Más que contabilizar estrellas…

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Temo compararte con los ángeles porque ya lo eres. Todos los días me ayudas a sentir el aliento del cielo

Más que contabilizar estrellas, prefiero que ambos experimentemos embeleso al contemplar los faroles que alumbran nuestros corazones una noche mágica; no es tanto el deseo de atrapar gotas de lluvia como sentirlas a tu lado, abrazados, quizá cargándote, para empaparnos y nunca olvidar, ante la caminata de las horas, que el amor que compartimos es alegre y pleno. Mi plan se basa en regalarte detalles cada día, flores minúsculas que formarán el jardín que en los años postreros de tu existencia te recordarán una historia maravillosa al lado de quien te ama y admira, con sus arranques y locuras de chiquillo, tal vez, pero con la autenticidad y fuerza del océano y la grandiosidad de un cielo de azul profundo. Evito compararte con un ángel porque ya lo eres y cada día, sin darte cuenta, me ayudas a asomar a un paraíso que Dios pintó en su taller, un mundo inagotable que Él, por el amor que nos une, diseñó para compartir la historia sublime que pulsa en ti y en mí.