Hoy, las flores amanecieron más contentas

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Hoy, las flores amanecieron más contentas y sus colores parecen menos tristes que ayer. Platiqué con las orquídeas, los tulipanes, las gerberas y las rosas, en el jardín, con la idea de compartirles un secreto que mis letras, cuando en las noches las acaricio y convierto en arte, conocen desde hace tiempo. Entienden que un día y muchos más, a cierta hora, he prometido cubrir tu existencia con sus pétalos fragantes y de intensa policromía. Ya saben, a partir de esta mañana, que deseo que su textura fina sea alfombra en los caminos que recorras. También invité a los claveles, dalias, lirios, margaritas, narcisos, hortensias y crisantemos, y lo mejor de todo es que aceptaron destilar sus aromas, plasmar sus matices y dispersar sus pétalos en alegrías y detalles, en pedazos de cielo e ilusiones, en realidades y sueños, en un día feliz y tantos más plenos e inolvidables. Hoy, las flores del jardín y de los bosques, forman parte de la historia que tú y yo protagonizamos cada día. Prometieron, y sé que cumplirán, perfumar tus días, maquillarlos con los colores que traen en su memoria y recuerdan paraísos bellos y prodigiosos. Y a las flores se sumaron, también, las gotas de lluvia, las ráfagas de aire y las hojas de los árboles. Hoy, con ayuda de la naturaleza, he firmado un pacto y ya tengo, por lo mismo, el poema más cautivante y hermoso, el lienzo sublime, el concierto magistral, el cielo y el mundo, las nubes y el mar, mis letras y tu mirada. Hoy, mis letras ya no permanecerán solitarias en las páginas desiertas de mi libreta. Tendrán la compañía de la lluvia que desliza en tu rostro, en tus manos, en tu piel; del viento que juega, incesante, con tu cabello; del sol que alumbra tu mirada de niña bonita; de la luna, con su sonrisa de columpio, que te invita a mecerte conmigo todas las noches; de las estrellas que se cuentan por millones y quieren alumbrar tu camino al paraíso; de los copos de nieve que se extienden en el bosque, en los parques, con el objetivo de que patines y cumplas tu anhelo de la infancia; de las flores que desprenderán sus pétalos con la intención de regalarte cada día la belleza e inocencia de sus colores, el deleite de sus perfumes y la delicadeza de su textura, hasta unirse a los rumores y silencios de nuestras almas al abrazarnos, en detalles, en sueños que ilusionan y realidades que emocionan. Hoy, simplemente, es lo que te ofrezco.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

¿Qué somos?

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

¿Qué somos? ¿Acaso un sueño del que rehusamos despertar, a pesar de los fantasmas y las pesadillas que suelen aparecer a hurtadillas y desvanecerse en nuestras correrías? ¿Qué somos? ¿Seremos pedazos rotos que Dios abandonó, desilusionado, una tarde desolada y febril? ¿Qué somos? ¿Quizá poemas maltrechos e incompletos, palabras deshilachadas que algún poeta olvidó en su libreta de apuntes? ¿Qué somos? ¿Eco de otros tiempos, reflejo de mundos paralelos, trozos de paraísos olvidados, piezas incompletas de vergeles perdidos? ¿Qué somos? ¿Alegría, tristeza, anhelo, ilusión? ¿Qué somos? ¿Hombres, mujeres, caricaturas de personas, minúsculas, mayúsculas, el rostro que aparece en el cunero, el semblante que reposa inerte en el ataúd, la cara que refleja el espejo? ¿Qué somos? ¿Primavera?, ¿verano?, ¿otoño?, ¿invierno? ¿Qué somos? ¿Aire?, ¿fuego?, ¿agua?, ¿tierra?, ¿o simplemente brisa, nube, cascada? ¿Qué somos? ¿Marionetas, títeres, muñecos de trapo? ¿Qué somos? ¿Proyecto, realidad, experimento, fantasía, invento, verdad, mentira? ¿Qué somos? ¿Arcilla condenada a morir ante una temporalidad inevitable? ¿Barro carente de porvenir? ¿Esencia, luz, alma inmortal? ¿Lucero sin final? ¿Qué somos? ¿Algo maravilloso e inolvidable? ¿Qué somos? ¿Mariposas de alas frágiles, colibríes suspendidos en el aire, libélulas, ángeles? ¿Qué somos? ¿Sol, luna, estrella? ¿Qué somos? ¿Cielo, mundo, infierno? ¿Qué somos? ¿Un suspiro accidental de Dios o uno de sus apellidos y parte de su linaje? ¿Qué somos? ¿Alguien escucha los murmullos y sigilos que provienen de su interior, el lenguaje de su ser, los rumores y silencios de su alma? ¿Qué somos?

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

Despedidas y bienvenidas

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Despido, en la estación del tren, a la lluvia que se marcha como se va la vida, con sus gotas de agua y de cristal, transformadas en sueños e ilusiones, y recibo al viento que llega y desciende de uno de los furgones al andén, con su equipaje de hojas secas y quebradizas -amarillas, doradas, naranjas y rojizas-, igual que un día aparecen, en los humanos, las tardes postreras. Agradecido con la lluvia veraniega, que en sus maletas carga pinceles, lienzos y pinturas, la abrazo y le confieso que me cautiva y enamora, seguramente por recordarme los años de mi infancia azul y dorada. Al escucharme, sus ojos y labios de agua reflejan alegría, y promete volver para empaparme, dar vida y abrir los capullos y las flores. Asoma por la ventanilla, sonríe y con una señal me muestra el celaje nublado que ha dejado como un regalo. La locomotora arrastra los furgones sobre las vías de acero que reposan en durmientes de madera, hasta que entra a un túnel rumbo a otras fronteras. A mi lado permanece, silencioso, el viento, el aire que me abraza con la idea, tal vez, de causarme embeleso y mostrarme su magia y encanto. Lo acompaño y caminamos por aldeas, ciudades, llanuras, bosques, montañas, abismos y playas, donde sopla y agita las flores y los árboles, las palmeras y los rosales, que siento en mí y disfruto plenamente. Me enseña a no temerle porque una fecha incierta, puntual y de frente, se hospedará en mí. Volamos entre nubes rasgadas, igual que una cometa, hasta que entiendo que los días de la vida son irrepetibles y es preciso, en consecuencia, asimilar sus lecciones, sentirlos, experimentar su blancura y negrura. Sé que después, al partir el viento otoñal, como lo hizo la lluvia veraniega, llegarán, con exactitud, el frío y la nieve invernal, y posteriormente el sol primaveral. Forman parte de los ciclos de la vida y hay que disfrutarlos, experimentarlos y vivirlos. He conocido personas que en temporada de lluvia, preguntan con desagrado el motivo de los aguaceros, o en período de frío se quejan de las temperaturas bajas, cuando es natural que se presenten tales fenómenos. Prefiero disfrutar cada una de las estaciones con sus diferentes rostros y pieles. Sé que si visitan el campo, las aldeas, los océanos y las ciudades, también se hospedan en toda la gente y marcan su paso en las cara, en la vitalidad, en la mirada, en el cabello, hasta que desciende el telón. Con la visita del otoño a la ciudad donde vivo, quiero disfrutar el espectáculo que ofrece el viento al desprender incontables hojas de los árboles y dispersarlas aquí y allá, en alfombras de tonalidades nostálgicas, porque si aprendo de sus sigilos y rumores, de sus caricias y rasguños, no dudo que estaré preparado para recibirlo, alguna tarde de mi vida, cuando el final de mi historia se encuentre próximo. Y así seguiré aprendiendo las lecciones de cada estación -primavera, verano, otoño e invierno-, hasta asimilarlas, comprender el mensaje y el sentido de la vida, y aplicarlo en mí. He abrazado a la lluvia veraniega con la esperanza de su retorno. Le agradecí por lo mucho que me ha enseñado y regalado. Y recibí al otoño recién llegado, envuelto en los perfumes que dispersa al soplar. No sabe que también lo abrazaré y le daré las gracias cuando parta. Es nuestro huésped momentáneo. Cuánta belleza descubro en la vida.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

Al escribir para ti

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Soy escritor y caminante. Escribo para ti caminos subyugantes y ando contigo por capítulos que tienen una dirección, una ruta, porque quiero ofrecerte un regalo, la perpetuidad de un amor, la sonrisa de una alegría, los capítulos de una historia inagotable y la entrada a un cielo sin final 

No es, en mi arte, que las letras anden perdidas en el papel ni que se sientan forasteras o náufragas. Es que busco su encanto, la armonía y el equilibrio de cada una al abrazarse, para unirlas en un matrimonio literario que resalte mi amor por ti. Guardo los acentos, las diéresis, los puntos, las comas y los signos de admiración e interrogación para coronar las palabras que te escribo y así transformarlas en ramilletes de flores con tu nombre y tus apellidos. Recolecto, entre las formas del abecedario, grafemas capaces de formar palabras bellas y dulces, poemas mágicos y cautivantes, textos que aceleren los latidos de tu corazón y te hagan sentir dama, musa y ángel. Escribo durante un minuto y otro, como si presintiera que los días de la vida son demasiado breves como para esperar el encanto de una mañana con copos de nieve en un bosque de coníferas, de una tarde con gotas de lluvia o de una noche de estrellas para regalarte el ensueño del romanticismo, el prodigio de un amor fiel y puro. Tejo, en mi buhardilla, letras y palabras que anoto para más tarde disolverlas en polvo y entregarlas al viento con la intención de que las traslade hasta la ventana de tu habitación. Escribo inspirado en ti, en la musa que eres de mis obras, en el color que pareces de mi vida, en la melodía que prometes en el cielo, en el amor que siento y es mi delirio. Cuento las letras del abecedario en un oleaje esmeralda y jade que me lleva a rincones submarinos con siluetas y tonalidades de ensueño y a un firmamento sin final que me conduce a luceros resplandecientes como tu mirada. Hago poemas, fundo letras y creo textos que las ráfagas de aire convierten en burbujas diáfanas, en sentimientos, en alegría, en sueños y en vida. A veces, cuando sigo mi ruta interior y te encuentro en la morada que compartimos, escucho los rumores del silencio, el eco de tu voz, los susurros de Dios, porque todo, en el amor, es real si uno sueña y cree en los milagros y en la dicha. Veo, al escribir, tu identidad, tu rostro, tu sonrisa, tus detalles femeninos, tu mirada. Escribo para ti con amor y pasión, tomo las letras y las inserto en el cuaderno, en la forja, hasta elaborar una obra que te haga sentir musa envuelta en los sentimientos que destilo. Sueño en la existencia y vivo las quimeras y las ilusiones porque unas y otras son tan parecidas al día y a la noche, al sol y a la luna, que las traduzco para ti con la idea de que sepas que te ofrezco un amor sin final y la promesa de ser muy feliz. Tengo la ilusión, al escribir, de desarticular los engranajes del reloj, desmantelar sus manecillas y su péndulo, para borrar las huellas y los vestigios del tiempo, retirar la hojarasca de los minutos y ofrecerte el regalo de la eternidad. Imagino, al colocar letras en mi libreta, que el espacio que en ocasiones separa a la gente, es una plana cuadriculada que puedo borrar con mi goma de artista para andar siempre a tu lado. Escribir para ti es dedicarte mi mirada, mis rumores y mi silencio, mi barca y mi rumbo. Ilusionado, al escribirte, coloco escalones al cielo, disperso pétalos fragantes y policromados en tu sendero. Gozo al armar mi arte, al elaborar mis obras, quizá porque intuyo que al leerlas sentirás emoción y descubrirás, finalmente, que tú y yo somos nosotros y que existe un secreto para amarte aquí, en el mundo, y en el pulso de un hálito eterno. No es que olvide las letras al depositarlas en las páginas en blanco, es que prefiero que se acomoden conforme tú y yo escribimos nuestra historia. Agradezco, al apagar una noche la lámpara de mi taller de escritor y asomar a la pinacoteca celeste, el perfume de tu rostro, el sabor de tus labios, el color de tu amor. Es innegable que al escribirte, compruebo que cada día me siento enamorado de ti y hasta me admiro y sorprendo, con alegría y emoción, de que siempre descubro algo nuevo que me fascina y hace sentir tú en un yo muy nuestro. Todavía, lo admito, experimento la emoción, alegría e ilusión de la primera vez, cuando confesé sentirme cautivado y enamorado de ti y pronuncié, embelesado, “te amo”. Oculto en mi estudio, en mi buhardilla de escritor, entre libros y papeles, libero las letras del abecedario con el objetivo de que se abracen, enamoradas, hasta formar palabras, textos y poemas que me lleven a ti. Musa, amor de mi vida, tú de mi yo, tonalidad de mi cielo, apareces en mis páginas y bolígrafos cuando escribo, haces el ambiente de mi desván de artista, permaneces en un mí que me recuerda tanto un tú, como octavas de un piano mágico que toca el más excelso de los conciertos. Amo, al escribirte, a la mujer que eres, a la dama que hay en tu interior, a la musa que percibo al inspirarme, al yo que siento en ti, al tú que existe en mí.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

Al abrir la puerta

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Al abrir la puerta, te miré e invité a pasar. Entendí que nunca serías forastera ni visita de un día, y que colocarías listones y moños en donde se sintiera ausencia de sonrisas, detalles y ternura 

Cuando abrí la puerta, reconocí en tus ojos de espejo que se trataba de ti. Te miré e invité a pasar. Entendí que nunca serías forastera ni visita de un día, y que colocarías listones, moños y flores en los muros y en los rincones donde se sintiera ausencia de sonrisas, detalles y ternura. Cuando tocaste, me apresuré a buscar la llave y dar vuelta al cerrojo. Supe que al abrir el portón, entrarías no por un instante porque no eres adicta a encuentros casuales ni a citas superficiales; te convertirías, ahora lo sé, en decoradora de nuestra historia, en pintora de detalles. Llegaste puntual. Juntos descorrimos las cortinas y observamos, tras los cristales del ventanal, el azul del cielo y la policromía del horizonte, como si cada tonalidad invitara a emularla y volar libremente. Más tarde, me acompañaste al taller, a la forja, donde fundimos y cincelamos metales para transformarlos en estrellas plateadas que colgamos en el tendedero de la noche. Trazamos, igualmente, el sol, y templamos oro para insertarlo en el firmamento. Colocamos faroles para alumbrar la banca que ocupamos, la calzada empedrada que recorremos, los puentes de cristal que tejemos y nuestra caminata de ensueño y magia. Adornamos la noche y el día, como para recordar que ni uno ni otro concluirán mientras no se extinga la luz que los ilumina. Cuando golpeaste la aldaba contra el herraje del portón de madera, comprendí que se trataba de ti, que por fin habías llegado, y que ya no esperaría a alguien más. Al entrar a casa, supe que eras tú y que nadie más ocuparía tu lugar porque el amor y el título de musa sólo se otorgan a alguien muy especial, a quien resplandece y vibra igual que uno.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright