Un poema dulce

SANTIAGO GALICIA ROJON SERRALLONGA

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

Usted es un poema dulce, una letra que provoca mis más hondos suspiros, una palabra y otra más que pronuncio inspirado cuando la siento con un tanto de mí. Usted es mi historia, la novela de mi existencia, el texto que la incluye en mi biografía. Usted es el perfume que cada mañana, al despertar, penetra por mi ventana; el color que me invita a zambullirme en los matices del amor y de la vida; la textura delicada por la que deslizo mis pinceles y la reproduzco como los lagos lo hacen cuando asoma la profundidad del cielo en sus amaneceres y en sus anocheceres. Usted es el rumor y el silencio de mis conciertos, las pautas y los susurros de mi vida, la sinfonía que la transforman en nota con la idea de que yo, al reproducir los signos del pentagrama, en el piano o en el violín, escuche la elegancia y la sencillez de su voz. Usted es, en todo caso, la musa del artista, el delirio de mi amor, la letra de mis textos, con su mirada y su sonrisa que acentúan y dan énfasis a las palabras que me inspira. Usted es, también, mi amor cuando siento tanto desamor en el mundo, mi compañía al encontrarme tan solo, mi voz al callar por completo, mi mirada al reconocerme en sus ojos, mi abecedario al escribir a cierta hora, mi canto al sumergirme en mis motivos y en mis silencios. Usted se parece tanto a las flores que enamoran, a las estrellas que alumbran mi sendero, al mar que trae y se lleva nuestros alientos y perfumes, a ese juego llamado amor y vida. Usted es, ante todo, la dulzura de mi poema.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

Correspondencia entre el arte y la naturaleza

SANTIAGO GALICIA ROJON SERRALLONGA

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

Y cuando escuché que los rumores y los silencios del mar se transformaban en letras y en palabras y los susurros del viento ya eran relato, poema, narración, me di cuenta de que el arte se expresa en cada detalle y rincón. Y cuando miré los colores que los pinceles dejaban en el lienzo, descubrí que se trataba de la policromía de la naturaleza, de los matices de la creación, que la mano y la inspiración del artista reproducían en pedazos de sublime belleza y encanto. Y cuando presencié el espectáculo de los bosques y de las montañas, con sus formas y sus trazos, y oí con atención los conciertos de las cascadas y de los ríos, supe que mucho había de su presencia en las esculturas y en la música. Así aprendí que entre el arte y la naturaleza, existe cierta familiaridad, hay una correspondencia implícita, una comunión que les da una razón y un sentido. El artista se sumerge en las profundidades de su ser, en las honduras infinitas que pulsan en todo y en nada, y trae consigo asombrosos e invaluables tesoros. Veo y escucho rasgos muy similares entre las obras artísticas y las expresiones de la creación. El artista es creativo y original. Como que algo trae en su esencia de quien se encarga de la decoración del mundo y del universo. Es maravilloso sentir, al leer una novela, un relato, un poema, o al admirar un cuadro o un mural, al contemplar una y otra forma o al escuchar un concierto, la presencia del mundo y del paraíso, la cercanía de las estrellas y su polvo mágico, la brisa del mar, las caricias del aire y las realidades y los sueños. Algo prodigioso hay en el arte que ofrece una correspondencia con la vida y la muerte, con la textura y la esencia, con lo que a veces no es posible descifrar de otra manera. Existe una correspondencia, más la inspiración del artista.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

Algo tiene el arte

SANTIAGO GALICIA ROJON SERRALLONGA

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

Algo tiene el arte. Me recuerda, cuando lo escribo, los poemas y los textos de un paraíso que siento en mí y percibo aquí y allá, en el mundo y en el universo, en el barro y en la esencia. Leo sus razones y sus delirios en las hojas que se desprenden de los árboles al sentir las caricias del viento y en las gotas de lluvia que forman charcos y reflejan la profundidad azul del cielo. Algo tiene el arte. Sus formas y su policromía son, parece, trozos que flotan para que uno, al mirarlos, no olvide que existe lo tangible y lo etéreo. Algo tiene el arte. Al escucharlo, creo, y estoy seguro de que así es, que tiene mucho de la voz de Dios y del lenguaje de la creación. Algo tiene el arte. Cuando me inspiro y escribo, me transformo en flor y en helecho, en estrella y en oleaje, en tierra y en viento. Algo tiene el arte. Me recuerda a Dios cuando escribe sus guiones, al pintar y al decorar sus creaciones y sus formas, y al darles sonidos, pausas y silencios. Algo tiene el arte. Cuando escribo, sé que emulo, en pequeño, la inmensa tarea de la creación. Algo tiene el arte. Es la encomienda que traigo conmigo, mi razón, mi sentido, mi motivo. Algo tiene el arte. Enamora, cautiva, encanta. Eleva y lleva al bien, a la realización, a la plenitud, a la textura y a la fuente infinita. Algo tiene el arte. Es una forma de definir y expresar el mundo, el cielo y el infierno, la temporalidad y la eternidad, las cargas y las livianidades, los sueños y las realidades. Algo tiene el arte. Obsequia pedazos de vida. Algo tiene el arte. Abre las puertas de mi interior y descubro a los del ayer, a los del pretérito, a los de hoy, a los de mañana, en un palpitar con múltiples rostros que describo y vuelvo letras que dicen tanto y callan todo. Algo tiene el arte. Lo descubro en mí y no puedo renunciar a su linaje, a la encomienda de escribirlo, a la alegría de compartirlo. Algo tiene el arte.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

Somos artistas, escritores, poetas

SANTIAGO GALICIA ROJON SERRALLONGA

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

Somos de papel y de tinta, de letras y de palabras; pero también, no lo olvidemos, de sentimientos y de ideas, de sueños y de realidades. Traemos el lenguaje del paraíso y del infierno, de la temporalidad y del infinito, para describirlos en una novela, en un cuento, en un poema, en un texto, que nuestros lectores recolectan con sus sentires y sus pensamientos, con sus motivos y sus razones, en la búsqueda de sí mismos y de las cosas que no podrían explicarse de otra manera. Hablamos con Dios, con el bien y con el mal, con la sonrisa y con el enojo, con la alegría y con la tristeza, con los seres humanos -los de antes, los de entonces, los de hoy y los de mañana-, con personajes reales y ficticios, con las luces y con las sombras, con todas las criaturas, para deleite de nuestro público, dentro de lo que la gente llama tiempo y espacio. Bebemos agua del manantial; a veces, al contemplar el mundo, padecemos sed. Vivimos y morimos para enseñar a otros el prodigio de existir. Relatamos. Somos coleccionistas y relatores de historias. Artistas, escritores, poetas, eso somos felizmente. Entramos a la morada de Dios, a la fuente de luz infinita, a los recintos más desolados y sombríos, a las hogares de la gente, a las casas de todos los seres de la creación, con el respeto que nosotros, los artistas, recibimos. Somos monarcas y pueblo, libres y esclavos, aire y tierra. Experimentamos todo con la intención de sentirlo y transmitirlo a la gente, a los lectores, con vibración intensa. Miramos, al caminar por el mundo y al final de la jornada, a la gente que parte con sus cargas y sus livianidades, con lo bueno y con lo malo, mientras nosotros, los artistas, los escritores, los poetas, comprobamos, por añadidura, el cumplimiento de nuestra encomienda. Y es que sin nuestros delirios, parece, no habría estrellas. Somos de papel y de tinta, de esencia que fluye y de textura arcillosa, de agua y de arena, de cristal y de piedra. Somos eso, artistas, escritores, poetas.

Derechos reservados conforme a la leyY Copyright

En un párrafo

SANTIAGO GALICIA ROJON SERRALLONGA

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

Para usted

En un párrafo le digo que cuando me ausento de las letras que usted me inspira, me encuentro en el abecedario y en las palabras que construyo para entregarle un poema, una hoja de papel con las expresiones más sublimes y elegantes que solo manifiesta quien ha sentido la presencia de un amor en su alma y en su textura, en su esencia y en su mirada, en sus realidades y en sus sueños, en sus alegrías y en sus tristezas, en sus ideales y en sus pensamientos, como un regalo que llega del cielo, una locura que se experimenta cada instante, todos los días, con sus motivos, sus detalles y sus sentidos, o un delirio que propicia ocurrencias y risas, caminatas y aventuras, amaneceres y ocasos, a pesar de los encuentros y los desencuentros que pudieran presentarse en uno o en otro, acaso por saberse tú y yo, quizá por despertar perfumes de un paraíso infinito, tal vez por pensar que vienen de una fuente etérea, bella, prodigiosa e inmortal, donde estarán siempre.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

Enteros y fracciones en el amor

SANTIAGO GALICIA ROJON SERRALLONGA

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

El amor, el amor… es un entero que incluye la presencia de uno y de alguien más… El amor es el poema, la rima, el canto, la letra de una historia inolvidable y maravillosa, el delirio de una existencia y de otra. Es un entero dentro de las matemáticas y la trama de la vida. Es parece, el acto y el lenguaje de Dios, y viene de su esencia, de sus motivos, de sus detalles. No obstante, en la hora contemporánea, abundan hombres y mujeres, aquí y allá, en innumerables rincones del mundo, que, hechizados por el encanto de las superficialidades y su hondo vacío, han fraccionado y cuadriculado el amor. Ya segmentado, lo que llaman amor, en el mercado de ofertas, se desdeña o se remata, al grado de que algunos están con las personas por el dinero, la fama, los viajes, los lujos y las cosas, mientras otros, también con una porción del antiguo entero, aprisionan en las manos el placer fugaz y carente de sentimientos y destino. Hay quienes dicen que aman, pero se trata de una costumbre, manía o comodidad, porque existen otros que están con la gente por temor a la soledad. Como propiedad privada, el amor es fraccionado, ya no es entero ni integral. La gente está confundida. Muchos hombres y mujeres lo han desnudado y colocado, posteriormente, pelambre y ropaje irreconocible, hasta volverlo mercancía en serie y de desecho. Gradualmente, el amor despide esas historias románticas y conmovedoras que verdaderamente cautivaban y acercaban al paraíso. Ahora, no pocos seres humanos piensan: «estoy contigo mientras satisfagas mis apetitos, me sirvas y representes un valor utilitario». Las coincidencias, en uno y en otro, al amarse, los forrtalecen; las diferencias, al conciliarse y no rivalizar ni resultar antagónicas, los enriquecen. Quien conserve, en el minuto presente, un amor entero, posee una bendición y una fortuna, un destino y una razón, un mundo y un paraíso, una esencia y una textura.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

Otra definición de arte

SANTIAGO GALICIA ROJON SERRALLONGA

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

Quien habla con Dios, ya tiene abierta la puerta de su alma al infinito y es capaz, por lo mismo, de sentir los aires del paraíso y volar muy alto. El artista que escucha los silencios etéreos, aprende a descifrar sus mensajes, interpretar sus motivos y ejecutar sus susurros. Quien oye los murmullos de Dios, no olvida sus pausas. Por eso, al componer música, sus obras ya poseen algo etéreo y terreno, y ese es el encanto, la fascinación, el deleite. Igual que el músico, el escritor que percibe los rumores y los sigilos prodigiosos, funde las letras y las palabras en un crisol de estrellas con la intención de crear novelas, cuentos, poemas y relatos que cautivan y trasladan a rutas insospechadas. Junto al escritor y al músico, el pintor capta matices y formas, colores y geometría, que se convierten, al deslizar los pinceles sobre los lienzos, en jardines mágicos. Así definiría, este día, el arte, quizá porque se trata de una plática interminable con Dios, acaso por ser un encuentro con el alma, probablemente por resumir la vida y los sueños, tal vez por algo más que flota en el ambiente y conecta al ser con la esencia y el barro.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

El encanto y la magia de las palabras

SANTIAGO GALICIA ROON SERRALLONGA

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

A usted

La magia de las letras consiste, quizá, en impregnarlas con un tanto de usted y de mí, de tal manera que, en las páginas del cuaderno de notas o del libro, otros descubran y sientan, al leerlas, la locura de un amor convertido en poema. El encanto de las palabras se basa, tal vez, en resumirla a usted, con todo lo que es y significa, cuando hablo de mí, y en sintetizarme al definirla. Somos uno y otro. El encanto de los textos, impresos o no, se debe, en parte, a que se trata de vivencias y de sueños, de ilusiones y de suspiros. de pausas y de capítulos. El sortilegio de nuestros poemarios se debe, creo, a que uno o cualquiera, al leerlos, adivina el nombre de usted y el mío. Cuando trazo una letra y completo palabras, sentimientos e ideas, inspirados en usted, los signos se transforman en música que sustraigo de nuestras profundidades y del infinito, en caricias que el viento arrastra de parajes lejanos y rincones secretos, en colores y en fragancias que las orquídeas, los tulipanes, las rosas y los crisantemos regalan al mirarnos, simplemente, dichosos y sonrientes. El encanto y la magia de las palabras, al escribirlas, se fundamenta, principalmente, en que son tan fieles a usted que no están dispuestas a abandonarla ni a ir con alguien más.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

¿Eres el poema que escribo?

SANTIAGO GALICIA ROJON SERRALLONGA

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

Si eres el poema que te escribo, ¿qué son tus ojos?, ¿qué tu rostro?, ¿qué tus manos? ¿Acaso letras y acentos?, ¿quizá palabras, signos y puntuación?, ¿tal vez polvo de estrellas e inspiración? Si eres las flores que te regalo, ¿qué es tu textura?, ¿qué tu rubor?, ¿qué tus suspiros? ¿Se trata de pétalos cautivantes que presumen los matices de los jardines del paraíso?, ¿perfumes del cielo? Si eres los sentimientos de mis textos, ¿qué significado tienen en las páginas donde los escribo? ¿Es delirio de un amor sin final?, ¿alegría y locura?, ¿realidades y sueños? Si eres lo que siento y lo que pienso, lo que vivo y lo que sueño, ¿de qué materiales estás hecha? ¿Eres arcilla y cristal?, ¿piel y esencia?, ¿temporalidad e infinito? ¿Quien eres? ¿Mi poema?, ¿mi musa?, ¿tu yo y mi tú?, ¿mirada de ángel y de mujer?, ¿pedazo de tierra y eco y fragmento de cielo?, ¿tu rostro y el mío?, ¿tu nombre y el de ambos?, ¿tú, conmigo?, ¿yo, contigo? ¿Nosotros, en la banca del jardín terreno y en el columpio del infinito?

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

Cada letra

SANTIAGO GALICIA ROJON SERRALLONGA

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

Cada letra escrita, al transformarse en palabra, oculta y exhibe sentimientos que brotan del alma, suspiros que el viento arrastra a rutas insospechadas, pensamientos que vuelan a otros destinos, motivos y detalles que cautivan, secretos y verdades que quedan o se van. Un texto, al escribirlo el artsta, es poema, es historia, es sueño, es realidad. Al hurgar en el baúl del abecedario, en el desván de las letras y las palabras, el artista, inagotable, deja algo de su vida en cada página, en las hojas que exhalan su perfume cuando uno las lee, aunque él, su creador, ya no esté. Detrás de las obras de los escritores y los poetas, quedan historias con sus rumores y sus silencios, pedazos de biografías, alegrías y tristezas, placeres y dolores. Cada autor lleva consigo lo liviano y lo pesado de su carga, y no lo dice, no lo expresa, simplemente por no desconocer que la vida de artista es así, intensa y plena, y que si unas veces navega por mares impetuosos, entre naufragios y tempestades deesgarradoras, otras ocasiones, en cambio, pernocta en alguna cabaña apacible y romántica, El escritor y el poeta son creadores, artistas, una parte seres humanos y otra porción, en tanto, seres consentidos de Dios. Cada letra y toda palabra, en el arte, es un pedazo de cielo que se mezcla con un trozo de barro, y ese es, tal vez, uno de sus encantos y la fórmula secreta para llegar a la cumbre.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright