en el firmamento. Colocamos faroles para alumbrar la banca que ocupamos, la calzada empedrada que recorremos, los puentes de cristal que tejemos y nuestra caminata de ensueño y magia. Adornamos la noche y el día, como para recordar que ni uno ni otro concluirán mientras no se extinga la luz que los ilumina. Cuando golpeaste la aldaba contra el herraje del portón de madera, comprendí que se trataba de ti, que por fin habías llegado, y que ya no esperaría a alguien más. Al entrar a casa, supe que eras tú y que nadie más ocuparía tu lugar porque el amor y el título de musa sólo se otorgan a alguien muy especial, a quien resplandece y vibra igual que uno.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright