¿Y si convertimos los sueños en vida?

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

¿Y si confieso que este texto me lo inspiraste?

¿Y si hoy dedicamos las horas a ser más felices de lo normal? ¿Y si arrancamos risas y desprendemos momentos para hacer de este día un capítulo hermoso e inolvidable? ¿Y si ya contagiados por las vivencias de hoy, decidimos prolongar la vida en un paseo feliz e interminable que sólo se transformará en una experiencia más bella y subyugante al llegar juntos a un puerto grandioso? ¿Y si sentimos las caricias del aire y le acompañamos en un vuelo libre y pleno? ¿Y si ya al sentir las ráfagas, entre nubes rizadas, descubrimos abajo, en la campiña y los jardines, que las flores forman nuestros nombres? ¿Y si al descender te entrego un bouquet floral para que disfrutes su fragancia y te sumerjas en sus colores? ¿Y si te invito café y pastel en algún restaurante del que sustraeré una servilleta de papel para escribir la constancia de un día especial? ¿Y si accidentalmente derramo café en mi camisa y lo disfrutamos? ¿Y si jugamos a la infancia, a la juventud, a la madurez y a la ancianidad para estar juntos siempre? ¿Y si vamos a un lago, alquilamos una lancha e imaginamos que viajamos en un yate hermoso por el mundo? ¿Y si te abrazo, en medio del lago, con la intención de ofrecerte mi amor para hoy, los siguientes días, nuestras vidas enteras en el mundo y la eternidad que espera con las puertas abiertas? ¿Y si musito a tu oído que la vida se consume cada instante y que la mejor fórmula para no enfrentar el desencanto y la tortura que provoca la caminata de las manecillas es el amor mezclado con alegría e ilusión, el encanto de un alma resplandeciente y la historia que se escribe y comparte con todos sus claroscuros? ¿Y si jugamos a que te encuentro en una banca de hierro o piedra, en un jardín de ensueño, junto a una fuente de rumores exquisitos, para decirte que fui educado para ofrecer amor fiel, detalles y alegría a una dama? ¿Y si admito que tú eres la dama que presentí y busqué siempre? ¿Y si te expreso que compartiremos el sí y el no de la vida, las auroras y los ocasos de cada día, siempre con la idea de cumplir nuestras aspiraciones y transformar los sueños e ilusiones en una historia inolvidable y suprema? ¿Y si te doy un beso para que siempre lleves mi sabor? ¿Y si después de conversar, reír, pasear y jugar, disfrutamos platillos deliciosos y vamos al cine, al teatro, a las tiendas de ropa, a caminar por las callejuelas pintorescas? ¿Y si al anochecer, ya en casa, cada uno repasamos nuestro día especial y decidimos que los que siguen, durante nuestra estancia en el mundo y los que pulsan en la inmortalidad, deben ser idénticos en alegría, amor, enamoramiento, ilusión e intensidad? ¿Y si convertimos los sueños e ilusiones en vida? ¿Y si transformamos la vida en sueños e ilusiones? ¿Y si te pregunto si a esta hora del día ya te dije que te amo?

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright