Delirio de un amor

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Si te llamo color y luz de mi vida, significa que contigo he llegado al encanto de un cielo prodigioso

Admito que eres mi delirio, mi poema, mi musa, mi sueño, mi vida, mi mundo y mi cielo. No lo niego, te siento mi alma, mi voz, mi mirada y hasta mi rostro y mi nombre con sus apellidos, incluso cuando no estoy a tu lado. Imagino que cualquier hombre o mujer, cuando observan nuestra alegría, los juegos que tanto nos divierten, las ocurrencias que tenemos y hasta los instantes de formalidad y silencio, intuye que se trata -el tuyo y el mío- de uno de esos amores que se sienten y encuentran en las páginas de los relatos más bellos, sublimes y románticos. La locura de un amor inicia en uno y en otro cuando se siente un palpitar mutuo en el interior, con dos identidades libres y plenas, unidas entre los colores del mundo y las luces del cielo. Eres yo cuando escribes tu nombre y descubres tu semblante en el espejo, como soy tú al leer tus apellidos y contemplar mi reflejo en los charcos que deja la lluvia pasajera. Gente que camina y es testigo de nuestro romance, instantes que transcurren y navegan a otras fronteras contigo y conmigo en una barca, estaciones que se suceden unas a otras con las tonalidades de las flores que te regalo en primavera, las gotas de lluvia que envuelven los sueños e ilusiones que te doy en verano, los rumores del otoño que confiesan el secreto de un gran amor y la alfombra nívea que refleja la hermosura de la historia que construimos para nosotros. Ninguna tempestad quebranta la dulzura de un amor que inspira y motiva la caminata a la morada, al palacio, al cielo de luces, rumores y silencios. Ahora que volteo atrás, a los lados y adelante, arriba y abajo, encuentro nuestras huellas, los luceros, el eco de las alegrías que compartimos, las páginas de la historia que protagonizamos, el sabor de un beso y otro más, el calor y la ternura de un abrazo. Ornamento nuestro amor con las palabras rítmicas de un poema, con las notas de mi violín, con los tonos que plasmo en el lienzo; sin embargo, Dios lo adorna con los susurros del silencio y los murmullos del mar, del viento y de la lluvia, con su paleta de colores y con su cincel que da forma a la vida. Mi amor por ti es igual a tu amor por mí, sí, aunque repita la palabra amor que multiplico una e incontables veces, porque es un sentimiento que late en ambos. Admiro tus manos femeninas, tus labios, tu sonrisa, tu piel, tus ojos y el destello de tu ser, como si todo en ti fuera un regalo celeste, un sendero para llegar a mí y reconocerme y encontrarte plena y feliz conmigo. Eres un delirio permanente, una locura que me lleva a soñar y vivir, cruzar puentes de cristal y de piedra, sentirte en mí y morar en ti. Tengo la sensación, cuando duermo, de que estoy despierto y vivimos en el paisaje de un mundo prodigioso, y que al compartir a tu lado las horas de nuestras existencias, permanecemos en el sueño y el encanto de un plano mágico, acaso porque el amor es eso, un paraíso, un desvarío, o quizá por ser tú y yo transformados en destello, en un amanecer en la finitud y en la hora eterna.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

Paleta de colores

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

…por eso le llamo color de mi vida y matiz de mi cielo…

Eres mi arte. De la paleta de colores, tomo la sutileza de los tonos más parecidos a tu alma, preparo los matices que me sugiere el perfil de tu rostro, sustraigo los pigmentos que definen tus labios, mezclo la gama que delinea tu sonrisa. Así asomo al cielo y siento la dulzura de tus besos y el encanto de tu compañía. Deslizo los pinceles sobre el lienzo para reproducir tu cara de niña y jugar contigo la mañana, la tarde y la noche de cada día, como lo hacíamos, antes de venir al mundo, en el patio de nuestra morada. Trazo tu cabello y tus ojos que me recuerdan, cuando los miro, el firmamento más bello que tú y yo hemos admirado desde una terraza envuelta en la magia del romanticismo. Plasmo las fragancias de tu piel en mi obra con la intención de percibir la delicia de un perfume que flota en mi taller de artista y de esta manera sentirte cerca de mí cuando por alguna razón no estás a mi lado. Al pintar al óleo, combino las tonalidades que mayor semejanza tienen contigo. Pinto la lozanía de tu piel, el carmesí de tus labios, el rubor de tus mejillas. Te trazo, te pinto, te traigo. Nunca estoy solo. Siempre me acompañas. Converso, juego y río contigo. Juntos mezclamos colores y pintamos el mundo y el paraíso, los sueños y la realidad, las ilusiones y la vida. Inventamos un espacio hechizante, paralelo al universo, para permanecer juntos. Nos divertimos, paseamos y volamos libre y plenamente. Ensayamos una y otra vez con los tonos de la paleta. Unas veces creamos los sueños e ilusiones que compartimos, y otras ocasiones, en cambio, dejamos constancia de nuestras vivencias, quizá porque somos mundo y cielo, tú y yo, musa y artista. Hay momentos en los que jugamos y nuestras manos y rostros se cubren de pintura. Cuánto disfrutamos. Quien es capaz de inspirar amor fiel y puro, arte, asombro, belleza y respeto, es un ser superior, alguien que trae consigo un código especial, una fórmula celeste, la otra parte del alma de uno. Te pinto con los tonos de mi paleta porque eres color de mi vida y matiz de mi cielo. Te pinto porque te amo.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

 

Fragancias, colores y melodías

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

¿Te he dicho que eres color, silueta, perfume y música de mis poemas y mi vida?

Me gustan los colores al tomarlos de la paleta, deslizar los pinceles y regalarte rosas y tulipanes, al manifestarse en los arcoíris después de una lluvia matinal, al contemplarlos en las alas de las mariposas y al divertirnos entre las olas jade y turquesa del mar; aunque la belleza de las tonalidades, parece, aumenta cuando las descubro en tu mirada, tus labios y tus manos.

Igual que un niño con su juguete más querido, me encantan las fragancias cuando estoy sentado a la orilla del mar y el viento arrastra perfumes de islas lejanas, al encontrarme en el bosque entre abetos y alfombras de hojas y pétalos de exquisita textura, al descubrir orquídeas y plantas entre las cortezas y al convertir las flores que recolecto para ti en poemas; sin embargo, tu perfume me cautiva porque desprende tu esencia mágica, similar a las burbujas que surgen de la intimidad de la tierra y son prendidas por la intensidad del sol que ilumina la arena en el fondo del manantial o parecido, no lo niego, al polvo mágico que desprenden las estrellas una noche inolvidable en algún rincón del universo.

Admiro las formas de la vida, los trazos que vienen de la creación, las siluetas de la naturaleza, acaso porque he dedicado las horas de mi existencia a explorar las rutas del ser y la inmortalidad, quizá por ser artista o tal vez, y así lo sospecho, por mi intención de definirte en las expresiones más bellas y excelsas del mundo cual fragmento de un cielo que se presiente lejos y cerca, en los latidos del corazón, en el pulso del universo.

Me fascinan los conciertos de las aves, los rumores del océano, el canto de los ríos y las cascadas, el murmullo de la lluvia y la música que escapa del silencio, seguramente porque al escuchar sus voces distingo la tuya tan especial.

Otras veces he confesado que me encanta beber café y limonada contigo, comer helado y disfrutar los platillos que preparas, en los que soy tu ayudante, probablemente porque al probarlos capto tus sabores y me siento más cerca de ti.

Resplandecen, a tu lado, los colores y las fragancias del amor, los trazos y el sabor de la alegría, los gritos y el silencio de la vida. Eso eres, un matiz que se agregó a la paleta del mundo cuando naciste, un signo musical que se añadió a la partitura a tu llegada, una esencia que deleita porque viene de tu interior, del firmamento, del cielo.

Admito que cada amanecer, al abrir el ventanal, llegan a mis sentidos los aromas de la naturaleza, las tonalidades del mundo con trozos del paraíso, los sonidos de la vida, y apareces tú, siempre tú, no dudo por ser nuestros capítulos tan especiales e intensos que se identifican con las expresiones que me cautivan.

Noches románticas, impregnadas de encanto, a una hora especial de dulzura y ensueño, he compartido contigo, y es por eso, quizá, que al asomar al firmamento y observar sus luces y sombras, defino tu presencia.

Gozo los colores, las texturas, los sonidos y los perfumes que perciben mis sentidos. Significa que estoy vivo, que puedo mirar, probar, escuchar y sentir, y que tú existes, eres real y das fragancia, tonalidad y música a las horas y los días de mi existencia.

Insisto en que si los aromas, las voces, los tonos y las formas de la vida me acompañan con dulzura a partir del momento en que nací, han adquirido mayor brillantez desde la noche de nuestro reencuentro.

Estoy aquí, entre la tonalidad de tu mirada, la fragancia de tu perfume, el ritmo de tus palabras y la belleza de tu silueta, infatigable en mi obra, en la manufactura de los poemas que me inspiras, en las letras que tejo, con el asombro de la paleta de colores, la delicia de los aromas y la música que provienen de tu interior. Como que son los perfumes, las formas, los colores, la textura y los sonidos del alma y del amor.

Derechos conforme a la ley/ Copyright