La vida aconsejó a un hombre que caminaba

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

“Se feliz e intensamente rico”, aconsejó la vida a un hombre que caminaba, reflexivo y cabizbajo, quien preguntó, asombrado, cuál es la fórmula para obtener una fortuna inmensa. La vida, sonriente, aclaró: “al invitarte a ser feliz e intensamente rico, demostraste mayor interés en el dinero, en las cosas materiales, que en tu dicha, actitud que te coloca en un estado muy primario, en el cual, por cierto, generalmente es más grande la necesidad de satisfacer apetitos, poseer todo y colocarte antifaces, que la búsqueda de amor, salud, alegría, sentimientos nobles, bien, sabiduría y valores. Quiero aclararte, además, que al expresar intensamente rico, no me referí, precisamente, a dedicar los días de tu existencia a la acumulación de dinero, mansiones y alhajas, a lo cual es legítimo y válido aspirar, principalmente cuando las fortunas sirven para aliviar necesidades humanas y mejorar el entorno, el mundo; mi idea fue, exactamente, resaltar la trascendencia de que cada ser humano, hombre o mujer, posea tal cantidad de tesoros en su interior, que tenga capacidad de sonreír y derramar, como un regalo infinito, amor y bien a los demás, que es lo que justifica su paso por la vida terrena. Alguien que tolere y no enfurezca por cualquier motivo, una persona incapaz de almacenar y procesar odio, un ser humano que no cause daño. ¿Entiendes el sentido de mi invitación? Urge, en el planeta, gente dispuesta a construir escalinatas y tender puentes, arrojar la cuerda a los que andan perdidos en abismos, retirar cardos y piedras de los caminos, abrir celdas y romper barrotes para que se liberen los que se sienten aprisionados. Vive feliz quien dedica su biografía a hacer el bien y lo reproduce aquí y allá, en cualquier lugar, a todos y más a los que mayor sufrimiento cargan. En la medida que dediques tus días y años, dentro de su fugacidad, al bien, sin olvidarte de ti y de tus necesidades humanas, serás inmensamente rico y feliz, y todo lo bueno de la creación, intangible y material, vendrá por añadidura”, explicó la vida al hombre, quien al experimentar una mezcla de enfado, coraje y vergüenza, decidió alejarse de su consejera, no sin antes pensar que no requería lecciones, sino dinero, bienes materiales, para compensar su historia de dolor, tristeza y sufrimiento. Se marchó. La vida, acostumbrada a los desdenes humanos, lo miró alejarse desafiante, molesto, en busca de felicidad que creyó descubriría en la posesión de cosas que, si es innegable son útiles y valiosas, en la práctica, por sí solas, carecen de parentesco con los sentimientos y las riquezas del alma. Al dedicarse la vida a continuar regalando invitaciones a otros hombres y mujeres, distinguió, en la siguiente esquina, a la muerte que impartía su doctrina y conseguía adeptos.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

La vida es un prodigio

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

La vida es un prodigio. Estoy agradecido con sus auroras y ocasos, con sus sonrisas y enojos, con sus alegrías y tristezas, con su sí y su no. Se expresa, inagotable, en la sonrisa auténtica de un niño, en el acto maternal, en la lucha de un padre por sus hijos, en un romance genuino, en un abrazo, en un juego de hermanos, en las palabras de amor y consuelo, en el follaje de los árboles, en las nubes pasajeras y en las flores de exquisita textura, deliciosos perfumes y multiplicidad de tonalidades. Hoy quiero, por lo mismo, pintar el lienzo de la vida con los colores del amor, la amabilidad, el bien, la verdad y la justicia. Deseo volar libre y pleno, aquí y allá, a una hora y a otra, con la idea de invitar a la gente a vivir, recuperar la felicidad, definir el sentido del viaje y dejar huellas de seres humanos superiores al simple barro. La vida brota incesante de una fuente infinita, igual que las gotas diáfanas que surgen de la intimidad de la tierra y del manantial emprenden el viaje por cascadas y ríos, hasta que, alguna vez, en cierto instante, retornan a su origen. Me siento agradecido con la vida, con mi historia, con la gente tan amada que ha caminado a mi lado, con el concierto de los pájaros y con la lluvia que me empapa. He sido, en gran parte, autor y protagonista de mi biografía. Y claro, si tuviera oportunidad de iniciar de nuevo mi historia, elegiría a la misma gente, a los seres que tanto he amado y a los que de alguna manera son pasajeros del mismo furgón. Les entregaría más de mí, y eso haré en lo sucesivo, a partir de hoy, ahora que paseo por el mundo. Estoy vivo, igual que tú, ellos y todos los que caminamos por las sendas del mundo. Vivamos. Seamos no las gotas de agua que se estancan y pudren a la orilla de los ríos o en los pantanos, en medio de sus amarguras, ambiciones, tristezas y maldades, sino las que transitan plenas, alivian la sed y colaboran con la vida en sus colores, formas, sabores y fragancias. Seamos la luz que alumbra sin medida y no la oscuridad que apaga lo bello y sublime. Pretendo escribir un poema, otro y muchos más a la vida, experimentarla, compartir sus momentos e invitar a mayor número de seres humanos a deslizar los pinceles con los matices del amor, la dicha, el bien, la verdad, la justicia y los valores. La vida es, en verdad, un milagro.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright