Belleza de un amor

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Definí la belleza de tu mirada, de tu perfil y de tus labios; no obstante, cuando descubrí que tu calzado, tu vestido y tu maquillaje son atuendos temporales de la caminata y que tienes mayor interés en las huellas que dejas, en la ruta que sigues y en el destino que anhelas, entendí que tu nombre de ángel es el que escuché desde el principio, es el que descifré en mi alma, es el que percibí en los latidos de mi corazón y en los rumores de la creación, es el del amor que me funde en ti, en la vida y en el infinito

Me encantas cuando eres niña y emocionas, entre un aparador y otro, al descubrir las zapatillas de princesa, el calzado con detalles de mujer que te pruebas aquí y allá, modelos que luces y presumes en tu andar femenino sobre la alfombra y frente al espejo, unas veces como si flotaras y otras, en cambio, muy en la tierra; pero más me cautiva saber que si te fascinan las sandalias, prefieres las huellas y el camino. Inspirado en ti, admiro el color, la profundidad y el reflejo de tus ojos, la belleza de tus pestañas y el contorno de tus cejas y labios; sin embargo, me embelesan tu forma de mirar, tu voz y el sabor de tus besos. Admiro el maquillaje discreto de tu rostro, el barniz que suavemente aplicas sobre tus labios, y más cuando el viento agita tu cabello hasta tocar y cubrir parte de tu piel; no obstante, me arroban el destello de tu mirada y el resplandor de tu ser. Noto en tus manos la delicadeza de una dama y siento la dulzura y el encanto de un amor fiel y puro; aunque es un deleite, también, reconocer su ruta dadivosa, identificarlas por su itinerario de trabajo, interpretarlas como eslabón de misión humana. Guardo en mi memoria tu alegría y tu risa cuando paseamos, juegas conmigo a la vida, al amarme y al regalarme un guiño, una caricia o un beso; mas quedo asombrado al compartir la ruta hacia el silencio interior, a tu alma y a la mía, a la morada sin final. Imaginar nuestra historia es una fantasía que disfruto una noche o una madrugada de insomnio, en mi taller de artista, mientras la tempestad y los relámpagos envuelven las horas pasajeras; aunque compartir la trama existencial, fundir tu alma y la mía hasta sentirlas tú y yo, transformarnos en pasajeros de una estación, otra y muchas más en un viaje hacia regiones insondables del ser y del infinito, es la coronación de un amor real. Es un deleite soñarte, andar juntos entre  burbujas y quimeras; sin embargo, me parece dichoso, en los lapsos de vida, sentirte real, a mi lado, en mí, contemplar las estrellas, recibir la lluvia y empaparnos, escuchar el crujido de los copos de nieve y las hojas doradas al caminar y proyectarte conmigo en una escala al infinito porque eres destino y talla de mi alma. Estar a tu lado mientras duermes, significa que sueñas y estamos juntos, pero también denota que confías en mí y que vivimos. Tu nombre me encanta cuando lo escribo o lo pronuncio, y mayor es mi asombro y dicha al traducir su significado de ángel y sentirte real. Otrora, desde mi infancia dorada, te soñé, te sentí conmigo, te definí, hasta que un día, el de nuestro reencuentro, descubrí que eres real. Me encanta cuando paseamos, bebemos café, tomamos helado, reímos, jugamos, pisamos charcos, arrojamos agua de la fuente y protagonizamos capítulos de nuestro guión con las luces y sombras de la existencia; aunque también me agrada y emociona comprobar que somos pasajeros inseparables a otros puertos y fronteras. Adoro cada momento a tu lado, al soñarte y al vivir contigo; pero me sorprende este amor tan tuyo y mío que alguien, desde el soplo de nuestras esencias y en un recinto excelso y prodigioso, decretó para los dos.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

Quienes se enamoran

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Me enamoré de ti

Quienes se enamoran, descubren colores en su interior, los sustraen del mundo y el paraíso, de las flores y los ríos etéreos, de las gotas de lluvia y los sueños. Quienes se enamoran, inventan matices que colocan en las paletas de sus existencias para aplicarlos en sus sentimientos, en la alegría de sus rostros, en sus sonrisas, en la locura de sus vidas. Quienes se enamoran, escuchan los rumores que vienen del silencio, las notas que surgen de la temporalidad y los días inmortales, la música del universo y la creación que late en sus corazones. Quienes se enamoran, no esperan la llegada de algún día mágico y especial porque reconocen que disponen del momento presente para amar y cumplir sus sueños, ya que el ayer, con sus aciertos y desventuras, es suspiro, es parte de sus experiencias y riquezas, fragmento y eco de sus caminatas, mientras el mañana es proyecto, ilusiones aún no cumplidas. Quienes se enamoran, hacen un paréntesis, sin importar la hora o la estación, para escribir un par de palabras y expresar un amor que abre portones e invita a volar con libertad y plenitud entre el mundo y el cielo, en senderos subyugantes y en la ruta interior. Quienes se enamoran, cuentan los minutos que pasan y recorren una estación y muchas más con la idea de reunirse con aquellos que aman o simplemente enviar un mensaje, por cualquier medio, a su otro tú, a su otro yo, para recordarle lo tanto que lo sienten y recuerdan. Quienes se enamoran, no contabilizan el tiempo que dedican al hombre o a la mujer que aman; de lo contrario, su desdén anticiparía su rechazo a compartir los susurros del silencio y los juegos de la inmortalidad. Quienes se enamoran, saben que sus abrazos son para amar, consentir, apoyar, proteger y consolar, y que con un beso y otro más entregan una fragancia y un sabor que se recuerdan siempre. Quienes se enamoran, son fieles y no esperan a alguien más en su morada. Quienes se enamoran, renuncian a opiniones, prejuicios e intereses tras comprender que Dios les concedió un amor que es sueño, ilusión y realidad, poema y música. Quienes se enamoran, sacrifican su existencia, si es preciso, porque aman y saben que seguirán vivos en su otro yo, en su otro tú. Quienes se enamoran, no dudan, confían, se atreven y rompen grilletes. Quienes se enamoran, son felices, plenos y libres. Quienes se enamoran, experimentan un día, una tarde o una noche la locura de un amor que traspasa las barreras del tiempo y el espacio, de tal manera que de pronto se descubren en otras fronteras. Quienes se enamoran, se saben protagonistas de un guión precioso e irrepetible, de una comedia prodigiosa y de ensueño, de una historia inolvidable, suprema e interminable. Quienes se enamoran, no necesitan más pruebas porque entre sus manos y las del ser que aman, sienten las de Dios que los une.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

No es repetir la frase

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

No son palabras ni promesas. Es un sueño convertido en vida. Es una vida de ensueño. Es quitar las barreras del tiempo y el espacio para admirar el paisaje, la ruta, el destino sin final. Es invitarte a ser yo, es desear convertirme en ti, sin la ausencia de nuestras libertades e identidad. Es alcanzar las estrellas con la mirada, sentir la brisa a la orilla del mar, agarrar la arena mundana y permitir que cada grano regrese a su lugar, hasta juntos abrazarnos, recostarnos en algún paraje y contemplar arrobados y en silencio la belleza y profundad del cielo luminoso que ya pulsa en ambos

Al decir te amo, no es repetir la frase tan bella y sublime que innumerables hombres y mujeres, en el mundo, confunden y manipulan para transportarla a los maniquíes de una boutique, a las vitrinas y los cristales blindados de una joyería o a la posada de un rato o una noche; al expresarlo, traigo las flores que Dios pintó en su buhardilla, las fragancias que despierta la lluvia a la orilla de un lago que refleja el verdor de los abetos y el azul del cielo, la sonrisa de la inocencia y los rumores de la vida. No es ausencia de palabras ni acortar el camino para llegar a ti cuando digo te amo, porque simplemente se trata de algo más bello y sublime. Gritar o susurrar la frase, como lo hacen tantos seres humanos, pierde sentido cuando sólo se repite sin conocer su significado o se acompaña de algo material para obtener un beneficio a cambio. Ir de la mano por la playa, sentir la brisa y contemplar juntos los pliegues jade y turquesa del océano y decir te amo, causa tanta alegría como permanecer una tarde de verano o de otoño en la banca de un jardín, al lado de una fuente mágica, y obsequiar un globo, una paleta o el resplandor de una sonrisa, el sabor de un beso o el regalo de una mirada dulce, porque se trata de un sentimiento y un tesoro que rompe fronteras y no le importan los lujos ni las carencias. Es la frase que pronunció Dios al momento de decretar el bien, la verdad y la belleza. Es un “te amo” que ilumina las almas, el mundo, el universo, el firmamento, la creación. Te amo es, cuando lo musito a tus oídos o lo pronuncias con tu cara de niña risueña, compartirte un tanto y un todo de mí, sentir un caudal de ti, vivir en unidad, armonía y plenitud sin perder libertad e identidad. Oigo y leo, al andar por los parajes del mundo, a la gente que mancilla la expresión “te amo”, simplemente porque creen que se trata de un sentimiento que conlleva a horas de placer sin compromiso, el trato escrito o no de una unión o permanecer juntos sin dar un sentido real a un regalo tan prodigioso. Me encanta decir te amo cuando estoy contigo o que me lo expreses a hurtadillas o con tus detalles porque ese sentimiento viene del interior, de lo alto, de ti y de mí, de la vida, del universo, de Dios. Al decir te amo, es sentirme tú y que experimentes lo mismo hacia mí, precisamente con la idea de entregarnos la fórmula mágica que llevamos en lo más insondable de nuestras almas, fusionarnos para ser luz, seguir la ruta a destinos grandiosos, cuidarnos mutuamente y compartir aquí y allá, en este plano y en otros, la dicha de una historia de ensueño, maravillosa, feliz, subyugante, extraordinaria e inolvidable, hasta despertar un día, juntos, en la cuna de la eternidad.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

Trozos de vida… Vivir enamorado

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

No necesito difundir tu nombre porque al latir en mi corazón, al repetirlo los murmullos del mar y los susurros del viento, lo leo en las estrellas y lo escucho en mi interior como si Dios me lo repitiera cada instante

Vivir enamorado no significa llegar una noche anónima con la maleta, el costal o la mochila para hurtar inocencia, sentimientos e ilusiones, y más tarde brincar la cerca para huir, porque se trata de un estado de ensoñación que abre puertas y ventanas del alma, provoca suspiros y acelera los latidos del corazón. El enamoramiento transforma la estancia en el mundo y da alegría y ternura, quizá porque desvanece el dolor y la tristeza que suelen enredarse en los colores de la felicidad y la vida. Los sueños e ilusiones de los enamorados no arrebatan ni atesoran caricias frenéticas, ni tampoco coleccionan pasiones fugaces que se diluyen ante la caminata de las horas y se convierten en hojarasca; al contrario, desprenden destellos que alumbran los días y las noches de quienes se aman. El enamoramiento rompe la fragilidad humana al hacer a un lado los apetitos y ceder espacio y tiempo a los sentimientos, a la dulzura del amor, a los actos que engrandecen. Quien se enamora, abraza, besa, habla y mira con dulzura, como si la otra parte de sí fuera un poema escrito y grabado en la arena por las olas turquesa, una sinfonía compuesta por los rumores del viento y el silencio, un texto inspirado en la fragancia del amor, una escultura tallada por el aliento del aire, un lienzo pintado con los colores del arcoíris, el cielo y las mariposas. El ser que se enamora de alguien, se siente encantado y vive con embeleso. Cada día, para el enamorado, significa la oportunidad de reunirse con su otra parte, con el ser que ama y le cautiva. Y lo mismo son dichosos en un puente de piedra, bajo la lluvia, que al comer pasteles y helados, pasear en yate lujoso, caminar por alguna callejuela romántica, dialogar, arrojarse cojines, hundir los pies en el barro, visitar tiendas, jugar y hacer de cada instante una historia inolvidable, un capítulo intenso, un encuentro mágico e irrepetible. Los enamorados descorren las cortinas de la existencia y se descubren de frente, con la mirada que los refleja, la sonrisa que los alegra, las manos que los enlazan y los corazones que los unen. Enamorarse es realidad convertida en sueño e ilusión, desear lo mejor para la persona amada, volar a su lado sin encadenarla, compartir los claroscuros de la vida, admirar auroras y ocasos, transitar por un puente hasta la eternidad. Vivir enamorado significa definirte en mi interior, mirarnos dulcemente a los ojos para descubrirnos, besarte con ternura, consentirte, estrechar tus manos, hacerte muy feliz y amarte toda la eternidad. Sentirme enamorado es sonreír al asomar a tus ojos, besarte con ternura, expresar que me cautivas y confesar que deseo la eternidad para amarte.

Fragmento de luna

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

 Es para ti, tú lo sabes

             La luna asoma en la negrura de la noche, igual que un columpio plateado y solitario que se define retratado en las fuentes sosegadas y en los charcos que formó la lluvia vespertina, por donde camino mientras pienso en ti y en mí sentados en una banca arqueada para ser mecidos por el viento. Como que al conocer nuestro enamoramiento y gusto por el silencio, quiso presentarse brillante, cual hamaca para arrullarnos toda la noche. Hay quienes dicen que la luna, cuando se maquilla de carmesí o es enorme y brillante, es más romántica; pero hoy, al observarla, comprendo que sólo es para nosotros y que si nos atrevemos a caminar juntos hasta su espacio cóncavo, a nuestros lados, durante el ascenso, descubriremos barandales formados por incontables estrellas entretejidas. Antes de sentarnos en el columpio que formó la luna para ambos, detendremos, en ciertos momentos y parajes, nuestra marcha, acaso en un mirador de luceros para descubrir los claroscuros del mundo que duerme o contemplar arriba, en el cielo, la luminosidad majestuosa que parece insondable y reservada a los privilegiados, a quienes tienen la dicha, como nosotros, de unir sus corazones y emprender el viaje a la ruta más bella y excelsa. No siempre la luna se acomoda para recreo de los enamorados porque sabe, quizá, que el amor sólo es para quienes lo sienten desde lo más hondo del ser. Sólo ante ellos, como tú y yo, aparece ciertas noches solitarias y fugaces. No todos pueden mirarla y menos descubrir sus detalles y experimentarla entre sus sentimientos, porque ella, la luna, decidió por algún motivo hospedarse en nosotros, en ti y en mí. Guardo silencio y el aire musita a mis oídos que la luna se volvió columpio para nosotros y permanecerá hospedada en tu corazón y en el mío porque le gusta la historia de amor que escribimos cada instante y quiere, por lo mismo, aparecer en el relato. Es por eso, parece, que hoy compartimos un fragmento de luna que pretende mecernos una noche y otra de romance y silencio. Se enamoró de nuestro guión. Sí, la luna está enamorada. Quiere figurar contigo y conmigo, en nuestro libreto, para inmortalizarse, tal vez, como el columpio de tez plateada que mece  al amor.