En cada página

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Y un día, al revisar mis manuscritos, descubrí que alguien se había anticipado a nuestra historia. Fue un regalo del cielo. Dios la tenía escrita desde el principio para ti y para mí 

En cada página, al escribirte, coincido con tu nombre y tu sonrisa, respiro el aroma del papel y tu perfume, percibo tu aliento y tu presencia. En cada hoja te siento junto a mí y escucho tu voz cuando me dices que me amas. En el contenido de esta obra te defino, te leo, te descubro. En cada pliego encuentro un espejo que me regala tu mirada, un beso que me deleita con la dulzura de tus labios, tus manos que me acarician una mañana alegre, una tarde inolvidable y una noche cargada de luceros. La trama de este libro que escribo diariamente es la historia tuya y mía, el juego de un amor inagotable, el encanto de volar libremente y ser cada uno tú y yo. En cada página que te dedico, me percato de que una mano mágica empuja la mía para escribir una historia que alguien, al dibujar y esculpir el mundo, compuso para dicha de ambos. Alguien se anticipó a escribir nuestra historia. Es un regalo del cielo. Dios la escribió desde el principio para ti y para mí. En cada hoja que escribo, te siento a mi lado.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright