El libreto

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

… entonces pensé que tenemos oportunidad de remar hasta la línea donde el cielo y el mar se funden en el más bello acto de tonalidades y reflejos. Pescaremos, el viento jugará con tu cabello, reiremos, miraré tus ojos de espejo, jugaremos, te daré un beso, admiraremos el firmamento y contaremos las estrellas, te abrazaré las noches de tormenta, disfrutaremos los amaneceres y un día, el menos esperado, sentiremos la brisa de la eternidad

Desconozco si el libreto fue escrito por Dios, si ya existía o si nosotros, al mirarnos y descubrirnos uno al otro, tendremos que componer y protagonizar una historia inagotable, extraordinaria e inolvidable para ser felices, realizarnos plenamente y transitar juntos a planos superiores. No sé si somos resultado de algo que aconteció hace mucho y hoy reflejamos igual que una estrella distante, o si en realidad somos actores del momento presente. Seguramente estamos inmersos entre la realidad y los sueños o tal vez despertamos en este mundo para escribir y vivir una historia. Acaso somos eco, fragmento, o quizá estamos aquí enteros, para fundirnos en la vida, con todos sus claroscuros, acompañarnos, ser dichosos y probarnos cada instante. De lo que estoy seguro, porque así lo siento y experimento cada momento, es de la autenticidad de mi amor por ti, de tal manera que estoy dispuesto a construir un puente de cristal, con vivencias e ilusiones, hasta el cielo, a las puertas de un paraíso que se sospecha está conectado al alma y pulsa en todo, en el agua, en la tierra, en las plantas, en el aire, en el fuego, con la intención de prolongar el encanto y la magia de nuestro enamoramiento. Si es así, te invito a escalar el tronco más alto, confundirnos entre el follaje, sentir los copos que descienden de las alturas y sentarnos en una hoja para que el viento la desprenda y volemos lejos por el mundo, hasta llegar a los confines del universo y transformar cada sueño, fantasía e ilusión en realidad, en vivencia. Ignoro si la trama de nuestras existencias ya estaba escrita. Ahora sé que la estancia en el mundo es breve, que cada instante es fundamental, y que apenas disponemos de tiempo para entregarnos al deleite de la vida, fundir nuestras miradas y amarnos siempre. Los abismos, las celdas y los fantasmas sólo existen en las mentes veleidosas e inseguras, en los corazones tambaleantes, en los seres que no se atreven a ser felices ni a desafiar las adversidades y los prejuicios e intereses de la humanidad. Casi nadie se arriesga a cumplir sus sueños e ilusiones, unas veces por temor, ignorancia o condena, y otras ocasiones por preferir estar sumidos en la somnolencia. Si uno desea un palacio, hay que soñarlo, dibujarlo y conquistarlo; los grilletes y las prisiones no necesitan esfuerzo para llegar, están presentes y condenan al dolor y la tristeza a quienes esperan a que la felicidad los alcance hasta su naufragio y los rescate en un yate lujoso. Por eso es que ahora te invito a borrar las planas que no nos agraden y a escribir capítulos maravillosos y sublimes porque el libreto es tuyo y mío, tenemos la dicha y libertad de compartirlo juntos, aquí y ahora, y también allá, en la morada donde cada amanecer y anochecer es el inicio de una jornada y un sueño sin final.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright