Cuando digo que te amo…

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Te reconozco en lo bello, en lo que es tan tuyo y mío, en el vuelo de la mariposa, en el canto del mirlo y en los sonetos del jilguero y el ruiseñor. Te identifico en mí, en las olas turquesa del océano y en la profundidad del azul celeste, en los luceros plateados y en el dorado del sol, porque eres mi día y mi noche, mi sueño y mi vida, mi ilusión y mi realidad 

Cuando digo que te amo, es porque eres la niña que un día, en mi infancia dorada, añoré y soñé una y otra vez, mientras las gotas de la lluvia deslizaban por el ventanal de mi habitación o asomaban, enamoradas, la luna y las estrellas por la mirada nocturna. Cuando recuerdo que te presentí desde la aurora de mi existencia, es porque vine de un plano mágico donde tú y yo jugábamos y reíamos. Cuando afirmo que eres mi amor, es porque a una hora ya distante coincidí contigo y me descubrí en ti y te sentí en mí. Cuando escribo tu nombre con dulzura, es porque es el mío y ambos reposan entre nuestros apellidos. Cuando escribo un poema inspirado en ti, es porque te amo y eres mi musa. Cuando te abrazo desde la profundidad y el silencio de nuestras almas, percibo los rumores del amor, las voces de la vida, los murmullos del océano y los susurros del cielo. Cuando llevo tu sabor y tu fragancia, es porque tus besos y tu perfume son cristalinos. Cuando te amo, es porque eres una dama y me enseñaron a ser caballero. Cuando aseguro que no espero a alguien más, es porque tú ocupas el hogar de nuestras almas. Cuando escribo nuestra historia, es porque estamos tomados de las manos y seguimos la misma ruta, compartimos los días de nuestras existencias y anhelamos un destino. Cuando hablo de finitud y eternidad, es porque estamos aquí, en medio del mundo, alegres y enamorados, y presentimos que si Dios tuvo la idea de reunirnos y regalarnos estos días maravillosos, otro momento la corriente diáfana y el viento etéreo envolverán nuestras almas y las llevarán hasta su morada. Cuando siento asombro, es porque eres femenina y real, es por el amor que me entregas y te doy, es por percibir en tu mirada, en tus manos, en tus caricias y en tus besos el encanto de un prodigio.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

Deletreo

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

En el minuto presente y en el que está por venir, siempre abriré la puerta de mi vida para confesarte que me cautivas y te amo

Deletrea, cuando escuches el rumor del océano, el mensaje que te envío en el oleaje esmeralda y turquesa. Busca entre la arena y la espuma de las olas la botella que arrojo al mar cada mañana con una carta en el interior, siempre con la esperanza e ilusión de que la descubras y leas con asombro y emoción mis confesiones, promesas y regalos. Descifra en la lluvia las sorpresas e ilusiones que he depositado en cada gota para ti; descubre en los colores del arcoíris la alegría y los juegos que te reservo. Encuentra en el reflejo de la fuente tu rostro y el mío, y al fondo la intensidad del cielo. Contabiliza en cada estrella los capítulos de nuestra historia y los faroles para caminar juntos y cruzar puentes durante las noches de luna con rostro de columpio. Percibe las fragancias de los tulipanes, rosas y orquídeas para que siempre reconozcas nuestro perfume. Interpreta las voces del silencio, los murmullos del aire y los susurros de la vida para que entiendas su significado real y sepas que estoy contigo. Deletrea los poemas que me inspiras y escucha los vocablos de las cascadas, la nieve y los ríos para que compruebes, como siempre, que eres mi musa y sólo transcribo, en lo que me rodea, los dictados de mi ser: te amo.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

Algunos sueños…

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Una noche te soñé y al otro día te descubrí en mi alma, en mi vida y en mi historia

Algunos sueños se quedan en la almohada, en cierto rincón inexplorado del ser, cual náufragos en la inmensidad del océano; pero las promesas e ilusiones es posible convertirlas en realidades cuando uno las coloca en globos de colores, burbujas de fantasía y estrellas plateadas una mañana de enamoramiento y locura o una noche apacible y romántica. Los sueños se trazan desde profundidades insospechadas, donde uno flota y descubre siluetas, ecuaciones, fragancias, tonalidades e historias, y se vuelven reales al despertar y buscarlas aquí y allá. Es preciso conseguir que sus fórmulas y magia los transformen en perlas preciosas. Tal vez si una noche soñaste que las flores, al sentir deslizar las gotas del rocío, mostraban palabras enternecedoras, yo pueda saltar la cerca de tu jardín con la idea de componer poemas que hagan vibrar tu corazón y al universo, o escribir tu nombre y el mío en todas las hojas de los árboles y en los pétalos de fina textura, con las palabras que nos identifican y la historia que compartimos. Me he propuesto correr a tu lado las mañanas, tardes y noches de lluvia para hacer de cada gota un motivo de alegría, un encuentro de amor, una sucesión de detalles, un paseo inolvidable, un sumario de ilusiones y realidades, un regalo y muchos más, miradas dulces y una colección de abrazos y besos que transporten nuestras almas hasta fronteras de encanto y parajes de ensueño. Si algunos sueños se quedan en la almohada, yo colocaré a tu lado una flor antes de que despiertes como magia y cumplimiento de mis promesas.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

TROZOS DE VIDA… Al escribir tu nombre

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

A ti, con la emoción e ilusión de expresarte, como la primera vez, “me cautivas” y “te amo”

Al grabar tu nombre en la playa, deseo que los granos minúsculos de arena lo entreguen a las olas con la intención de que lo lleven al océano y entre los pliegues jade y turquesa, aparezca completo para que tú y yo, al volar, lo descubramos con asombro; al escribirlo en una hoja de papel e introducirla en una botella de cristal, es con el objetivo de arrojarla al mar y que viaje a fronteras insospechadas, hasta que alguien, en una isla, la descubra una mañana o una tarde y entienda que el amor es real. Si cada noche, al contemplar la galería celeste, estiro las manos con la finalidad de obtener polvo de estrellas, es para formar letras, unirlas y componer el nombre que te identifica. Cuando escribo tu nombre en mi cuaderno, igual que un niño juguetón e inquieto, sonrío y experimento emoción, alegría e ilusión porque cada trazo lo adivina mi corazón, lo advierte mi mente, al tratarse de ti. Al fundir mi mirada en el horizonte, es con la intención de descubrir un puente de cristal que me conduzca al cielo, donde una noche, al soñar y sentir la presencia de Dios, le entregué una pizarra y le pedí que escribiera de su puño y letra tu nombre ligado al mío para que ambos pulsen en el mundo, el universo y la eternidad, hasta alcanzar el resplandor de quienes trascienden en el amor, unen sus almas y se convierten en tú y yo.

TROZOS DE VIDA… Deseos

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Sólo para ti, con el deseo de amarte hoy y siempre

Deseo recolectar las gotas de la lluvia en una cubeta o en un estanque para regresar contigo a la infancia dorada, jugar como dos pequeños traviesos entre el pasto y los dientes de león y arrojarnos agua hasta empapar nuestros rostros, la ropa y el calzado. Anhelo atrapar los momentos fugaces con la finalidad de repetir los capítulos más hermosos e inolvidables de nuestras existencias y recrearnos, entonces, con el amor que compartimos. Quiero raptar por algunos instantes los colores de las flores y las mariposas con la intención de maquillar los caminos de tu existencia y cubrirlos de alegría, travesuras, juegos y risa. Pretendo guardar en mi morral de artista las ráfagas otoñales para que alboroten tu cabello y me envuelva una noche nebulosa y fría. Intento reunir las estrellas que hoy descubro en el firmamento para una noche especial y romántica, tomar tus manos e invitarte a la orilla de la playa, entre arena y rocas, donde contaremos los luceros y te relataré mil historias de amor, mientras nuestros pies reciben los besos de la espuma del mar. Planeo recordar las formas del follaje para correr a tu lado por el bosque y bautizar cada árbol con nuestros nombres y los de los seres que nos rodean y a quienes amamos. Quiero que las gaviotas me concedan la dicha de conseguir alas para volar tú y yo sobre los pliegues jade y turquesa del océano, donde miraremos, arrobados, el reflejo de nuestros rostros. Deseo coleccionar el rumor de las cascadas y la lluvia, el susurro del viento, el rumor del oleaje, el sonido de la creación y el murmullo de los ángeles con el objetivo de transformarlos en la voz celeste y tierna que musite a tu oído y confiese que te amo.